Archivo de la categoría: Geología

Brota sangre en la Antártida.

La Antártida sangra en sentido figurado, sólo en este caso, el Hombre no es responsable.

1024px-Blood_Falls_by_Peter_Rejcek

Imagen publicada en Discover crédito de Wikimedia Commons

En los Valles secos de McMurdo, Antártida hay un flujo de agua roja como la sangre.
Conocida familiarmente como “las caídas de sangre”, llama la atención por su color y por no estar congelada pese a estar bajo condiciones necesarias para eso.
Es agua salada que fue “separada” del océano por el glaciar Taylor hace millones de años. Allí, en ese reservóreo recibe sedimentos y hierro, el que al oxidarse toma ese color rojo sangre. Ocasionalmente, ese agua circula por canales en el hielo hasta aflorar cerca del lago Bonney con su llamativo color y con formas de vida extremófila.
En cuanto al por qué no se congela, eso se debe a la cantidad de sal que contiene, lo que le permite estar en estado líquido bajo las condiciones reinantes en el lugar.

Referencia:

Fuente:

pdp.

¿Vida a 10Kms. bajo el suelo marino?

Los volcanes de lodo son cráteres en la cima de un cono que no responden estrictamente a los mismos mecanismos que los de lava.
En ellos, la presión de los gases provenientes de depósitos de petróleo, produce la expulsión lodo. La altura del cono depende de la hidratación de ese lodo expulsado (Volcanpedia, http://www.volcanpedia.com/volcanes-de-lodo/http://www.volcanpedia.com/volcanes-de-lodo/).

lodo

Imagen publicada en Volcanpedia

En la región de las Islas Marianas, se encuentra el volcán de lodo Chamorro.
Analizando el material expulsado se hallaron “firmas” de vida microbiana de 10 Kms. por debajo del suelo marino.

What lies beneath: samples taken from a mud volcano by Oliver Plümper and his team

Imagen en new scientist crédito O. Plümper

Si esto se confirma, las formas de vida conocidas como extremófilos, serían capaces de soportar temperaturas y presiones mayores a las pensadas hasta ahora (año 2017).

Referencia:

pdp.

Paleo-madrigueras en el Amazonas.

En el amazonas, geólogos y paleontólogos se unieron en un descubrimiento.
En diferentes sitios de la región, se hallaron unos curiosos túneles. Estaban llenos de sedimentos por lo que parecían más estrechos de lo que eran realmente.
Los geólogos no podían explicar el origen de esos túneles, ya que no se ajustaban al resultado de ningún proceso natural conocido. Tenían sección transversal elíptica, algunos de más de dos metros de alto y más de un metro de ancho. Con profundidades de cientos de metros, algunos llegaron a medir originalmente (recordemos la existencia actual de sedimentos que tiende a rellenarlos) más de 600 metros de profundidad; uno de ellos tenía poco más de 900 metros.

galerias-paleotoca

Interior de una de las paleo-madrigueras en Brasil – Crédito: Amilcar Adamy/CPRM

La pista la dio el hallazgo en su interior de marcas similares a arañazos.
Se trata de madrigueras de extintos animales; paleo-madrigueras hechas por los extintos y enormes perezosos que habitaban hace 8 000 a 10 000 años atrás.

paleoburrow-digging-735x1024

Ilustración publicada en Discovermagazine (ver referencia).

La estrategia era cavar, limpiar, descansar y volver a empezar, así la madriguera tenía “cinturas” a lo largo de sus paredes.
Lo que no se explica es el por qué de semejante tamaño. Si bien aquellos perezosos podían llegar a tener más de 1,5 metros de ancho, no les hacía falta algo tan grande.

Referencia:

pdp.

Rocas prístinas de la Tierra.

Nuestro Planeta, es un planeta realmente vivo.
Por ese motivo es que tenemos actividad geológica, volcanes, movimiento de las masas continentales; todo relacionado incluso con el campo magnético terrestre que nos defiende de los del viento solar (http://www.astromia.com/glosario/vientosolar.htm).

La corteza de la Tierra está en movimiento, se desgasta en un lado, se engrosa en otro, sus capas se deslizan, los continentes chocan. Todo atenta contra la posibilidad de encontrar una parte de la corteza terrestre que sea original o prístina.

Al norte de Quebec, Canadá, se hallaron rocas que serían de 4200 millones de años de edad. Asumiendo que nuestro Planeta se formó hace 4500 millones de años, estas rocas se habrían formado 300 millones de años luego del nacimiento de la Tierra.

A close-up of the Canadian rock which

Imagen de la piedra con muestras de rocas del nacimiento de la Tierra – crédito: Martin Simard.

Geológicamente hablando, esa diferencia de tiempo es nada, por lo que se estaría en presencia de rocas prístinas de nuestro Planeta.

Referencia:

Fuente:

pdp.

Cuasicristales en el meteorito Khatyrca.

Los meteoritos son rocas del espacio que ocasionalmente caen a la Tierra.
El tiempo que están en el espacio, las somete a condiciones que les permite tener especies químicas a veces particulares. La mayoría son ricos en minerales de silicatos y los hay metálicos ricos en hierro y níquel.

Los cuasicristales, son sólidos de estructura cristalina casi periódica, impensada de encontrarse en la naturaleza. Su descubrimiento le valió el Premio Nobel de Química a Dan Shechtman (https://es.wikipedia.org/wiki/Dan_Shechtman). Esa estructura se debe a un proceso de enfriamiento rápido de metales que no da tiempo a los átomos a adoptar posiciones de equilibrio en una estructura cristalina (http://seneca.fis.ucm.es/expint/html/fes/fes03/cuasicristal.html).

File:Quasicrystal1.jpg

Modelo atómico de cuasicristal de Plata – Aluminio. Crédito de J. W. Evans.

El meteorito Khatyrca, cayó al este de Rusia y fue recuperado en piezas entre 1979 y 2011.
El análisis de esos fragmentos sorprendió por mostrar la existencia de tres tipos de cuasicristales naturales, jamás hallados con anterioridad.
Uno de ellos fue llamado stolperita en honor al geólogo Edward Stolper. Se trata de una aleación de aluminio y cobre, donde los átomos de aluminio están en el centro de una estructura cúbica definida por ocho átomos de cobre ubicados en los vértices del cubo. A su vez, los átomos de cobre están en el centro de estructuras cúbicas definidas por ocho átomos de aluminio.

Los otros dos cuasicristales fueron nombrados hollisterita por el geólogo Lincoln Hollister y kryachkoita por Valery Kryachko quien descubrió las primeras muestras del meteorito en 1979.

Minerals

Crédito Chi Ma/Caltech.

Este hallazgo refuerza la idea de que los cuasicristales naturales que puedan hallarse, tengan un origen meteórico. Se habrían formado por colisiones entre rocas espaciales y luego cayeron en forma de meteoritos (Matías S. Zavia, 6/13/16, http://es.gizmodo.com/ahora-sabemos-como-se-forma-el-cuasicristal-ese-materi-1781919620).

Fuente:

pdp.

Se confirman cráteres selenitas enterrados en lava.

Todos los cuerpos generan un campo gravitatorio.
La intensidad de ese campo (o aceleración de la gravedad), depende directamente de la masa del cuerpo e inversamente de la distancia al mismo (en realidad disminuye con el cuadrado de la distancia).
Si recorremos la superficie de un cuerpo o la sobrevolamos, podremos medir variaciones en su gravedad debidas a su estructura interna. Así, realizando mapas de gravedad, podemos tener idea de la estructura interna de un planeta, un asteroide, un cometa o incluso una luna.

Realizando un mapa de la gravedad de la Luna, se pudo verificar la existencia de dos grandes cráteres sepultados por lava. Luego del impacto que los generó, las facturas del terreno permitieron que fluya lava del interior de la luna y rellene el cráter.
Estos cráteres ya eran sospechados de existir, de hecho muestran sus bordes por encima de la superficie llana de los mares lunares de lava solidificada.

Flamsteed crater (bottom) with ring-like hint of another bigger impact

En la parte inferior de la foto se destaca el cráter Flamsteed P rodeado de una gran estructura circular dada por el borde de un cráter relleno de lava. Imagen crédito de NASA.

Uno de ellos tiene 200 Kms. de ancho y se lo llamó cráter Earhart. Está al noroeste de la planicie Lacus Somniorum (https://es.wikipedia.org/wiki/Lacus_Somniorum) ubicada al noreste de la cara visible.
El otro fue llamado anomalía Ashoka, tiene 160 Kms. de ancho y se encuentra debajo del Mar de la Tranquilidad (https://es.wikipedia.org/wiki/Mare_Tranquillitatis), donde descendió la APOLLO 11.

Referencia:

Fuente:

pdp.

Zealandia, el nuevo continente.

Un continente (https://es.wikipedia.org/wiki/Continente), es una gran masa de tierra con propiedades que la distinguen de otras.
Zealandia o Tasmantis, es una gran región sumergida en el Pacífico Sur vecina al continente Australiano (https://es.wikipedia.org/wiki/Zealandia).
Con una extención de 4 900 000 Km2, está un 94% sumergida aflorando sus partes más altas como las islas Norte y Sur de Nueva Zelanda y Nueva Caledonia.

GSATG321A.1-f01

Ilustración publicada en el trabajo de N. Mortimer et al.

Por su extención, propiedades geológicas respecto de sus vecindades (grosor de la corteza y composición), altura y baja velocidad; cumple con la definición de continente.
Zealandia formó parte de Gondwana y más aún, Nueva Zelandia y Nueva Caledonia nunca fueron consideradas parte del continente Australiano, por eso muchas veces se hacía referencia a Australasia como región que incluía esas islas.

Referencia:

Fuente:

pdp.