Archivo de la categoría: Geología

Los ríos en la Tierra, Marte y Titán: sus diferencias.

Además de la Tierra, hay cauces de ríos en Marte y en Titán, la mayor luna de Saturno.
Veamos sus diferencias.

Left to right: River networks on Mars, Earth, and Titan. Researchers report that Titan, like Mars but unlike Earth, has not undergone any active plate tectonics in its recent past.

Ríos en Marte (izq.), Tierra (centro), Titán (der.) – crédito: Benjamin Black/NASA/Visible Earth/JPL/Cassini RADAR team. Adapted from images from NASA Viking, NASA/Visible Earth, and NASA/JPL/Cassini RADAR team

En Marte, los ríos se han secado. Sus cauces no se deben al movimiento de placas que generan una topografía donde las diferentes alturas encaminan las aguas como en la Tierra.
En Marte, esos cauces por donde fluyó agua alguna vez, se formaron en la juventud del Planeta con la colaboración de la actividad volcánica e impactos de asteroides.

En Titán, los ríos tienen flujo pero no de agua. Son de Metano. Titán tiene clima debido a su movimiento en torno a Saturno; eso hace que ofrezca diferentes “caras” al Sol. Sus nubes de Metano llueven alimentando ríos y lagos. En Titán hay un ciclo del Metano similar al del agua en Casa. En este caso, su topografía se debe a variaciones en el espesor de los hielos de su corteza. Éstos se ven afectados por el acercamiento y alejamiento de Titán a Saturno a lo largo de su translación. En ese proceso, la luna siente tirones que la “amasan” aumentando su temperatura interior por el trabajo de las fuerzas involucradas. Eso ayuda a la erupción de material (lodo y chorros de líquido) por fracturas (pdp, Titán, https://paolera.wordpress.com/tag/titan/).

Referencia:

Fuente:

pdp.

Breve historia evolutiva de la Tierra.

“La historia de la Tierra es como un libro al que le arrancaron el primer capítulo”. (A. Burnham, Autralian National University).

Podemos hojear ese libro desde atrás; o sea que observando las evidencias de Hoy, podemos inferir cómo eran las condiciones antes.
Nuestro Planeta, es un planeta vivo de unos 4500 millones de años de edad.
La actividad en su interior, visible en las erupciones volcánicas, genera el protector campo magnético. Gracias a él, las partículas cargadas del Sol se desvían hacia las vecindades de los Polos generando la Auroras. Sin ese campo, estaríamos como Marte, expuestos al peligroso viento solar.

A la Tierra le llevó mucho tiempo ser como es.
Hace unos 65 millones de años, el choque de los continentes provocó la aparición de la Cordillera del Himalaya, la cadena más alta del Mundo donde está el Monte Everest. En ese evento, se generó una gigantesca “arruga”, la que aún está creciendo (Geoenciclopedia, Cordillera del Himalaya, http://www.geoenciclopedia.com/cordillera-del-himalaya/).
Coincidentemente para esa época, un meteorito impactó cerca de la Panínsula de Yucatán. Eso, más la actividad volcánica de entonces, colaboró en la extinción de los Dinosaurios (pdp, 13/oct./2015, En la extinción de los dinosaurios el meteorito tuvo un complice necesario, https://paolera.wordpress.com/2015/10/13/en-la-extincion-de-los-dinosaurios-el-meteorito-tuvo-un-complice-necesario/). Aparentemente, los impactos meteóricos de consideración, están relacionados con actividad volcánica (pdp, 03/may./2017, Relación entre volcanismo e impactos meteóricos, https://paolera.wordpress.com/2017/05/03/relacion-entre-volacanismo-e-impactos-meteoricos/).

Previo a eso, hace unos 700 millones de años atrás, aparecieron las masas continentales.

Mucho antes, hace unos 4000 millones de años, la Tierra pasó por el período de Bombardeo Pesado. En ese período nuestro Planeta fue impactado por una gran cantidad de asteroides y cometas. Luego de eso, aparecieron las primeras bacterias.
Estudiando las rocas más antiguas del Planeta en una región al Oeste de Australia, se encontró que tienen grandes similitudes con rocas de diferentes edades.
En su juventud, dentro de sus primeros 500 millones a 700 millones de años, la Tierra era un lugar tranquilo, sin continentes moviéndose y chocando. Cubierta de agua, a lo sumo con alguna que otra pequeña isla, se mantuvo así por al menos unos 1500 millones de años.

Referencia:

Fuente:

pdp.

Posible evidencia de vida más antigua en la Tierra (a mayo 2017).

En Australia, se encuentra una región volcánica conocida formación Dresser (Wikipedia, http://pilbara.mq.edu.au/wiki/Dresser_Formation).

Wrinkle mats at the Dresser Formation

Imagen de rocas de la formación Dresser publicada en Wikipedia.

Allí hay aguas termales. En las rocas de los depósitos de esas aguas, se encuentra un patrón ondulado muy llamativo.

Imagen microscópica de la textura ondulada de la geiserita de los depósitos de aguas termales en Dresser – Crédito: Tara Djokic.

Esa textura bien podría haberse formado por la incrustación en las gueiseritas (rocas de depósitos minerales) de filamentos de bacterias por parte del silicio (y otros minerales) de las aguas termales (Enciclopedia Universal, geiserita, http://enciclopedia_universal.esacademic.com/157877/geiserita). Estas características de la piedra, tienen unos 3500 millones de años de edad. Si el origen de esa textura de la roca está relacionado con bacterias; teniendo en cuenta su edad y que el Planeta nació hace unos 4500 millones de años, entonces esa sería la evidencia más antigua de vida en la Tierra.
De ser así, la vida habría comenzado en regiones de aguas termales y no en las fuentes hidrotermales del fondo del océano como se piensa comúnmente (Wikipedia, https://es.wikipedia.org/wiki/Fuente_hidrotermal#Comunidades_biol.C3.B3gicas).

Referencia:

pdp.

Relación entre volcanismo e impactos meteóricos.

La Tierra tiene unos 4500 millones de años.
En su juventud, hace unos 2000 millones de años atrás, pasó por una breve época donde sufrió unos 150 grandes impactos meteóricos. Luego, desde entonces, sólo sintió algunos.
Hay evidencias de que los grandes impactos de aquellas épocas están relacionados con largos períodos de actividad volcánica explosiva.

En Sudbury, Ontario, Canadá hay una cuenca de impacto de unos 30 Kms. por 60 Kms. Wikipedia, https://es.wikipedia.org/wiki/Cuenca_de_Sudbury).

La cuenca es la estructura ovalada del centro. Arriba y a su derecha se observa el lago Wanapitel. Imagen publicada en ikipedia.

La cuenca se llenó de roca fundida originada de la roca impactada y de una mezcla de piedras y sedimentos volcánicos.
Esos sedimentos tienen una forma conocida como de “pinza de cangrejo”. Se debe a la presencia y estallido de burbujas de gas. Esa es un característica de erupciones violentas involucradando agua. De hecho, este tipo de fragmentos fue hallado debajo de glaciares en Islandia.
En el caso del cráter estudiado, este proceso tuvo lugar incluso cuando la cuenca se llenó de agua de mar, o sea que perduró mucho tiempo.
Luego, el impacto está relacionado con la ruptura de la corteza terrestre y el afloramiento de magna de las capas inferiores en forma eruptiva.
Así, durante el la época de la joven Tierra conocida como bombardeo pesado, los impactos destruían la superficie pero también permitían el afloramiento de material para regenerarla. Además, esta actividad volcánica influía en las condiciones ambientales.
Esto mismo pudo suceder en Marte, Mercurio y la Luna; con la diferencia que en esos lugares la falta de erosión permite conservar las evidencias en mejor estado.

Referencia:

Fuente:

pdp.

Brota sangre en la Antártida.

La Antártida sangra en sentido figurado, sólo en este caso, el Hombre no es responsable.

1024px-Blood_Falls_by_Peter_Rejcek

Imagen publicada en Discover crédito de Wikimedia Commons

En los Valles secos de McMurdo, Antártida hay un flujo de agua roja como la sangre.
Conocida familiarmente como “las caídas de sangre”, llama la atención por su color y por no estar congelada pese a estar bajo condiciones necesarias para eso.
Es agua salada que fue “separada” del océano por el glaciar Taylor hace millones de años. Allí, en ese reservóreo recibe sedimentos y hierro, el que al oxidarse toma ese color rojo sangre. Ocasionalmente, ese agua circula por canales en el hielo hasta aflorar cerca del lago Bonney con su llamativo color y con formas de vida extremófila.
En cuanto al por qué no se congela, eso se debe a la cantidad de sal que contiene, lo que le permite estar en estado líquido bajo las condiciones reinantes en el lugar.

Referencia:

Fuente:

pdp.

¿Vida a 10Kms. bajo el suelo marino?

Los volcanes de lodo son cráteres en la cima de un cono que no responden estrictamente a los mismos mecanismos que los de lava.
En ellos, la presión de los gases provenientes de depósitos de petróleo, produce la expulsión lodo. La altura del cono depende de la hidratación de ese lodo expulsado (Volcanpedia, http://www.volcanpedia.com/volcanes-de-lodo/http://www.volcanpedia.com/volcanes-de-lodo/).

lodo

Imagen publicada en Volcanpedia

En la región de las Islas Marianas, se encuentra el volcán de lodo Chamorro.
Analizando el material expulsado se hallaron “firmas” de vida microbiana de 10 Kms. por debajo del suelo marino.

What lies beneath: samples taken from a mud volcano by Oliver Plümper and his team

Imagen en new scientist crédito O. Plümper

Si esto se confirma, las formas de vida conocidas como extremófilos, serían capaces de soportar temperaturas y presiones mayores a las pensadas hasta ahora (año 2017).

Referencia:

pdp.

Paleo-madrigueras en el Amazonas.

En el amazonas, geólogos y paleontólogos se unieron en un descubrimiento.
En diferentes sitios de la región, se hallaron unos curiosos túneles. Estaban llenos de sedimentos por lo que parecían más estrechos de lo que eran realmente.
Los geólogos no podían explicar el origen de esos túneles, ya que no se ajustaban al resultado de ningún proceso natural conocido. Tenían sección transversal elíptica, algunos de más de dos metros de alto y más de un metro de ancho. Con profundidades de cientos de metros, algunos llegaron a medir originalmente (recordemos la existencia actual de sedimentos que tiende a rellenarlos) más de 600 metros de profundidad; uno de ellos tenía poco más de 900 metros.

galerias-paleotoca

Interior de una de las paleo-madrigueras en Brasil – Crédito: Amilcar Adamy/CPRM

La pista la dio el hallazgo en su interior de marcas similares a arañazos.
Se trata de madrigueras de extintos animales; paleo-madrigueras hechas por los extintos y enormes perezosos que habitaban hace 8 000 a 10 000 años atrás.

paleoburrow-digging-735x1024

Ilustración publicada en Discovermagazine (ver referencia).

La estrategia era cavar, limpiar, descansar y volver a empezar, así la madriguera tenía “cinturas” a lo largo de sus paredes.
Lo que no se explica es el por qué de semejante tamaño. Si bien aquellos perezosos podían llegar a tener más de 1,5 metros de ancho, no les hacía falta algo tan grande.

Referencia:

pdp.