Pasado, presente y futuro de WD 1202-024.

Las variables cataclísmicas, presentan bruscas variaciones de brillo en forma explosiva.
La estrella enana blanca (WD – White Dwarf) WD 1202, a 2700 años luz de casa, está en las etapas previasa ese tipo de variaciones. Veamos su historia en base a su presente y veremos qué le sucederá en un futuro.

wd1202_sdss

Imagen de WD 1202 crédito de Rappaport et al.

Esta estrella mostró variaciones de brillo, lo que es raro para una WD. Como esas variaciones eran periódicas, pronto se dedujo la existencia de una compañera, la que resultó ser una estrella enana marrón (EM); un tipo de estrella fallida de baja masa (Wikipedia, Enana marrón, https://es.wikipedia.org/wiki/Enana_marr%C3%B3n).
Pero en este caso las variaciones no se deben a ocultaciones sino a fases de la EM. La parte que “mira” a la WD se calienta y resplandece. Luego se observan los efectos de fases no por reflexión de luz sino por emisión de la parte recalentada. Cuando está “de nuestro lado” vemos su “espalda obscura”. Cuando está del otro lado, vemos su cara “llena” brillando por recalentamiento y a ambos lados vemos el brillo de una fase creciente o menguante.
Así se supo de WD 1202-024, es una binaria de rápida rotación, de tan sólo 71 minutos de período con una separación entre componentes de unos 300 mil Kms., menos que la distancia Tierra – Luna (que es de 400 mil Kms.).

Veamos su pasado.
La WD es una evolucionada estrella de tipo solar. Antes de eso, hace unos 50 millones de años, debió pasar por la etapa de gigante roja (GR). En aquellas épocas, la EM estaría a una distancia característica de unos 50 millones de Kms. de su compañera. Pero las GRs son enormes, de hecho cuando nuestro Sol pase por esa fase, engullirá incluso hasta a Marte. Así le EM debío haber quedado dentro de su compañera GR.
Como las GRs tienen muy baja densidad, algunas son menos densas que nuestra atmósfera a nivel del suelo, la fricción no desgastó a la EM. En cambio, ésta “agitó” la materia donde estaba embebida ayudando a su dispersión. Mientras, el sutil roce la fue frenando. Eso provocó que se vaya acercando a su compañera y a medida que eso sucedía, la orbitaba cada vez más rápido por conservación del momento angular; el mismo principio por el que un patinador gira más rápido a medida que junta los brazos.
Finalmente, hoy en día la GR ya es una WD con su cercana compañera EM.

Veamos su futuro.
Con el tiempo, la EM seguirá acercándose a su compañera. Llegará a una distancia a partir de la cual la WD le absorberá materia. Eso hará que la enana se sature y presente detonaciones catalísmismicas a manera de estrella Nova (Wikipedia, Nova, https://es.wikipedia.org/wiki/Nova). Luego el proceso de repetirá.
Se calcula que esto comenzará a suceder dentro de unos 200 millones de años.

Así, WD 1202-024 es la variable pre-Nova de menor período conocida hasta hoy en día (junio del 2017).

Referencia:

Fuente:

pdp.

Estrellas de Pop III: dónde buscarlas.

Las estrellas no sólo se agrupan por su tipo, sino que además lo hacen en poblaciones,
Las de población I (Pop I) son estrellas jóvenes. Nacidas en lugares ricos en material como por ejemplo el disco galáctico. Son estrellas ricas en elementos pesados también llamados “metales”.
Éstos elementos están presentes porque estas estrellas se formaron del material expulsado por estrellas supernovas (SNs), las que explotaron enriqueciendo el material interestelar con las especies químicas generadas en su interior. Nuestro Sol es de Pop I.

Las de población II (Pop II), son más viejas.
Tienen menos metales por haberse formado de materia “limpia”, no tan contaminada por la proveniente de SNs. Se las suele hallar en los cúmulos globulares. Eso es consistente con la idea de que estos cúmulos son núcleos de galaxias menores que fueron asimiladas por la Nuestra, por lo tanto, viejas estructuras estelares.
Algunas estrellas de Pop II cerca del bulbo de la Galaxia muestran muchos metales.
Debido a la gran cantidad de estrellas en esa región, es posible que se hayan contaminado por materia enriquecida por SNs vecinas, las que fueron generadas por estrellas masivas de vida más corta que las de ellas.

Se conjetura con una tercera población (Pop III) de estrellas más antiguas; prístinas.
Estas estrellas serían las primeras en haberse formado luego del Big-Bang, con material rico en Hidrógeno y Helio, y serían las responsables de la época conocida como re-ionización. Esa fue la época donde las primeras estrellas comenzaron a reionizar (volver a romper los átomos) la materia cuyos átomos se habían recombinado luego de la primera ionización del Big-Bang (pdp, 11/abr./2017, Viendo la re-ionización, https://paolera.wordpress.com/2017/04/11/viendo-la-re-ionizacion/).

Pero estas estrellas ya se habrían extinguido, no sólo por el tiempo transcurrido sino por la posibilidad de haber tenido mucha masa y por lo tanto vidas “vertiginosas”.
Aunque cabe la posibilidad de que también haya existido estrellas de baja masa.
En ese caso, sus vidas serían más tranquilas y prolongadas, al punto de que aún puedan existir. De hacerlo, estarían en la evolucionada etapa de gigantes rojas (GRs). Este tipo de estrellas son muy brillantes por tener gran tamaño y por lo tanto mucha superficie para que pueda salir su luz. Pero el brillo de una estrella no sólo depende de su radio, también de su masa. Luego, las sobrevivientes GRs de Pop III, no serían tan brillantes como otras GRs. por tener baja masa. Esto dificulta su descubrimiento observacional
De existir, deben estar en viejas estructuras estelares de poca masa, donde las estrellas masivas tienen poca chance de formarse. Además, esas estructuras aún no deberían haber sido asimiladas por otras mayores. Bajo estas condiciones, las estructuras más probables de tener estrellas sobrevivientes de Pop III, serían las galaxias enanas de baja masa (todavía) satélites a la Nuestra, las que a su vez se supone que son las primeras estructuras estelares en formarse, cuya unión dio lugar a las grandes galaxias.

popiii

Ilustración publicada en el trabajo de M. Magg et al.

En la ilustración se señalan las regiones de mayor probabilidad de hallar estrellas sobrevivientes de Pop III. La menor probabilidad está indicada en azul y la mayor en verde. Los círculos en blanco indican la no existencia de estrellas de Pop III.

Fuentes:

pdp.

Buscando inteligencia extraterreste. ¿Buscamos bien? ¿Les interesa ser descubiertos?

La Astronomía nos ubica en nuestro lugar.
Nos enseña que no estamos en el centro del Universo, que nuestro Planeta es particular al menos en este Sistema, que somos pequeños, efímeros y no estamos en un condiciones de privilegio. Es normal recorrer el vecindario donde vivimos. Por el mismo motivo, observamos el Cosmos donde existimos.
Solemos buscar vecinos, otros que conviven con nosotros en ese barrio. Por un motivo similar es que buscamos vida en otros mundos. La idea de una civilización alienígena, ya venía desarrollándose hace mucho tiempo. En particular, en los años ‘50, Enrico Fermi planteó su paradoja preguntándose: si hay tantas civilizaciones extraterestres, entonces ¿dónde están? (Astromía, Paradoja de Fermi, http://www.astromia.com/astronomia/paradojafermi.htm).
Se propusieron varias respuestas. Puede que se hayan extinguido. Puede simplemente que nunca hayan existido. Puede que el viaje interestelar sea un imposible en sus escalas de tiempo.

Comenzamos a buscarlos.

Ilustración publicada en El Universal – ¿Es arriesgado buscar civilizaciones extraterrestres? (ver enlace en la imagen)

Y para eso, pensamos que tendrían ganas de ser encontrados, como nosotros. Pensamos que si tuviesen una ciencia y tecnología avanzadas, sabrían que el Universo es muy activo en radio-ondas, en particular en las de 21 cm. Así, tendrían una Radioastronomía avanzada y estarían estudiando Espacio en esa longitud de onda. En el caso de civilizaciones en planetas en estrellas inmersas en complejos gaseosos, tendrían una mucha actividad en 18 cm.; la longitud de onda donde irradia el radical oxidrilo. Luego, si queremos que nos encuentren, podemos enviar un mensaje en esas longitudes de onda en la que deben estar “escuchando”.
De hecho, eso se hizo en 1974 desde Arecibo, Puerto Rico (Wikipedia, Mensaje de Arecibo, https://es.wikipedia.org/wiki/Mensaje_de_Arecibo). El destino está a unos 25 mil años luz de nosotros por lo que aún sigue viajando el mensaje y tardará al menos otros 25 años en llegar una posible respuesta. Luego nos pusimos a buscar en 21 cm. Por si “ellos” tenían la misma idea que nosotros, con resultados negativos hasta hoy (junio 2017). Por supuesto que pueden haber falsas detecciones, por ejemplo, eso pasó con la famosa detección “Wow!” que resultó de origen natural (pdp, 09/jun./2017, La señal WOW! fue un fenómeno natural, https://paolera.wordpress.com/2017/06/09/la-senal-wow-fue-un-fenomeno-natural/)

También, y siempre como nosotros, podrían estar contaminando su planeta. Luego, una evidencia de su existencia sería hallar substancias en la atmósfera de un exoplaneta relacionadas con la polución atmosférica. Claro que en este caso también pueden darse falsas detecciones, ya que esas substancias podrían aparecer a través de fenómenos no relacionados con la industria extraterrestre (pdp, 13/jun./2014, La polución atmosférica en exoplanetas como evidencia de inteligencia en otros mundos, https://paolera.wordpress.com/2014/06/13/la-polucion-atmosferica-en-exoplanetas-como-evidencia-de-inteligencia-en-otros-mundos/)

Todas la búsquedas han sido negativas hasta nuestros días, incluso las hechas en infrarrojo en busca de estructuras artificiales calentadas por la estrella hospedante (pdp, 15/sep./2015, Cómo buscar civilizaciones extraterrestres de tipo III, https://paolera.wordpress.com/2015/09/15/como-buscar-civilizaciones-extraterrestres-de-tipo-iii/)
¿Por qué?
Puede que estemos buscando de la manera incorrecta, no siempre las cosas son como nosotros lo haríamos. Quizás no les interese ser descubiertos y por eso no irradian mensajes ni los responderían y hasta aprendieron a “ocultarse” de las observaciones.
Quizás han aprendido algo de recorrer el vecindario. Pudieron haber hallado vecinos agresivos, enemigos. Muchas veces recorremos el barrio buscando potenciales peligros.

La historia nos enseñó que siempre que se encontraron dos civilizaciones con diferentes grados de evolución, hubo colonización con los desenlaces que ya se conocen.
O sea, ya que siempre pensamos que harían lo que nosotros, pensemos… ¿qué haríamos si al recorrer nuestro entorno hallamos una isla paradisíaca, llena de agua fresca, vegetales, minerales y habitada por monos?

Entonces cabe otra respuesta a la paradoja de Fermi. Quizás no quieran ser detectados.

____________________________________________________________________

Actualización del 22/jun./2017 a las 11:45 HOA (GMT -3).
Hasta esta fecha se han transmitido 11 “mensajes a las estrellas”.
Éstos son:

Todos pueden ser consultados (en inglés) en: Wikipedia, List of interestelar radio messages, https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_interstellar_radio_messages

____________________________________________________________________

Referencia:

pdp.

¿Por qué no hay super-Tierras en el Sistema Solar?

Se dio a conocer el catálogo de exoplanetas descubiertos por el telescopio Kepler.
Este satélite observa y detecta variaciones de luz en estrellas que puedan deberse al tránsito de planetas delante de ellas.
Hasta junio del 2017, hay más de 2300 exoplanetas confirmados y unos 4000 por confirmar.
Según las estadísticas, hay muchos exoplanetas rocosos de tipo Tierra con tamaños alrededor de 1,5 veces el de nuestro Planeta. Luego el número decae para tener un pico mayor al anterior alrededor de 2,5 el tamaño de la Tierra. Después de ese valor, la cantidad de exoplanetas tipo Tierra decae rápidamente.

exoplanetsize_histogram

Gráfico crédito de NASA/Ames/Caltech/University of Hawaii (B. J. Fulton)

La pregunta es: Si las super-Tierras son tan abundantes, ¿dónde están en nuestro Sistema Solar?, o lo que es lo mismo ¿por qué no hay planetas rocosos de alrededor de 2,5 veces la Tierra?
Bien, parece que hay muchas respuestas a eso, y todas apuntan a Júpiter como responsable.
Se sabe que Júpiter es el más viejo de los planetas. Su núcleo de formó antes de lo pensado, cuando aún no se había limpiado de polvo el disco protoplanetario solar. Pero el Sol ya existía, no como dicen por ahí, que se formó antes que el Sol. El Sistema Solar tuvo un nacimiento jerárquico (SyFyWire, Bad Astronomy, 13/jun/2017, How old is Jupiter?, P. Plait, http://www.syfy.com/syfywire/how-old-jupiter).
A medida que fue creciendo y acumulando cada vez más materia, fue migrando hacia el interior del Sistema Solar. Allí, provocó colisiones entre los protoplanetas rocosos expulsando esquirlas. Eso restó materia para el crecimiento de los planetas rocosos en el Sistema Solar interior. Con la materia disponible, los planetas rocosos se formaron hasta donde pudieron. Menos masa disponible, implica menores tamaños. Luego, Júpiter sintió la presencia de Saturno y se retiró hasta donde está hoy en día.

Referencias:

Fuente:

pdp

 

La gente de la misión New Horizons no usa sólo la sonda.

La misión New Horizons sigue en curso.
Mientras, en la Tierra, los científicos desplegaron sus telescopios en dos continentes.
Durante la noche del 2 al 3 de junio, en Argentina y África se observó la breve disminución de brillo de una estrella, evento que sólo duró dos segundos. Se trató de la ocultación de una estrella por un objeto del cinturón de Kuiper; precisamente por 2014 MU69, el próximo objetivo de New Horizons.

Alex Parker (New Horizons) observando el tránsito de 2014 MU69 desde Argentina – Imagen crédito de Kai Getrost

Pero hay dos oportunidades más para observar eventos similares.
El 10 y el 17 de julio, este objeto ocultará otras dos estrellas. La del 17 de julio, observable desde la Patagonia Argentina, involucra a una estrella más brillante que las anteriores y será la última oportunidad para detectar posibles escombros alrededor de 2014 MU69.

Luego, habrá que esperar a que la misión lo sobrevuele para enero del 2019.

Fuente:

pdp.

Un nuevo enjambre de meteoroides y asteroides relacionado con las Táuridas (al 2017).

Los meteoroides, son objetos pequeños (menores a pocos metros de diámetro) que al entrar en la atmósfera se incineran por la fricción y resultan en meteoritos.
Hay enjambres de meteoroides que generan lluvias de meteoritos o estrellas fugaces. Son restos desprendidos de cometas que siguen en una órbita similar a la de éste. Recordemos que los cometas son una pegatina de rocas y hielos. Al sublimarse los hielos por su cercanía al Sol, se van soltando escombros. Cuando la Tierra cruza sus trayectorias o pasa cerca de ellos, son atraídos produciendo el espectáculo de lluvia de estrellas fugaces. El lugar del cielo del radiante, o punto del cielo del cual parecen provenir, define el nombre de esa lluvia de meteoritos.

Un caso es el de la Táuridas. Son producidas por meteoroides de pequeños tamaños relacionados con escombros dejados por el cometa 2P/Encke. Su radiante está en la constelación de Tauro, de ahí el nombre de esta lluvia.
En el año 2015, las Táuridas mostraron la entrada de algunos grandes meteoritos de algunos metros de diámetro. Si bien pueden darse eventos meteóricos no relacionados con la lluvia, se estudió la trayectoria de estas impresionantes estrellas fugaces.

Video del gran meteorito observado en Tailandia en el 2015

Resultó haber una convergencia de trayectorias coherentes con la existencia de un enjambre de meteoroides diferente al habitual productor de las Táuridas. Posiblemente haya algunos de tamaños asteroidales de decenas de metros. Curiosamente, dos asteroides de 200 a 300 mts. de diámetro comparten órbitas con esta nueva familia de objetos. Se trata 2015 TX24 y 2005 UR. Se asume que éstos forman parte de ese enjambre cuyo origen aún hay que confirmar. Lo interesante es que 2015 TX24, pasó cerca de nosotros en octubre del 2015, una fecha cercana a la gran actividad observada en las Táuridas. Luego, es muy probable que estos asteroides deflecten gravitacionalmente hacia nosotros a estos miembros del nuevo enjambre.
Si bien estos objetos son de mayor tamaño que los clásicos responsables de las Táuridas y sin bien pueden producir daños en al caso de “tocar” suelo, no estamos en peligro alguno aunque sean catalogados como potencialmente riesgosos.
A no asustarse y a disfrutar de ellos…
Los accidentes de tránsito provocan más muertes que los meteoritos.

pdp.

El gusano bicéfalo que vino del Espacio.

Se sabe que los organismos experimentan cambios en el Espacio.
En el Hombre, se puede dar un mal depósito del calcio en los huesos, el globo ocular es más esférico por la baja gravedad y la visión se altera, los músculos hacen menos esfuerzo y pierden masa. También se enviaron arañas, las que hacían telas desprolijas entre otras características de otras formas de vida enviadas al espacio para ver cómo se comportaban.

En este tipo de experimentos, se enviaron al Espacio (a la ISS), unos gusanos de agua dulce conocidos como Dugesia japonica.
En el espacio fueron seccionados. Habiendo hecho esto en tierra, se esperaba tener dos gusanos idénticos, en particular, la mitad sin cola debería regenerarla.
Para sorpresa, un ejemplar generó otra cabeza.

The "double-headed worm from space." (Credit: Junji Morokuma/Tufts University)

Imagen crédito de Junji Morokuma/Tufts University

Ya en Casa, fue nuevamente seccionado y el ejemplar siguió generando ejemplares de dos cabezas.
Se lo cortó en tres partes. Cada parte que conservó una cabeza, generó un gusano con una sola cabeza, o sea que cada cabeza generó la cola que le faltaba. La sección sin cabeza generó un gusano de dos cabezas.

3cortes

Imagen crédito de Junji Morokuma/Tufts University

Esto demuestra que la mutación no fue algo casual o extraño, sino un cambio profundo en su estructura básica.
La microgravedad y el despreciable campo magnético influyeron en el crecimiento de las células, desde lo genético. Si pensamos que estas formas de vida (como todas las que conocemos hasta ahora) se desarrollaron en Casa bajo las condiciones “normales”, es de esperar cambios cuando se las somete a otro ambiente drásticamente diferente. De todas formas, este cambio fue muy llamativo.

Referencia:

Fuente:

pdp.