Archivo de la etiqueta: Bólidos

Por qué estallan algunos meteoritos.

Los meteoritos suelen estallar en el aire cuando son de un cierto tamaño considerable.
Al entrar en la atmósfera con velocidades del orden de los 40 Km/s., comprimen el aire que tienen delante y eso hace que ese aire se caliente y emita energía. No se debe al rozamiento como muchos creen.
Si bien en este proceso el meteorito absorbe algo de calor, no llega al suelo incandescente como a veces ilustran, eso es debido a que la mayor parte de la energía la emite el aire comprimido a su paso.

Pero a veces estallan.

Artwork depicting the fireball from the Siberian Tunguska impact of 1908. Credit: Don Davis / DonaldEDavis.com used by permission

Ilustración de Don Davis / DonaldEDavis.com  publicada en SyFyWIRE, Bad Astronomy.

Eso se debe a que el material que lo compone es poroso; permeable. Así, el aire es capaz de penetrarlo ayudando a su fragmentación. Cuando eso sucede, los fragmentos se encargan de aumentar la superficie en contacto con el aire para aumentar la compresión de éste y generar más energía por compresión.
A la superficie que estaba expuesta en contacto con el aire, se le agrega la que se expone de los fragmentos.
Si el proceso de fragmentación se da bruscamente, y de la misma manera aumenta la energía producida por la compresión del aire delante del bólido, tenemos una explosión con generación de onda expansiva originada en el brusco aumento de energía emitida.

Rerefencias:

  • WHY DO ASTEROIDS EXPLODE HIGH IN THE ATMOSPHERE?, P. Plait.
  • Qué sucede cuando cae un meteorito. | Pablo Della Paolera.

Fuentes:

  • Enhanced Breakup of Entering Meteoroids by Internal Air Percolation.
  • Air penetration enhances fragmentation of entering meteoroids, M. E. Tabetah, H. J. Melosh.

pdp.

Anuncios

El evento de Tall el-Hammam.

La Norte del Mar Muerto, se hallaron evidencias de un estallido en el cielo.

Ilustración crédito de: Shutterstock

En la región de Tall el-Hammam, se hallaron cerámicas de unos 3700 años de antigüedad con llamativas particularidades.
Tenían su superficie vitrificada y las piezas de circón dentro de la cerámica estaban evaporadas.
Para producir esto, las piezas debieron estar sometidas a temperaturas del orden de los 4000ºC. Pero para no terminar de quemarlas y destruirlas por completo, ese golpe de temperatura tuvo que ser breve; un flash de calor.
Ésto, y la ausencia de un cráter de impacto, son consistentes con un estallido en el aire propio de un objeto que penetró la atmósfera, como un asteroide o cometa, y estalló antes de tocar el suelo. Un evento similar al de Tunguska en 1908 (pdp, 04/jul./2013, El evento de Tunguska… https://paolera.wordpress.com/2013/07/04/el-evento-de-tunguska-pudo-ser-explicado-mejor-por-un-meteorito/).

El evento de Tall el-Hammam barrió con una zona de unos 500 Km2, eliminando toda forma de vida y cubriendo la región con una mezcla de sal y sulfatos del Mar Muerto recalentada y esparcida por la onda expansiva. Se estima que el objeto estalló a baja altura, a no más de 1 Km. del suelo.

Recordemos que cuando un objeto penetra la atmósfera a gran velocidad, fricciona con ella y comprime el aire delante en su camino. Esa compresión produce aumento de la temperatura, la que en parte excita el aire compimido produciendo el fulgor que se observa y en parte calienta al objeto. Así el bólido incremente su temperatura y puede presentar evaporaciones y aumento de la presión en su interior, lo que puede conducir a un estallido.

Se calcula que tuvieron que pasar unos 600 años hasta que la zona se descontaminó y pudo ser habitada de nuevo.

Referencia:

pdp.

Algo iluminó la noche Rusa el 14/11/2014.

Era de noche en la región rusa de Sverdlovsk a 1500 Km. de Moscú.
Estaba nublado y las cámaras abordo de los automóviles (allá es algo acostumbrado) captaron algo que iluminó el cielo nocturno.

En este otro video, se aprecia fulgores antes del principal. Eso es consistente con la fragmentación de un meteorito antes de su gran estallido por la alta temperatura y presión por el rozamiento atmosférico.

Fuente:

pdp.

Los restos del súper-bólido de Benesov sugieren que los objetos grandes pueden tener composiciones comlejas.

El 7 de mayo de 1991, la ciudad de Benesov, en la región central de la República Checa, se vio sorprendida por un evento de súper-bólido; brilló casi tanto como el Sol (magnitud del bólido -22; magnitud del Sol -24)
El análisis de los datos observacionales, no dieron resultados a la hora de hallar fragmentos del gran meteorito.
En el año 2011, a veinte años del evento, se reanalizaron los datos bajo otro contexto. No es la primera vez que el cambio de punto de vista lleva a encontrar lo que antes no se pudo. Con diferentes consideraciones, se repitieron los estudios que incluyeron simulaciones de lo sucedido. Así, se pudo establecer que los fragmentos más pequeños del bólido podían haberse desviado entre 2 y 3 Km. del curso del objeto.

Imagen publicada en el trabajo de Pavel Spurný et al. en A&A 570, A39 (2014). Clickear en la imagen para ampliar y ver en detalle.

Con esos datos se realizó una nueva búsqueda de fragmentos. En esta oportunidad, se hallaron 3 pequeños trozos del bólido, dentro de un radio de 40 mts. alrededor del punto de máxima probabilidad de hallazgo. En total, las tres piezas suman casi 12 grs. de material.
Estaban muy degradadas, pero su interior aseguraba el buen estudio de las muestras. No mostraban la típica corteza obscura de fusión debida al calentamiento con la atmósfera y presentaban tres litologías diferentes en textura, química y composición mineral.

Así se puede decir que luego de mucho tiempo, aún es posible hallar restos de un bólido; pero fundamentalmente, se puede asegurar que los asteroides de gran tamaño pueden tener composiciones complejas. El del súper-bólido de Benesov, tenía al menos 3 tipos de material componente.

Referencia:

Fuentes:

pdp.