Archivo de la etiqueta: Sistema Solar

Recreando cráteres de impacto.

Planetas, lunas y asteroides muestran cráteres de impacto.
Como su nombre lo indica, se producen por el choque de un objeto menor sobre la superficie. Se caracterizan por tener un borde más o menos delgado y a veces un pico central.
Ese pico aparece cuando el material desplazado bruscamente por la onda expansiva, retorna al centro del cráter en un efecto “rebote”. Algo similar ocurre cuando un objeto cae sobre la superficie de un líquido. Éste es desplazado y rápidamente vuelve al centro donde colapsa formando la salpicadura. Dependiendo del terreno, algunos son “escalonados” en su interior y otros facetados en su contorno (pdp, 02/oct./2015, Cráteres facetados, https://paolera.wordpress.com/2015/10/02/crateres-facetados/).

Pero los cráteres de impacto suelen tener otra característica: unos rayos de materia o estructuras radiales que salen de él recorriendo el terreno, a veces, hasta grandes distancias del impacto.

full Moon

Nótese los rayos de material que salen del cráter Tycho en la Luna (parte inferior de la imagen)- crédito Credit: Fred Locklear 

Se puede recrear la formación de un cráter de este tipo sin necesidad de grandes elementos.
Para eso debemos usar un material liviano como la harina. Este material desparramado sobre una superficie, nos permitirá arrojarle objetos desde cierta altura y provocar fácilmente cráteres sin necesidad de altas velocidades de impacto. Incluso podemos poner una capa de cocoa (chocolate en polvo) para ver el comportamiento de las diferentes capas de materiales.

Video: How to make craters (with flour, cocoa and a box)

Publicado el 18 jun. 2013.

Podemos arrojar objetos de diferentes pesos y formas e incluso con diferentes ángulos, variando la velocidad de impacto con la altura desde donde los soltamos.
Veremos que en algunas situaciones se generan las llamativas estructuras radiales de polvo.
Si el suelo es generosamente llano, obtendremos simples cráteres de impacto. Pero si el suelo está ondulado y el material está desparramado de una forma “desprolija”, entonces aparecerán las estructuras radiales de material eyectado.
Aparentemente, las ondulaciones del suelo hacen que el material expulsado tenga direcciones preferenciales produciéndose así los llamativos rayos de material.

Lo más interesante es que esto lo podemos recrear en casa.

Referncias:

Fuente:

 

Anuncios

Detalles de 2014 MU69 – un muñeco de nieve.

Esta es una imagen de 2014 MU69 – última Tule.

010219_LG_ultima-thule_feat

crédito: SWRI/JHU-APL/NASA

La imagen fue tomada a unos 28000 Kms. del objeto, media hora antes del máximo acercamiento, por lo que se esperan más imágenes con mayores detalles.
No sólo se confirmó su forma bilobular o de “maní”, sino que se parece más a un muñeco de nieve.
Al lóbulo mayor se bautizó última y al menor Tule.
Ambos dan forma a este cuerpo de unos 33 Kms. de largo y unos 15 Kms. de ancho.
Rota a razón de una vez cada 15 Hs. Si lo hiciera más rápido se fragmentaría, y más lentamente sería una rareza a explicar; luego, su rotación está dentro de lo esperado.

Todo sugiere que cada componente o lóbulo se formó por separado por la acreción de rocas menores. Luego se produjo al unión de ambas partes a baja velocidad, del orden de pocos Kms./h, como a paso de Hombre, lo que permitió que su junten sin romperse en el choque. Posiblemente esa unión se dio cuando aún se estaba consolidando cada cuerpo.
Así, este objeto sería un viejo miembro del Cinturón de Kuiper, prístino o al menos muy poco alterado.

010219_LG_ultima-thule_inline_730

A la izquierda se muestra el color real del objeto, en el centro se lo aprecia en blanco y negro y a la derecha una superposición de las anteriores – crédito: SWRI/JHU-APL/NASA

Su color rojizo puede deberse a la presencia de hielos de metano o nitrógeno. En general es un objeto obscuro. Las partes más brillantes sólo reflejan el 13% de la luz Solar que le llega, y las menos reflectantes, retornan el 6%, algo similar a la reflexión de la tierra para macetas.

Referencia:

pdp.

La disminución de los anillos de Saturno.

Los anillos de Saturno están desapareciendo de a poco.
Recordemos que están hechos de polvo, rocas y principalmente de hielos.
El polvo y las rocas colisionan en su tránsito por los poblados anillos. En esos choques, hay fracturas, y algunos escombros, como también partículas de polvo, ven su velocidad disminuida y otras aumentada.
Los que disminuyeron su velocidad precipitan sobre el Planeta debido a que la velocidad ya no les permite llevar una órbita dentro de los anillos. Los que vieron aumentada su velocidad, chocan contra otros objetos y se repite el proceso.
Pero este proceso no es el principal por el que los anillos están condenados a desaparecer.

En la atmósfera de Saturno hay moléculas de tri-Hidrógeno (una molécula formada por tres átomos de ese elemento). Esa rara molécula se forma cuando la molécula ordinaria de Hidrógeno es “partida” en colisiones con partículas atómicas a alta velocidad o por radiación ultravioleta del Sol.
Cuando los átomos se recombinan pueden formar moléculas de tri-Hidrógeno. Para eso, la presencia de agua en la atmósfera del señor de los anillos es muy importante ya que ayuda a la abundancia de esta rara molécula.
Ahora bien, ese agua proviene de los anillos, o sea de los abundantes hielos que allí hay.
La radiación Solar y el calor producido en las colisiones en los anillos, como también por los impactos de pequeños meteoritos, evaporan los hielos.
Parte de ese vapor de agua se puede ionizar (romper en partículas atómicas). Las partículas que aparecen son atraídas por el campo magnético del Planeta.
Pero el vapor que no se ioniza, es atraído por la gravedad de Saturno y de esa manera “llueve” agua desde los anillos a la atmósfera Saturnina.

Video: Are Saturn’s rings disappearing?

TheBadAstronomer

Publicado el 23 dic. 2018.

Este proceso es el que con el tiempo acabará con los majestuosos anillos de Saturno.
Se estima que aún disponemos de menos de 300 millones de años hasta que desaparezcan o al menos queden muy degradados.

Referencia:

Fuente:

pdp.

Tritón, el mayor trans-Neptuniano (a fines del 2018)

¿Se puede tener un planeta enano como satélite de un planeta?
Dicho de otra manera, ¿puede ser que la luna de un planeta sea un objeto trans-Neptuniano o del Cinturón de Kuiper?

La respuesta es afirmativa, de hecho podemos tener un rey de la selva en un palacio de algún excéntrico; sólo es cuestión de llevarlo de alguna manera.

Si pensamos en el rey de los trans-Neptunianos, podemos pensar en Plutón, por ser al de mayor tamaño (https://es.wikipedia.org/wiki/Plut%C3%B3n_(planeta_enano)). Pero Eris es de mayor masa (https://es.wikipedia.org/wiki/Eris_(planeta_enano)).
Mientras decidimos entre ellos, miremos a Tritón; la mayor luna de Neptuno y una de las más grandes del Sistema Solar.
Supera en masa y tamaño a los otros candidatos (https://es.wikipedia.org/wiki/Trit%C3%B3n_(sat%C3%A9lite)).

Neptuno y Tritón (en el fondo) vistos por Voyager 2 – PHOTO12/UIG/GETTY IMAGES

Si comparamos las características de las superficies de Tritón y Plutón, veremos que son muy similares.

Tritón visto por Voyager 2 – NASA / JPL / USGS

Plutón viston por New Horizons – NASA/JHUAPL/SWRI

Ambos ricos en hielos de Nitrógeno y Metano, muestran pocos cráteres de impacto en una superficie joven con la capacidad de “rejuvenecer” debido a sus cambiantes hielos superficiales.

Las lunas de los planetas suelen tener densidades similares a ellos, por haberse formado juntos a la misma distancia del Sol, cosa que Tritón no comparte con Neptuno. Además, a diferencia de las lunas “nativas” de los planetas, no se translada en el mismo sentido en que rota el Planeta (es retrógrada). No tiene una órbita en un plano similar al del Planeta como tienen las primitivas lunas de un cuerpo planetario.

Las partes más alejadas de Neptuno, parecen haber sido limpiadas de objetos. La siguiente luna luego de Tritón está más de 10 veces alejada que Tritón. La atmósfera de Tritón no comparte propiedades como densidad y color con la de Neptuno como para ser una luna nativa; en tal sentido, es más parecida a la de Plutón.

En resumen, Tritón compone el 99,5% de la masa que rodea a Neptuno, siendo 29% más masiva que Eris y 20% más grande que Plutón.
Luego, Tritón es el trans-Neptuniano más grande conocido hasta ahora (fines del 2018) y en algún momento de su historia fue capturado por su actual planeta hospedante; Neptuno.

Referencia:

Se descubrió el objeto más lejano del Sistema Solar (a fines del 2018).

Otro planeta enano se suma al grupo de los que podrían o no apoyar la existencia del noveno planeta (P9).

Algunos planetas enanos de los más lejanos hasta fines del 2018 se agrupan en el conjunto de objetos con órbitas con cierta orientación no al azar. Eso hace que algunos piensen en la existencia de P9 como responsable de esas orientaciones.

Recordemos que esos planetas enanos “Sednitos” fueron hallados en ciertas regiones del cielo y hasta cierto brillo. Luego, podrían haber otros objetos más débiles en otras partes del cielo que no compartan esas propiedades orbitales a favor de la existencia de P9.
De hecho, de hallaron 9 objetos lejanos con órbitas al azar; cantidad que supera la de los 6 Sednitos conocidos (pdp, 04/nov./2018, Las conjeturas más conocidas de los confines del Sistema Solar, https://paolera.wordpress.com/2018/11/04/las-conjeturas-mas-conocidas-de-los-confines-del-sistema-solar/)

Ahora se agrega otro objeto transneptuniano a la lista de los conocidos.
Se trata de Farout, (algo así como lejano), a 120 Unidades Astronómicas (UA = distancia promedio Tierra-Sol = 150 000 000 Kms.). Muestra un color algo rosado que sugiere riqueza de hielos en su superficie. En base a su distancia y brillo aparente, se estima que tiene un diámetro de unos 500 Kms. .

Image

Ilustración crédito y cortecía de Roberto Molar Candanosa del Carnegie Institution for Science.

Hasta ahora (finales del 2018) el más lejano era Eris a 96 UA, más allá de Plutón con 34 UA.

Recordemos que los planetas se mueven más lento contra más lejos están del Sol (2da. ley de Kepler https://es.wikipedia.org/wiki/Leyes_de_Kepler). Así es cómo Farout tiene un período orbital de unos 1000 años. Para calcular la órbita de un objeto, son necesarias al menos 3 observaciones de su posición, por lo que llevará algunos años confirmar la de este objeto.

Image

Imágenes donde se aprecia el desplazamiento de Farout respecto de las estrellas de fondo – Crédito y cortecía de  Scott S. Sheppard & David Tholen.

Luego, bajo las condiciones actuales habrá que esperar para saber si Farout pertenece o no al conjunto de los planetas enanos lejanos con órbitas no orientadas al azar; y en caso afirmativo, ¿existe P9 o más de un planeta responsable de esas alineaciones orbitales?

Referencia:

pdp.

Siendo testigos del comienzo de una tormenta de polvo en Marte.

Como en la Tierra, en Marte también se dan tormentas.
En ese Planeta pueden ser globales, es decir que se pueden desarrollar cubriendo gran parte del mismo.

Video: Here’s How Mars Transforms After Global Dust Storm

GeoBeats News
Publicado el 6 oct. 2016

Los estudios indican que siempre existieron tormentas globales en Marte. Cuando este Planeta tenía agua, se daban lluvias de diferentes intensidades formando muchos de los canales que hoy observamos y hasta efímeros lagos (pdp, 12/dic,/2013, Las lluvias en Marte, https://paolera.wordpress.com/2013/12/12/las-lluvias-en-marte/).

Hoy Marte no muestra agua en su superficie, pero mantiene las periódicas tormentas de polvo. Potenciadas por vientos, tienen un origen modesto y bajo ciertas condiciones se van acentuando. Para eso, en determinadas épocas del año marciano, la sutil atmósfera del Planeta genera grandes vientos.
Como todo Planeta, Marte tiene estaciones anuales. Cuando en cierta posición de su órbita ofrece uno de sus Polos helados al Sol, debido a su inclinación respecto de su órbita; digamos que cuando empieza el verano en un hemisferio, los hielos subliman engrosando la atmósfera Marciana.
Ésto, sumado a otros factores relacionados con la acción de los rayos Solares, que para esa época son más perpendiculares al suelo y calientan más, comienza a desplazar masas de aire Marciano.
Así comienza un viento que de acentuarse da origen a grandes frentes de masas de aire en movimiento que arrastran y levantan polvo del suelo Marciano.
Luego, de esta manera se originan las grandes tormentas de polvo en Marte.
En esta imagen se observa el comienzo de un atormenta de polvo a principios de este año (2018).

Imagen crédito ESA’s Mars Express orbiter.

Referencia:

pdp.

HD 186302, ¿una gemela del Sol?

Las estrellas nacen en grupos en complejos moleculares.
Muchas protoestrellas se unen dando origen a estrellas grandes masivas. Otras se asocian en sistemas múltiples. También hay encuentros, de tal forma que muchas salen de su “nursery”. Algunas con altas velocidades, otras no, todas son hermanas de composición similar por nacer de la misma nube progenitora. Los grupos o cúmulos de estrellas nacientes duran poco, alrededor de unos 200 millones de años, depende de la masa del cúmulo y de las propiedades de la galaxia. En el caso de nuestro Sol, su cúmulo ya se disgregó.

Es bueno hallar estrellas hermanas del Sol. Así podremos saber más de sus orígenes o incluso el lugar donde nació.
Para buscar estrellas hermanas del Sol, hay que buscar las de composición, edad y dinámica similares a nuestra Estrella (después de todo nacieron todas juntas bajo condiciones muy similares). Con un estudio espectroscópico se hallaron estrellas de composición (y tipo espectral) similar al Sol. Con observaciones astrométricas (realizadas con el satélite GAIA) se seleccionaron las que tenían dinámicas compatibles con la del Sol.
Así, de entre unas 17 000 candidatas, sólo quedó una como muy posible de ser hermana y hasta gemela del Sol.

Se trata de la estrella catalogada como HD 186302 (https://es.wikipedia.org/wiki/HD_186302)

Ubicación de HD 186302 – Stellarium.

Se encuentra a unos 184 años luz de casa en la constelación del Pavo (magnitud aparente 8,4)

Su composición (tipo G3 V) es idéntica a la Solar (G2 V). Su edad es de unos 3 800 millones de años, la del Sol es de 4 300 millones de años, esto ofrece una diferencia del orden de 500 millones de años, lo que en la vida de una estrella son poca cosa.

Sería muy interesante retrogradar a ambas estrellas en sus órbitas para detectar dónde estaban muy cerca como para hallar su lugar de nacimiento. Esto es poco confiable ya que las estrellas pudieron ser perturbadas en sus órbitas pasando cerca de otras, además, el resultado depende mucho del modelo de Vía Láctea adoptado.

La idea es, también, hacer un estudio en busca de posibles exoplanetas en esa estrella. De tenerlos, y de ser tipo Tierra en zona habitable, sería razonable esperar que en ellos se halla dado la vida como en Casa; después de todo, venimos de elementos de la misma nube protoestelar.

Referencia:

Fuente:

pdp.