Archivo de la etiqueta: Sistema Solar

La formación de Rheasilvia habría dado origen a una nueva generación de asteroides.

Los asteroides son escombros producidos por colisiones.
El estudio de sus composiciones nos da información de los elementos presentes en el antiguo Sistema Solar. Así es como son clasificados por los elementos que se encuentran en ellos.
Por suerte no hay que ir a buscarlos, muchos caen en forma de meteoritos o micrometeoritos. Al estudiarlos, no sólo podemos saber de qué están hechos, sino estimar su edad, y así vamos armando la historia de la química presente en el Sistema Solar.

Los hallados con edades superiores a los 470 millones de años, tienen todos una composición similar. Catalogados como condritas primitivas, componen entre el 15% al 34% de los meteoritos caídos a la Tierra hasta aquellas épocas. Pero los hallados con edades más recientes que esos 470 millones de años, muestran una gran diferencias con las condritas primitivas y sólo el 0,45 % de ellos comparten la composición de aquellas condritas.
Todo sugiere que algo cambió la abundancia de las diferentes clases de meteoritos.
Como su origen es colisional, pues bien, una colisión debió entregar al espacio a esta generación de escombros más jóvenes que aquella. Si observamos los objetos del sistema Solar, notaremos que en Vesta, hay un gran cráter de impacto de unos 500 Kms. de diámetro, del que se supone se lanzó al espacio el 1% de la masa de este asteroide casi planeta enano.

File:Rheasilvia and Veneneia.jpg

Topografía de Vesta, crédito de NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA/PSI.

En esta imagen en falso color de Vesta, los colores indican diferencias de alturas en el terreno. Puede apreciarse el gran tamaño del cráter Rheasilvia de 500 Kms. de ancho, que se solapa con Veneneia de 400 Kms (https://es.wikipedia.org/wiki/Rheasilvia).
La formación de Rheasilvia lanzó al espacio diferentes tamaños de escombros, los cuales son probablemente los que dieron origen a una generación de meteoritos de diferente composición que las condritas clásicas.

Referencias:

Fuente:

pdp.

C67P/C-G, un joven viejo objeto.

Los cometas son objetos prístinos del Sistema Solar.
Nacieron de acreción jerárquica de escombros en la alejada región helada del entonces naciente Sistema Solar. Piedras y hielos se fueron uniendo y atrayendo más material hasta formar un cometa; un objeto hecho de la “pegatina” de rocas con hielos.
Así es como se trata de objetos realmente frágiles y susceptibles a desgastarse con la luz del Sol. Los objetos bilobulares o de foma de maní, se habrían formado del choque a baja velocidad de otros dos cuerpos; un caso particular de choque subcatastrófico.
Éste sería el caso del cometa C67P/C-G, visitado por Rosetta.

Este cometa tiene dimensiones kilométricas, el lóbulo mayor es de aproximadamente de 4*3*1 Kms. y el menor aproximadamente de 2,5*2,5*2 Kms. Un cometa de ese tamaño, habiendo nacido en el comienzo del Sistema Solar, debió haber sufrido muchos impactos.
Cuando eso sucede y los impactos no son catastróficos, hay redistribución de materia, lo que altera la morfología del objeto.

choquec67p

Imagen publicada en el trabajo de M. Jutzi et al.

En la imagen se puede apreciar cómo un objeto de 100 mts. de diámetro, es capaz de redistribuir la materia luego de un impacto no catastrófico (en este caso a 10mts./seg.).

Así, para que este cometa conserve su forma bilobular, debió de haberse formado hace 1000 millones de años. De esta manera, se trata de un cometa joven donde el material que lo forma conserva las características de sus prístinos componentes.

Referencia:

Fuente:

pdp.

2014 FE72, el extremo de los objetos extremos (a dic.2016)

Los objetos extremos del Sistema Solar, son aquellos muy lejanos, los más lejanos hasta ahora (2016) conocidos.
Estos objetos transneptunianos, Sedna entre ellos, comparten características aparentemente debidas a la existencia de otro objeto extremo, el tan buscado noveno planeta (P9). Los objetos extremos, tienen órbitas de semiejes mayores (tómenlo como medida de su ancho)  superiores a 150 Unidades Astronómicas (UA) y perihelios superiores a las 40 UA; o sea más allá de Neptuno. No obstante, están bien ligados al Sol. Por todo esto, se los considera miembros del conjunto de cuerpos de la Nube de Oort Interior (NOI)

En la búsqueda de P9, se siguen hallando objetos extremos, miembros de la NOI.
Se descubrió el catalogado como 2014 FE72. Tiene un semieje mayor de unas 2155 UA y un afelio de unos 4000 UA. Por estas características está débilmente ligado al Sistema Solar. Podría sentir perturbaciones de estrellas cercanas y hasta efectos de mareas gravitatorias galácticas.

tno-planet9-diagram-clean

Esquema publicado en Wikipedia. Autor: Fauxtoez

Es el primer objeto extremo que entra en el conjunto de objetos de la Nube de Oort Exterior (NOE).
Cuidado con esto.
NOE, podría indicar objetos cercanos al límite exterior de esa Nube, pero en este caso, se refiere a objetos más allá de los que están en la parte interior de ella.
Lo curioso es que 2014 FE72, comparte las características orbitales de los objetos extremos afectados por P9. Así, todo sigue apuntando a la existencia de esta objeto extremo de masa 10 veces la terrestre.

 

Referencia:

Fuente:

pdp.

El origen de Planicie Sputnik: las dos ideas.

El sistema Plutón-Caronte pudo formarse por una gran colisión.
Cuando la relación entre un satélite natural y su planeta hospedante es tan grande, el modelo de formación por procesos de acreciones paralelas no se ajusta. En tal caso (como en el nuestro: Tierra-Luna), el modelo colisional se impone diciendo que la luna se formó de las esquirlas producidas en el choque.
Luego, la rotación de Plutón fue disminuyendo hasta ser sincrónica con la rotación y quedar ambos cuerpor “encarados permanentemente”. Para eso, es muy probable que haya intervenido la región helada en forma de corazón Planicie Sputnik (Spuntnik Planitia). Cuando se formó, bien pudo generar cierta asimetría en la distribución de masas en el Planeta y eso colaboró con el “enganche” gravitacional que terminó con ambos cuerpos en perfecta rotación mutua sincrónica.

Imagen de Sputnik Planitia NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory/Southwest Research Institute.

Pero la pregunta es: ¿como nació Planicie Sputnik?.
Hay dos ideas.
Una dice que se formó luego de un gran impacto, incluso el que formó a Caronte.
Los hielos suberráneos quedaron expuestos, y por la acción del agua líquida debajo de esos hielos, pudieron desplazarse mientras afloraban.
Otra dice que se debe a un proceso llamado efecto de albedo disparado (runaway albedo effect). Ese modelo explica que pequeños trozos de hielo, pueden atraer a otros a través de la reflexión de luz y el calor. Eso provoca masas heladas más grandes que repiten el proceso.

Fuente:

pdp.

¿Agua en el origen del sistema Tierra-Luna?

En lo que se refiere a la formación de la Luna, hay dos tendencias.
Una sugiere que se formó del choque entre la Tierra y un objeto del tamaño de Marte.
Otra, por el contrario, sugiere que se formó en un proceso paralelo al de la Tierra.
Ambas se basan en las coincidencias y discrepancias geoquímicas halladas entre las rocas lunares y terrestres.
Pero hay otro aspecto a tener en cuenta: el agua en la Tierra y en la Luna. La pregunta es: ¿el agua estuvo presente desde su formación o vino de asteroides y cometas que la depositaron en su impacto?

Por un lado, se halló un diamante que habría sido expulsado por un volcán hace unos 90 millones de años. Muestra una impureza debido a minerales que quedaron atrapados en su formación. Esas impurezas están relacionadas con la existencia de agua. El análisis del diamante, sugiere que se formó en las profundidades del Planeta, a unos 1000 Kms. de la superficie. Luego, habría agua a dos tercios del centro de la Tierra.

diamond

Las impurezas en el diamante expulsado por un volcán – crédito: M. Palot.

Por este lado, puede ser que el ciclo del agua se más amplio de lo pensado; o este agua atrapada allá abajo da testimonio de la que tuvo que haber en los orígenes de nuestro Planeta.

Por otro lado, el estudio de las rocas lunares indican una composición y estructura que implican la existencia de agua en la Luna desde su origen. Los estudios realizados, consistieron en recrear las condiciones existentes en el colapso de material que dio origen a la Luna, para lo que se aprovechó los sistemas dedicados a la fabricación de diamantes sintéticos. La extrapolación de los resultados de laboratorio a la Luna, implican la existencia de una capa de silicatos y otros materiales, todo relacionado con la presencia de agua, lo que es consistente con las lecturas hechas en la Luna por los satélites.

Luego, hay posibles evidencias de agua en los orígenes de la Tierra y la Luna. Es probable que la existente en la Luna haya provenido de la Tierra, luego del impacto que le dio origen; como también pudo estar presente en la nube de donde ambos cuerpos se formaron. Es probable que parte de ese agua se haya evaporado con las elevadas temperaturas de aquellas épocas quedando atrapada otro tanto en las capas interiores. En el caso de la Tierra, también es probable que parte de ese vapor haya quedado en la atmósfera, para luego condensar y volver a caer. Después, pudo haber colaboración de cuerpos con hielos que al caer acá y allá, agregaron más agua a la que ya había.

Referencias:

Fuentes:

pdp.

La visita de Gliese 710, será más cercana de lo pensado.

Gliese 710, es una estrella de tipo enana naranja.
Ubicada en la constelación de Serpens, está a unos 60 años luz (AL) de casa, tiene una masa poco menos que la mitad del Sol, y un brillo poco más que la mitad del Sol.
Esta estrella se hizo conocida por su movimiento relativo a nosotros.
En aproximada mente 1,5 millones de años, será la estrella más cercana al Sol.
Se calculó que para entonces pasará a apenas 1,1 AL; 4 veces más cerca que Alfa Centauri (la actual estrella más cercana al Sol.)
Cálculos recientes (Noviembre del 2016) disminuyeron esa distancia a la quinta parte.
Ahora, Gliese 710 pasará a 0,2 Al (unas 13300 UA), es decir 2,4 meses luz; o sea que su luz tardará alrededor de 74 días en llegarnos.
A esa distancia, se la observará casi como que Marte a simple vista en su máximo acercamiento.

pepe_zps800e090f

Ilustración de la visita de Gliese 710 publicada en http://www.quantum-rd.com/2010/03/gliese-710-esta-camino-hacia-nosotros.html

En la ilustración se observa la visita de Gliese 710 a la distancia inicialmente estimada poco más de 1 AL. Según los nuevos cálculos, lo hará a la quinta parte de esa distancia, por lo que atravesará completamente la Nube de Oort.

Estrictamente hablando, esto es una colisión con el Sistema Solar, pero nada implica que se trate de una catástrofe.
Luego de su paso, se espera un aumento en la cantidad de cometas de largo período.
Estos cometas, oriundos de la lejana nube de Oort, suelen ser penetrantes; es decir que cruzan nuestra órbita, por lo que son de cierto riesgo. Pero esto será en casi 1,5 millones de años desde hoy, por lo que no debemos preocuparnos a corto plazo, y tal vez… ni a largo plazo.

Referencias:

Fuente:

pdp.

¿L91 viene de la mano de P9?

Más allá de Neptuno se encuentra el cinturón de Kuiper, la región de cuerpos enanos helados, del que Plutón es el exponente más cercano.
Mucho más allá, aún sin ser observada, se encuentra la Nube de Oort; una región esférica que alberga escombros helados de donde provienen los cometas de largo período y órbitas penetrantes.
Se ubica a unos 100 mil unidades astronómicas (UA) del Sol, donde 1 unidad astronómica es la distancia promedio Tierra – Sol, o sea unos 150 millones de Kms.

En septiembre del 2013, se descubrió un objeto informalmente llamado L91.

hs-2014-47-a-xlarge_web1

Ilustración crédito de NASA/ESA/ G. Bacon

Tiene una órbita realmente muy estirada. Su perihelio o punto más cercano al Sol está a unas 50 UA. A manera de comparación, recordemos que Plutón está a casi 40 UA. Su Afelio, el punto más lejano al Sol, está a 1400 UA, lo que sería la parte más cercana de la Nube de Oort.
Lo curioso es que su órbita está cambiando y estaría migrando hacia partes más cercanas dentro del cinturón de Kuiper, para posiblemente quedar en trayectoria estable en esa región.
Al respecto hay dos teorías.
Por un lado se piensa que hace mucho tiempo, L91 fue expulsado gravitacionalmente a unas 2000 UA y ahora está retornando.
Por otro, nunca habría sido expulsado y estaría migrando por la acción de un objeto masivo, tal vez el tan buscado noveno planeta (P9).
Quizás ambas cosas. Primero fue expulsado y ahora lo trae P9.

Fuente:

pdp.