Archivo de la etiqueta: Sistema Solar

Sobre los Sednitos y los posibles Oumuamitos.

Aún perduran conjeturas de los confines del Sistema Solar.
La existencia (o no) del noveno planeta (P9) es una de ellas; lo mismo que la pared de Hidrógeno que existiría en los límites del Sistema (pdp, Las conjeturas más conocidas de los confines del Sistema Solar, https://paolera.wordpress.com/2018/11/04/las-conjeturas-mas-conocidas-de-los-confines-del-sistema-solar/).
En cuanto a la segunda, la sonda New Horizons nos dará valiosa información mientras se aleja luego de visitar a Plutón y a 2014 MU69 Ultima Tule (pdp, Ultima Tule, https://paolera.wordpress.com/tag/ultima-tule/).
En relación a la primera, no hay evidencias definitivas de la existencia de P9 y de su influencia en los “Sednitos”, esos objetos del Cinturón de Kuiper que comparten características orbitales.

Ahora se agrega otra conjetura.
Basado en la visita del objeto interestelar Oumuamua, surgieron varias ideas (pdp, Oumuamua, https://paolera.wordpress.com/tag/oumuamua/).
Es probable que hayan más objetos “sueltos” por el espacio. Incluso, algunos de ellos podrían haber quedado atrapados en nuestro Sistema en lugar de pasar en una visita con trayectoria abierta y sin retorno.

Puede ser que estemos frente a la explicación de los Sednitos y de los posibles Oumuamitos.

Sabemos que las estrellas nacen en complejos moleculares.
Estos complejos, son grandes nubes de gas a baja temperatura, las cuales pueden ser primigenias o de segunda generación, es decir, producidas (como en el caso de la nube progenitora del Sol) por estrellas masivas que estallaron.
En esos ambientes, las estrellas nacen en grupos. Luego, van saliendo de sus lugares de nacimiento llevándose consigo a su séquito de planetas. En esas trayectorias, bien pueden pasar unas cerca de otras. Es entonces cuando las fuerzas gravitatorias entran en juego.

Video: Close Encounter.

Publicado el 23 may. 2019.

Según simulaciones realizadas, en un acercamiento estelar, pueden liberarse objetos de un sistema y que queden vagando por el espacio, como sería el caso de Oumuamua. También, los objetos más alejados de una estrella pueden ver modificadas sus órbitas por fuerzas gravitacionales, como el caso de los Sednitos.

Finalmente, puede haber objetos “robados”; cuerpos que salieron de un sistema y fueron capturados por el otro. Ésto explicaría el posible origen de los Oumuamitos aún no descubiertos.

Referencia:

Fuente:

pdp.

Anuncios

Océano bajo el suelo de Plutón.

En el Sistema Solar, hay lunas heladas con océanos bajo su superficie.
Los mejores ejemplos son la Joviana Europa y la Saturnina Encelado.
Eso se explica con el comportamiento del agua bajo presión. Al estar sometida a presión, el agua baja su punto de congelamiento haciendo necesaria menor temperatura para su congelación. Eso es lo que sucede en mares y lagos Terrestres, donde hay agua líquida debajo del hielo superficial; lo que hace posible la vida bajo el hielo.
Por esto mismo el helado se derrite primero desde la parte de abajo. La parte inferior siente la presión del peso de la parte superior y baja su punto de congelación. Así, se derrite primero que las partes superiores.

Plutón, se suma al grupo de cuerpos con océanos sub-superficiales.
Los estudios basados en los datos enviados por la sonda New Horizons, indican que hay anomalías en la gravedad e Plutón en la región conocida como Sputnik Planitia; la región en forma de corazón.

1

Imagen crédito: NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory/Southwest Research Institute/Alex Parker

Dichas irregularidades son consistentes con la existencia de agua bajo la superficie.
Este océano dataría desde los tiempos de la juventud del Sistema Solar.
En aquellas épocas, el sistema Plutón y su luna Caronte tenían otra configuración. La luna se acercaba a Plutón en una órbita espiralada con cierta excentricidad. En ese proceso se daban mareas gravitatorias en ambos cuerpos. Sobre Plutón, esas mareas “masajeaban” al Planeta, como en un proceso de sutil amasado, donde el trabajo realizado generaba calor y licuaba el hielo bajo la corteza.
Luego, Plutón y Caronte llegaron a la actual configuración donde están bloqueados gravitacionalmente dándose siempre la misma cara; rotación y translación mutua con la misma velocidad angular. Un hemisferio de Plutón siempre mira a Caronte y el otro nunca lo tiene encima del horizonte; lo mismo sucede viendo desde Caronte hacia Plutón.
En esas condiciones, las mareas gravitatorias terminaron, pero el agua sub-superficial no volvió a congelarse. Eso se debe a que está aislada de las condiciones que la llevarían a congelarse, y el aislante sería hidrato de gas existente en la base de la corteza de suelo Plutoniano.

El hidrato de gas, es hielo con una estructura cristalina que atrapa moléculas de gas, como por ejemplo metano. No es lo mismo que hielo con burbujas de gas como algunos dicen.
Esto implica que la capa de hidrato de gas cubre una gran región en lugar de estar localizado en regiones reducidas.

Referencia:

Fuente:

pdp.

El color del cielo Marciano

El cielo marciano tiene una coloración rojiza, veamos a qué se debe.
Para entender el origen de la coloración del cielo de Marte, debemos entender cómo se produce el color predominante del cielo Terrestre.

La luz azul del Sol es dispersada por la atmósfera de la Tierra; así es como vemos un cielo celeste-azulado. Cuando el Sol está bajo en el horizonte, su luz debe recorrer un camino mayor en la atmósfera hasta llegar a nosotros, eso se debe a la curvatura de la atmósfera que tiene forma de cáscara esférica. Así es cómo la luz Solar se ve atenuada y podemos apreciar la luz roja que no se dispersa y nos llega directamente. A esto se lo conoce como dispersión Rayleigh, en honor al físico que lo explicó.

Video: ¿Por qué el cielo es azul? Dispersión de Rayleigh.

Scientificprotocols

Publicado el 12 sept. 2016.

Nuestras nubes se ven blancas porque refractan la luz del Sol. Algunas son obscuras por ser muy gruesas. Otras, se tiñen de la luz rojiza de un Sol a baja altura.

Veamos qué sucede en Marte.
Primeramente debemos tener en cuenta que las imágenes del cielo Marciano están afectadas de la calibración de los filtros. Luego de procesar y mejorar los datos recibidos desde el Planeta rojo, la coloración del cielo Marciano se puede apreciar en esta imagen.

This image of the martian sunset from Sol 24 shows much more color variation than had previously been seen. This image was taken by NASA's Imager for Mars Pathfinder (IMP). Sol 1 began on July 4, 1997.

Imagen del ocaso Marciano obtenida en 1997 por la Pathfinder – NASA-JPL.

Marte tiene una atmósfera débil con nubes muy tenues.

cloads_pic.jpg

Nubes en Marte – Pathfinder – NASA-JPL

Estas nubes, pueden ser de vapor agua y de anhídrido carbónico principalmente, producto de la sublimación de los hielos.
El color del cielo mariano está dominado por el polvo que hay en suspensión a cierta altura en su atmósfera. Las partículas de polvo absorben la luz azul dándole una coloración rojiza al cielo.
Cerca del horizonte, la atenuación de la luz del Sol permite observar la luz azul que no llega a ser absorbida y fue dispersada por el mismo polvo atmosférico presente.
Las sutiles nubes Marcianas tienen una coloración azulada – violácea.

Referencias:

Fuentes:

pdp.

Simulacro internacional de impacto asteroidal del 29 abril del 2019.

Un simulacro es la simulación de una situación posible, donde se ponen a prueba o se desarrollan protocolos y métodos.
Así es como se suelen realizar periódicos simulacros de incendio, amenaza de bomba, derrumbe y otras situaciones apremiantes, para establecer los métodos a seguir o mejorar los ya implementados, para salvar la integrodad de los involucrados.

Un evento muy poco común, pero probable, es un impacto asteroidal en nuestro Planeta.
Para desarrollar, probar o mejorar los procedimientos destinados a mitigar las consecuencias, se hacen periódicas simulaciones de esta situación.
Cada dos años y durante una semana, los especialistas se reúnen para analizar la evolución de la hipotética situación en base a las novedades que se pueden ir produciendo.

En esta oportunidad, el simulacro será a nivel internacional y se podrá seguir y participar por las redes sociales.
Se desarrollará desde el 29 de abril del 2019 al 3 de mayo del miso año.
El hipotético escenario será el siguiente:
El 26 de marzo del 2019 se descubre un asteroide de unos 100 a 300 mts. con una órbita que cruza la Terrestre convirtiéndolo en un objeto potencialmente peligroso.
Catalogado como 2019 PDC, el hipotético objeto muestra un probabilidad de impacto para el 29 de abril del 2017 (dentro de 8 años) de 1 en 50 000.
Pero como puede suceder, nuevas observaciones realizadas el 29 de abril del 2019, reducen esa probabilidad a tan sólo 1 en 100.

La línea roja muestra el “corredor de riesgo” del hipotético 2019 PDC – Crédito en la imagen (ampliar con click)

Fuentes:

pdp.

Posible detección de actividad sísmica Marciana.

La Astronomía estudia objetos a distancia, sin “tocarlos”.
Cuando llegamos a ellos, pasan a manos de la Geofísica. De esta manera, los sensores en otros mundos no sólo nos envían imágenes sino también sonido, sonido de otros mundos.

La misión Cassini – Huygens en Titán envió sonido del descenso de la sonda en aquella luna (Sonido e imágenes desde Titán || Pablo Della Paolera).
Ahora, año 2019, la misión InSight en Marte llevó un sismómetro a ese planeta con el fin de detectar actividad sísmica.

El sonido son vibraciones que se propagan en un medio. El viento puede provocar vibraciones en el suelo. Los movimientos sísmicos provocan vibraciones capaces de ser captadas como sonidos. Ambos casos, son inaudibles para el Humano.
El sismómetro de la InSight en Marte, detectó vibraciones que luego se tradujo a sonido audible para Nosotros.

Video: First Likely Marsquake Heard by NASA’s InSight.

NASA Jet Propulsion Laboratory

Publicado el 23 abr. 2019.

Primero se detecta las vibraciones producidas por el viento marciano. Luego se detecta lo que parece ser vibraciones de actividad sísmica. Finalmente se detecta las vibraciones transmitidas al suelo por el brazo de la sonda.

Fuente:
  • NASA’s InSight Lander Captures Audio of First Likely ‘Quake’ on Mars

pdp.

Más torbellinos en Marte.

Los torbellinos son frecuentes.
Cuando el suelo está caliente, el aire se eleva en una columna vertical. Si a eso le agregamos vientos cruzados, tenemos un torbellino.
En Marte son frecuentes (Torbellinos en Marte | Pablo Della Paolera ).

En esta imagen tomada por la ExoMars se aprecia un (otro más…) torbellino en Marte.

 Imagen crédito: ESA/Roscosmos/CaSSIS, CC BY-SA 3.0 IGO

A su paso, dejan unos caprichosos rastros obscuros.
Se trata del suelo marciano debajo del polvo superficial. Al remover la capa de polvo de la superficie, queda a la vista el suelo gris azulado rico en basalto (Marte azul debajo del rojo | Pablo Della Paolera)

En esta imagen registrada en enero del 2019 de una región al noreste del cráter Copérnico , puede observarse que hay rastros de torbellinos incluso dentro de cráteres. Pasean por todas partes.

Referencia:

  • ESASpace in Images 2019 04Dust devil detail.

 

 

 

pdp.

Posible ferrovulcanismo en un asteroide.

El vulcanismo no es raro en el Sistema Solar.
Hay lunas donde existen criovolcanes, volcanes que expelen hielo no necesariamente de agua. Por ejemplo en Titán, hay volcanes que arrojan hielo de metano.
Hay asteroides con evidencias de ser ricos en hierro.
Ese tipo de objetos, pueden ser el núcleo rico en hierro de un planetesimal que no llegó a desarrollarse como planeta por una colisión que lo destruyó desde su evolución.
El núcleo de hierro bien pudo estar caliente y fundido en este proceso, por lo que al quedar expuesto comenzó un enfriamiento de afuera hacia adentro. Por fracturas en su corteza de hierro, pudo expulsar ese elemento en forma de ferrovulcanismo. El hierro así eliminado, pasó a formar la mayor parte de la corteza del asteroide.
Incluso, el cuerpo podía haber tenido algo de roca y sulfuros, los que quedaron bajo la corteza de hierro expulsado rodeando el núcleo, el que podría tener bolsillos de sulfuros y hierro.

Este puede ser el caso del asteroide (16) Psyche.

asteroid cross-section illustration

Ilustración del origen del ferrovulcanismo en Psyche – Crédito: ELENA HARTLEY

Ubicado en el cinturón asteroidal, su número 16 indica que es el 16to. en ser descubierto (en 1852), por lo que debe ser de tamaño considerable, y de hecho tiene unos 200 Kms. de ancho.

La NASA planea una misión a este objeto para el año 2022.

Si rotaba mientras se enfriaba su núcleo, entonces, llegó a tener un campo magnético, el que debió dejar evidencias en la superficie del asteroide y en sus rocas primigenias, así como lo hizo el campo magnético Terrestre en las antiguas rocas de nuestro Planeta.

Referencia:

Fuentes:

pdp.