Archivo de la etiqueta: Sistema Solar

Polvo co-orbital en los planetas interiores.

La principal diferencia entre un planetas y planetas enanos, es que los planetas tienen sus órbitas limpias de escombros (Planetas, enanos y menores, 03 jul, 2013, Pablo Della Paolera).
Con el tiempo, los planetas absorbieron o dispersaron esos escombros. Pero el polvo siempre vuelve. Se ha encontrado polvo co-orbital con la Tierra, Venus y Mercurio.

Illustration of circumsolar dust rings at Mercury, Earth, and Venus's orbit, with co-orbital asteroids in Venus's orbit

Ilustración crédito de NASA’s Goddard Space Flight Center/Mary Pat Hrybyk-Keith

Se trata de arcos o anillos de polvo sobre la órbita de estos planetas transladándose con ellos alrededor del Sol. La Tierra ya tenía su objeto co-orbital, su troyano, un objeto que la acompaña en su órbita como los troyanos a Júpiter (Primer asteroide troyano de la Tierra, 27 julio, 2011, Pablo Della Paolera).

Este polvo es el resultado de viejas colisiones entre objetos de la época de la formación del Sistema Solar. En el cinturón asteroidal ubicado entre Marte y Júpiter, las colisiones eran frecuentes y el polvo y pedruzcos así generados espiralaron hacia el Sol. En su camino, una parte de ese material fue capturado en las órbitas de los planetas interiores. Posiblemente haya polvo “suelto” o no co-orbitando un planeta, pero es posible que no lo podamos observar, como también se nos puede estar escapando de la observación el polvo acompañando a otros planetas del Sistema.

Referencia:

  • NASA, March 12, 2019, What Scientists Found After Sifting Through Dust in the Solar System.

Fuentes:

  • Evidence for a Circumsolar Dust Ring Near Mercury’s Orbit,  2018 November 21, Guillermo Stenborg et al.
  • Co-orbital Asteroids as the Source of Venus’s Zodiacal Dust Ring,  2019 March 12, Petr Pokorný et al.

pdp.

Anuncios

Farfarout destrona a Farout.

En los tiempos modernos que corren, la imagen de nuestro Sistema Solar ha cambiado.
Con el descubrimiento de los helados objetos más allá de Neptuno, Plutón se vio reclasificado a planeta enano. Sería el más cercano, y posiblemente el más grande, de estos objetos conocidos como miembros del Cinturón de Kuiper.

Sedna es un miembro de este conjunto que da nombre a un grupo de objetos conocidos como Sednitos. Todos comparten orientaciones orbitales similares, por lo que se piensa que existe un objeto mayor y lejano, el Planeta 9 o P9, que orienta gravitacionalmete sus trayectorias alrededor del Sol.

A fines del año 2018, se descubrió Farout, algo así como lejano.
Se trataba de un objeto del Cinturón de Kuiper a 120 veces nuestra distancia al Sol, superando al entonces más lejano Eris.
Sucede que Farout es tan lejano, que su movimiento es muy lento por lo que aún no se conoce con exactitud su órbita. Luego, todavía no se puede saber si tiene su trayectoria orientada como los Sednitos o al azar, como para confirmar o no la existencia de P9.

Luego de Farout, y a principios del año 2019 se anunció el descubrimiento de un objeto aún más lejano.
Bautizado como Farfarout (muy lejano) se encuentra a 140 veces nuestra distancia al Sol.

Ilustración crédito de NASA/JPL-CALTECH

Aún no se pudo determinar definitivamente su órbita como sucede con su antecesor, luego no sabemos si confirman o no la existencia de P9.
En caso afirmativo, P9 podría no existir.
Dicha orientación común podría ser causada por otro proceso gravitacional, o tal vez existan más de un planeta además de P9.

Referencia:

pdp.

 

Oumuamua sería esponjoso, tendría una estructura fractal.

Nuevos trabajos aportan más ideas de cómo este objeto aceleró su movimiento mientras se alejaba de Nosotros.
Los más aceptado es que resultó “empujado” por el viento Solar. (pdp, 30/oct./2018, ¿Oumuamua se coporta como (o es) una vela solar?, https://paolera.wordpress.com/2018/10/30/oumuamua-se-comporta-como-o-es-una-vela-solar/)
En su perihelio, la atracción Solar fue mayor que la acción del viento Solar, por eso no fue “soplado hacia afuera” y pudo orbitar el Sol en su trayectoria.
Con la distancia, la atracción disminuyó y permitió que el objeto sienta el empuje de la radiación Solar. Para esto, es importante su forma. Pero sucede que no es plano como una vela cuya superficie colecta el viento Solar. Luego, la otra explicación es que tiene muy baja densidad.
Teniendo en cuenta sus dimensiones y su masa, tendría una densidad bajísima, incluso menor que la del aire.
Para que esto sea posible, este objeto debería se poroso como una esponja; incluso con una estructura fractal como sucede con los cristales de hielo.
Recordemos que, matemáticamente, podemos decir que una estructura fractal es aquella que se contiene a sí misma. O sea que si ampliamos una parte de ella, nos encontramos con la misma estructura.

monocromo abstracto agua invierno fotografía rama hielo escarcha Fractal borroso plata Rocío Congelación hoja flor soltar joyería en blanco y negro Fotografía monocroma Accesorio de moda de cerca Fotografía macro

Imagen fractal publicada como fondo de pantalla en Wallhere

Así las cosas, Oumuamua se habría formado en las afueras del disco protoplanetario de una estrella joven, de menos de 100 millones de años y posiblemente cercana. Luego, por razones gravitatorias fue expulsado del sistema.

Referencia:

Fuente:

  • arXiv:1902.04100v1 [astro-ph.EP] 11 Feb 2019, COULD 1I/’OUMUAMUA BE AN ICY FRACTAL AGGREGATE EJECTED FROM A PROTOPLANETARY
    DISK? A FLUFFY RADIATION-PRESSURE-DRIVEN SCENARIO, 
    Amaya Moro-Martín.
    https://arxiv.org/pdf/1902.04100.pdf

pdp.

2019 AQ3, otro miembro de la familia de Atira.

Los asteroides en su mayoría se encuentran entre Marte y Júpiter.
Se dividen en familias y en cada familia los asteroides comparten características orbitales entre otras cosas.
Entre tantas familias, están los cercanos a la Tierra (NEO – Near Earth Objects), que son los que nos visitan pasando a distancias inferiores a un cierto valor.
Dentro de ellos, están los potencialmente peligrosos, que son los que además de pasar cerca, superan un cierto tamaño. Algunos son penetrantes, es decir que cruzan la órbita Terrestre, dando lugar a llamativas órbitas relativas a Nosotros en forma de herradura (pdp, 29/ago./2013, Las órbitas nefroidales…,https://paolera.wordpress.com/2013/08/29/las-orbitas-nefroides-relativas-a-la-tierra/).

Existe una familia conocida como la familia de Atira, por el asteroide 163693 Atira, el primero en en su tipo en ser descubierto.
Hoy se conocen unos 20 miembros de esa familia y todos tienen órbitas comprendidas entre el Sol y la Tierra. Aún se estudia si se formaron en esa región del Sistema o si fueron convergiendo con el tiempo por razones gravitatorias.
Uno de ellos es el recientemente hallado 2019 AQ3.

The orbit of 2019 AQ3 is tipped heavily with respect to Earth’s, takes it closer to the Sun than Mercury, and just a bit farther out than Venus. Credit: NASA/JPL-Caltech

Ilustración  crédito: NASA/JPL-Caltech

Tiene una órbita muy inclinada (respecto de la Nuestra), de unos47°, y muy elíptica, la que lo lleva más cerca del Sol que Mercurio pasando cerca de Venus.
Así se lo puede clasificar como un asteroide cercano a Venus.
Los asteroides de esta familia son difíciles de observar por estar cera del Sol, a menos que se los observe cuando se alejen mucho de Él por su gran inclinación orbital.

Se piensa que puede existir un familia de asteroides con órbitas interiores a la de Mercurio, los Vulcanoides, (en honor al supuesto planeta Vulcano entre Mercurio y el Sol).

Referencia:

Fuente:

pdp.

Misión JUICE al sistema Joviano.

Otros mundos habitables no tienen que ser necesariamente planetas.
Pueden ser satélites artificiales de mundos gaseosos y Júpiter con sus lunas heladas, es un ejemplo.
Para el estudio de las posibilidades de vida en ese tipo de mundos, la ESA (Agencia Espacial Europea) diseño la misión JUICE (Explorador de lunas heladas de Jovianas – JUpiter ICy moons Explorer).

La misión comenzará en el 2022, luego de sobrevuelos a la Tierra, Venus y Marte, JUICE llegará al sistema Joviano por el año 2029. Allí el gigante gaseoso, Ganímedes, Calisto y Europa, serán los principales objetos de estudio con los diferentes sensores a bordo.

Video: Juice’s Jovian odyssey.

Subido el 5 feb. 2019

Recodemos que el agua sometida a presión necesita más frío para congelarse. Por ese motivo, se congela sólo la superficie de las grandes masas de agua pero no sus profundidades.
Por esto, los estudios están orientados a los mares bajo la superficie de esas lunas, principalmente Ganímedes que es la única luna con magnetósfera.
La misión terminará en el 2034 cuando JUICE entre en órbita a 500 Kms. de altura sobre la superficie de Ganímedes y luego, ya sin propelente caerá en ese mundo.

Referencia:

pdp.

Gran Bertha y su material Terrestre.

No es raro hallar rocas de un mundo en otro.
En la Tierra se han hallado rocas de Marte. Tal es el caso de la catalogada como ALH84001 hallada en la Antártida a fines de 1984 (https://es.wikipedia.org/wiki/ALH84001). También se originaron en Marte las conocidas como Nakhlites halladas en Egipto (pdp, 05/oct./2017, Nakhla y los Nakhlites, https://paolera.wordpress.com/2017/10/05/nakhla-y-los-nakhlites/).
La catalogada como NWA7325, es altamente probable que provenga de Mercurio (pdp, 04/feb./ 2013, NWA7325 podría ser un pedazo de Mercurio, https://paolera.wordpress.com/2013/02/04/nwa-7325-podra-ser-un-pedazo-de-mercurio/)
Cuando un impacto meteórico arroja material violentamente, éste puede escapar del planeta, sobre todo si es de baja baja gravedad, y luego de vagar por el espacio interplanetario, cae en Casa.
La pregunta es: ¿pueden haber rocas Terrestres en otros mundos, expulsadas de aquí por procesos de este tipo? – Parece que la respuesta es afirmativa.

La misión Apollo 14 a la Luna, trajo a Casa una roca clasificada como 14321, familiarmente conocida como Gran Bertha (Big Bertha).

granbertha

Imagen de Gran Bertha (señalada por la flecha) hallada por Alan Shepard. Crédito NASA.

Con una masa de 9 Kgrs. y unos 32 cms. de ancho, fue hallada y recogida a unos 300 mts. del cráter de impacto Cone. Éste se encuentra entre los cerros que cruzan el cráter Fra Mauro de unos 80 Kms. de ancho.
El Mar Imbrium, es una planicie de 1000 Kms. que se formó de un tremendo impacto que rajó la superficie Lunar hasta la corteza permitiendo que la lava aflore y se solidifique. El material elevado en el impacto, cayó sobre Fra Mauro colaborando con la formación de cerros en su interior.

De esta manera, esa región es rica en material de la corteza Lunar.

Gran Bertha fue analizada y se encontró que contiene varios componentes. Entre ellos, hay Titanio y Circón con características difíciles de darse en la Luna. Esas características son comunes en la Tierra. Así es como Gran Bertha es muy probable que contenga material Terrestre.
Con una edad de unos 4 mil millones de años, su origen se ubica en la juventud de la Tierra cuando aún estaba caliente. Un impacto pudo arrojar material al espacio, el que cayó en la joven Luna, la que entonces estaba a la tercera parte de su actual distancia.
Así, Gran Bertha se formó con esos materiales como parte de ella en la corteza Lunar quedando expuesta luego del impacto que dio origen al Mar Imbrium.

Referencia:

Fuente:

pdp

Recreando cráteres de impacto.

Planetas, lunas y asteroides muestran cráteres de impacto.
Como su nombre lo indica, se producen por el choque de un objeto menor sobre la superficie. Se caracterizan por tener un borde más o menos delgado y a veces un pico central.
Ese pico aparece cuando el material desplazado bruscamente por la onda expansiva, retorna al centro del cráter en un efecto “rebote”. Algo similar ocurre cuando un objeto cae sobre la superficie de un líquido. Éste es desplazado y rápidamente vuelve al centro donde colapsa formando la salpicadura. Dependiendo del terreno, algunos son “escalonados” en su interior y otros facetados en su contorno (pdp, 02/oct./2015, Cráteres facetados, https://paolera.wordpress.com/2015/10/02/crateres-facetados/).

Pero los cráteres de impacto suelen tener otra característica: unos rayos de materia o estructuras radiales que salen de él recorriendo el terreno, a veces, hasta grandes distancias del impacto.

full Moon

Nótese los rayos de material que salen del cráter Tycho en la Luna (parte inferior de la imagen)- crédito Credit: Fred Locklear 

Se puede recrear la formación de un cráter de este tipo sin necesidad de grandes elementos.
Para eso debemos usar un material liviano como la harina. Este material desparramado sobre una superficie, nos permitirá arrojarle objetos desde cierta altura y provocar fácilmente cráteres sin necesidad de altas velocidades de impacto. Incluso podemos poner una capa de cocoa (chocolate en polvo) para ver el comportamiento de las diferentes capas de materiales.

Video: How to make craters (with flour, cocoa and a box)

Publicado el 18 jun. 2013.

Podemos arrojar objetos de diferentes pesos y formas e incluso con diferentes ángulos, variando la velocidad de impacto con la altura desde donde los soltamos.
Veremos que en algunas situaciones se generan las llamativas estructuras radiales de polvo.
Si el suelo es generosamente llano, obtendremos simples cráteres de impacto. Pero si el suelo está ondulado y el material está desparramado de una forma “desprolija”, entonces aparecerán las estructuras radiales de material eyectado.
Aparentemente, las ondulaciones del suelo hacen que el material expulsado tenga direcciones preferenciales produciéndose así los llamativos rayos de material.

Lo más interesante es que esto lo podemos recrear en casa.

Referncias:

Fuente: