Archivo mensual: abril 2014

LS 5039 es la contrapartida del brote gamma GRO J1823.

Hay estrellas binarias[1] donde una componente le entrega masa a la otra. Esa materia va cayendo en la destinataria en forma arremolinada, autofricciona, se recalienta y emite energía en todo el espectro electromagnético[2]. En algunos casos el pico de energía de observa en rayos X (binarias en rayos X) y otras veces en rayos gamma (binarias en rayos gamma). Este tipo de objetos pueden presentar chorros de materia desde la estrella receptora de masa.

Entre Abril del ’99 y Junio del 2000, se detectaron muchos estallidos (o brotes) de rayos gamma, entre ellos se destacó el no identificado (hasta el momento) catalogado como GRO J1823-12.
400px-Ss433_art_bigSu posición es consistente con una binaria en rayos gamma de gran masa catalogada como LS 5039 a 10 mil años luz de casa en latitudes sureñas de la Vía Láctea.
Esta binaria es una conocida fuente de rayos gamma, donde la emisión está modulada por la rotación de las componentes con un período de casi 4 días.
La emisión en rayos gamma entra en fase y contrafase con la emisión en rayos X en posiciones opuestas en las órbitas relativas. El máximo de radiación gamma, se observa en la configuración conocida como conjunción inferior[3], cuando la de menor masas está entre nosotros y su compañera.
LS 5039, muestra evidencias de chorros de materia observados en Radio[4], así, esta binaria de gran masa es un microcuásar[5].

Todo indica entonces que el microcuásar LS 5039 es la contrapartida (objeto relacionado) del brote de rayos gamma observada GRO J15039-12, el cual seguramente se debió a un brusco y temporal aumento de materia (un enorme grumo) caída en la estrella receptora.


Referencias:

  1. http://es.wikipedia.org/wiki/Estrella_binaria
  2. http://es.wikipedia.org/wiki/Espectro_electromagn%C3%A9tico
  3. http://es.wikipedia.org/wiki/Conjunci%C3%B3n_inferior
  4. http://es.wikipedia.org/wiki/Radioastronom%C3%ADa
  5. http://es.wikipedia.org/wiki/Microquasar

Fuentes:

pdp.

La rotación de Beta Pictoris-b.

PR16224_fig

Hoy en día, hay más de 1700 exoplanetas descubiertos. Algunos de ellos ya fueron fotografiados. Este es el caso del exoplaneta Beta-Pirctoris B (Beta Pic-b). Fue de cubierto en el año 2003 y confirmado en el 2009. Tiene una órbita casi del tamaño de la de Saturno.
A unos 63 años luz de casa (la luz tarda ese tiempo en llegarnos), tiene una masa de unas 10 masas jovianas y un radio de casi 2 radios jovianos, algo más de 100 mil Km. (la Tierra tiene 6300 Km.)
Su año tarda algo menos que 20 años terrestres. Lo llamativo es su recientemente medida velocidad de rotación sobre su eje (Spin). Rota en tan sólo 8 hs.
Beta Pic-b, es un planeta muy joven, de apenas unos 20 millones de años de dada, muy poco comparado con los 4500 millones de años de nuestro Planeta.
Como joven que es, es caliente y aún está en proceso de contracción. Para cuando se estabiliza en su tamaño definitivo, en unos cientos de millones de años, Beta Pic-b rotará más rápido, al contraerse aumentará el impulso angular (como el patinador que junta sus brazos) y tendrá un “spin” de 3 hs.
Actualmente, con la alta rotación que tiene, debe estar deformado en su Ecuador adquiriendo una remarcada forma alargada.

Imagínense una pelota de 100 mil Km. de radio girando a razón de 3 vueltas por día terrestre (cada 8 hs.) y luego dando 8 vueltas por día terreste (cada 3 hs.)

En imagen aplicable con un Click, se aprecia al exoplaneta donde la estrella hospedante (Beta Pic) fue tapada para que su luz no encandile.


 

Fuentes:

pdp.

Planetas que pueden influir en sus estrellas hospedantes.

1294852815130En la Naturaleza los cuerpos interactúan de diferentes maneras. Es sabido que la actividad magnética de una estrella afecta la evolución y el comportamiento de la atmósfera de un planeta a su alrededor. Un ejemplo de esto son las auroras polares en la Tierra[1].
También se pensó en que un exoplaneta masivo, de tipo joviano, podría afectar la actividad magnética de su estrella hospedante.
El estudio de los sistemas 55 Cnc AB[2], ν And AB y Tau Boo AB[3] permitió detectar que sus estrellas anfitrionas tienen mayor actividad magnética que las estrellas que no tienen jovianos cerca de ellas.
Esto puede deberse a dos mecanismos. Uno puede ser la transferencia de impulso angular por mareas (arrastre) gravitatorias a las partes exteriores de la estrella por parte del planeta a lo largo de su órbita. Esto, inhibe la disminución de rotación de las capas exteriores de la estrella. Otro puede ser el desacoplamiento de la estrella del material circumestelar a través de las brechas hechas por el planeta joviano en el disco protoplanetario.
En ambos casos, la estrella ve favorecido su campo magnético.


Referencias:

  1. http://es.wikipedia.org/wiki/Aurora_polar
  2. http://en.wikipedia.org/wiki/55_Cancri_b
  3. http://es.wikipedia.org/wiki/Tau_Bo%C3%B6tis_b

Fuente:

pdp

Dos familias de estrellas WN en la Nube Mayor de Magallanes.

Las estrellas de tipo Wolf Rayet (WR)[1] son estrellas calientes, masivas y evolucionadas que suelen tener material a su alrededor expulsado por ellas mismas. Se clasifican en WN que son las ricas en Nitrógeno y son las más luminosas; WC ricas en carbono y WO ricas en Oxígeno.

La Nube Mayor de Magallanes (NMM)[2], es una galaxia satélite a la nuestra y muestra indicios de ser un término medio entre espiral enana y una irregular enana. La formación estelar en esta galaxia no sigue los mismos caminos que se observan en la Vía Láctea (VL).

CapturaSe realizó un estudio de estrellas de tipo WR en la NMM y se observó que se dividen en dos familias.
La muestra consistió en 107 estrellas del tipo WN y, si realmente no son binarias, se separaron en dos familias claramente distinguibles.
El 12% de las estrellas tiene luminosidades superiores a 1 millón de veces la luminosidad del Sol y provienen de masas iniciales muy elevadas. El 88% restante tiene poco o nada de hidrógeno, luminosidades desde 100 mil veces la del Sol y no llegan a tener la de las otras. Estas últimas provienen de masas iniciales de 20 a 40 masas solares. Este rango de masas iniciales es observado también en la VL.
Lo curioso, es que los modelos actuales de evolución estelar no predicen correctamente lo que se observa.  Por un lado, las luminosidades y masas iniciales no concuerdan con lo que predice el modelo; por otro, los radios estelares son mayores a los predichos y las temperaturas superficiales son menores a las que deberían según la teoría.
Esto podría ser explicado a través de un proceso de inflación sub-fotosférico (debajo de la fotósfera de la estrella[3]).
En la imagen (ampliable con un Click) se observa las estrellas estudiadas, donde las marcadas dentro de círculos corresponden a la región conocida como 30 Dorado[4].


 

Referencias:

  1. http://es.wikipedia.org/wiki/Estrella_de_Wolf-Rayet
  2. http://es.wikipedia.org/wiki/Gran_Nube_de_Magallanes
  3. http://es.wikipedia.org/wiki/Fotosfera
  4. http://es.wikipedia.org/wiki/Nebulosa_de_la_Tar%C3%A1ntula

Fuentes:

pdp.

Los exoplanetas como Kepler-186f, ¿confirman el Gran Filtro?

La pregunta acerca de si estamos o no solos en el Universo no es nueva.  Según escribió Carl Sagan[1] en su libro “El cerebro de Broca”[2], cuando se observaron las lunas de Júpiter por primera vez en los años 1600, aquellos científicos pensaron que esa gran cantidad de lunas era para orientar de noche a los navegantes que debería haber en Júpiter.
El proyecto SETI[3], basa su búsqueda de vida inteligente en otros mundos en el ruido que debería hacer una civilización tecnológicamente desarrollada en el espectro electromagnético. Por ejemplo, nuestras señales de radio, en particular la de los radares, salen al espacio y pueden ser detectadas a muchos años luz por instrumentos sensibles.

Enrico Fermi, en los años ’50, ya planteaba su paradoja (Paradoja de Fermi[4]) en relación a la no detección de vida inteligente frente a las cada vez mayores probabilidades de su existencia. Por otro lado, el descubrimiento de exoplanetas, prometía aumentar más esa probabilidad. Incluso, se comenzó a desarrollar técnicas orientadas a la detección de formas de vida[5] como las que se dieron en la Tierra, haciendo observaciones en el infrarrojo.
Luego hizo su aparición “El Gran Filtro”[6]. Según esta teoría, la Humanidad está muy amenazada de sufrir desastres provocados por Ella misma. De esta manera, una civilización inteligente y tecnológicamente desarrollada, podría autoextinguirse a corto plazo.
En nuestro caso, ¿vamos camino a eso o simplemente ya pasamos por ese filtro?
No olvidemos que hallar evidencias de civilizaciones inteligentes en exoplanetas, permite saber si somos capaces de sobrevivir a nuestro propio desarrollo, si es que ellos lo hicieron.

imagesEl descubrimiento del exoplaneta  Kepler- 186f[7] fue algo sorprendente ya que se trata de un planeta del mismo tamaño y tipo que el nuestro, en zona habitable alrededor de su estrella, por lo que está en condiciones de tener vida tal como la conocemos.
A 500 años luz de casa, este planeta tiene la edad suficiente para haber desarrollado vida. De haber una civilización desarrollada tecnológicamente, su ruido electromagnético debería llegar hasta nosotros como para ser detectado por alguno de nuestros sensibles detectores.
Como sea, todo apunta a que la vida en exopolanetas (incluso inteligente) es cada vez más probable pero sigue sin detectarse.
Si se trata de vida microbiana o más compleja, es cuestión de tiempo para que sea detectada con las técnicas en desarrollo. La pregunta es ¿dónde está la evidencia de vida inteligente extraterrestre?
Hasta ahora, todo indica que la vida inteligente es muy difícil de darse (aquí se dio con mucha suerte) o, como es propensa a auto aniquilarse, ya lo hizo.
En este sentido, la Astronomía no sólo nos ubica en el Universo sino que, además, nos muestra cuán frágiles y efímeros  somos, demostrando que somos capaces de auto-regular nuestra existencia en el Universo.


 

Referencias:

  1. http://es.wikipedia.org/wiki/Carl_Sagan
  2. http://es.wikipedia.org/wiki/El_cerebro_de_Broca
  3. http://es.wikipedia.org/wiki/SETI
  4. Paradoja de Fermi – http://es.wikipedia.org/wiki/Paradoja_de_Fermi
  5. On the effects of the evolution of microbial mats and land plants on the Earth as a planet. Photometric and spectroscopic light curves of paleo-Earths – http://arxiv.org/abs/1302.4232

  6. The Great Filter – Are We Almost Past It? – http://hanson.gmu.edu/greatfilter.html

  7. Kepler-186f, the first Earth-size Planet in the Habitable Zone – http://www.nasa.gov/ames/kepler/kepler-186f-the-first-earth-size-planet-in-the-habitable-zone/#.U1qNklV5OSp

 

 

pdp.

Un protoplaneta y su disco circumplanetario en LkCa 15.

Con la detección de material circumestelar del cual se forman los planetas, el estudio se enfocó al de los espacios o estructuras espirales hallados en ellos. Estos patrones están formados gravitacionalmente por la presencia de protoploanetas o planetas. Luego de la detección de explanetas, la búsqueda está orientada a encontrar discos circumplanetarios.

CapturaLas observaciones de la joven estrella LkCa 15, sugieren la presencia de un disco circumestelar de unas 45 Unidades Astronómicas (UA = 150 millones de Km. = radio orbital terrestre). Cerca de su centro (cera de la estrella),  se detectó la presencia en Radio ondas de una fuente compacta, que puede ser de polvo caliente o gas ionizado. Así es como se estaría ante un protoplaneta, LkCa 15-b, de más de 5 masas jovianas (hasta 10 a lo sumo). Los modelos sugieren que tiene un disco circumplanetario de entre 0,2 UA a 1,7 UA con una tasa de acreción de 6 millonésimas de masas jovianas al año y una masa inferior a 1 décima de masa joviana.
En la imagen, se aprecia el anillo alrededor de la estrella remarcando el radio de 45 UA con una elipse verde. A la derecha se muestra una ampliación donde señala con un triángulo la posición del posible protoplaneta.

Esta estrella está localizada en la constelación de Tauro y el aspecto de su material circumestelar, el protoplaneta y su material circumplanetario pueden apreciarse en esta ilustración de Karen L. Teramura, UH IfA.
LkCa15_b-580x463


 

Fuentes:

pdp.

Relaciones globales entre climas manifiestas en nubes noctilucentes.

El tiempo[1] es lo que transcurre entre dos eventos, pero también de llama tiempo al estado meteorológico de un lugar. Siempre se habló del tiempo y el clima[2] confundiéndolos. El tiempo está dado por las condiciones meteorológicas del momento, por ejemplo, el tiempo de hoy es fresco y soleado. El clima, en cambio, son las condiciones generales dentro de las cuales se dan los distintos estados del tiempo.

Las nubes noctilucentes[3], son nubes que se forman en la alta atmósfera, en lo que se conoce como mesósfera[4]. Allí, los meteoritos al desintegrarse, dejan partículas conocidas como “humo meteórico”. Alrededor de ellas, se condensa humedad y al congelarse, los cristales de hielo hacen brillar de color azulado a esa nube así formada.

Se han hallado mecanismos que relacionan a nivel global (de Polo Norte a Sur) el tiempo y el clima y eso se observa en el comportamiento de las nubes noctilucentes. Por ejemplo, las temperaturas de algunas regiones del Hemisferio Norte se relacionan con la intensidad de las nubes noctilucentes del Polo Sur (Antártida).
Sucede que los vientos existentes en la estratósfera[5], no sólo actúan sobre el clima y el tiempo local sino que, además, modifican las condiciones reinantes en la mesósfera alterando la concentración de partículas y por lo tanto el brillo de las nubes noctilucentes. Así, surgen más evidencias de los mecanismos que relacionan el tiempo y el clima en todas partes del Planeta.


 

Referencias:

  1. http://es.wikipedia.org/wiki/Tiempo
  2. http://www.tutiempo.net/silvia_larocca/Temas/Met.htm
  3. http://www.ngenespanol.com/articulos/492991/son-nubes-noctilucentes/
  4. http://es.wikipedia.org/wiki/Mesosfera
  5. http://es.wikipedia.org/wiki/Estratosfera

 

 

Fuente:

 

 

pdp.