Archivo mensual: agosto 2017

Satifacciones, extrañas y conflictivas.

Muchos videos nos dan placer por diferentes motivos: por su final feliz, por sus imágenes que nos traen recuerdos y por muchos motivos más.
Hay videos “extrañamente satisfactorios” y son aquellos donde apreciamos movimientos cíclicos o repetitivos, no necesariamente periódicos.

Supongamos que observamos un video donde dos cerezas cuelgan libremente de sus cabos.

satisfying-1

Animación publicada en Discover, The Crux (ver enlace en imagen)

No hace falta saber mucha física para saber que la gravedad hará que oscilen como péndulos y, si sus movimientos están en el mismo plano (como parece) seguramente terminarán chocando.
Si seguimos observando veremos que… Ahhh… estábamos en lo correcto. Es más, hasta las gotas de agua se sacuden como esperábamos.
Si por algún motivo las cerezas no chocaran, algo nos habría molestado, algo no estaría bien.
Ahí está el detalle, la satisfacción de que todo termina como debería terminar y eso está relacionado con la satisfacción de la “tarea cumplida”, razonamos bien.

Por algún motivo, en las personas que sufren Trastorno Obseso Compulsivo (TOC), el cerebro no recibe la señal de tarea cumplida y sienten la necesidad de repetirlas o revisarlas varias veces. Es por eso que no suelen sentir esa extraña satisfacción ante este tipo de videos.

A veces, sentimos una satisfacción ante el resultado de un evento; cuando ese resultado es el que esperábamos; o sea, acertamos con un pronóstico, otra vez… tarea cumplida.
Esa satisfacción se vuelve extraña si el evento fue contraproducente o perjudicial para alguien. Así sentimos la extraña sensación de que nos alegra un desenlace que perjudica a alguien. Aparece un conflicto de emociones, ¿acaso nos satisfase la desgracia agena?
En realidad no nos da satisfacción el perjuicio que sufre el prójimo, sino el haber razonado correctamente y acertar en la predicción de lo que iba a suceder.

Referencia:

Fuente:

pdp.

Volcanes bajo el hielo Antártico.

En la Antártida hay volcanes dormidos como el Monte Erebus y el Sidley.

The summit of Mt. Erebus. (Credit: Wikimedia Commons)

Cumbre del Mte. Erebus – Imagen Wikipedia Commons.

La forma de “conos” rocosos que los caracterizan, se deben a la acumulación de roca fundida expulsada y acumulada a su alrededor. Por eso guardan una relación característica entre su altura y su ancho.
A través de estudios de radar, se buscaron estructuras rocosas que mantengan esa relación. Así se hallaron más de 100 volcanes bajo el hielo, de los cuales hay 91 previamente desconocidos.

Que los volcanes antárticos no estén actualmente activos, no es sinónimo de que la Antártida no esté geológicamente viva. Hay evidencias de flujos de calor bajo la capa de hielo.
El Monte Erebus estuvo activo durante poco más de un millón de años y nada asegura que no despierte algún día.

Actualmente la capa de hielo Antártico es de 1 a 2 Kms. de espesor. Si sigue adelgazando, la presión por el peso del hielo sobre la boca de los volcanes bajo el hielo disminuirá favoreciendo la liberación de gases. Eso ayuda al derretimiento de la roca y estimula las erupciones. Esto derretirá más hielo, lo que favorecerá a la aparición de más erupciones y así comienzará un ciclo de realimentación.

Referencia:

Fuentes:

pdp.

Ambientes favorables para las SNSLs (el caso de SN 2017egm)

Las supernovas (SNs) son la explosiva muerte de estrellas masivas.
Estos eventos no son todos iguales, por lo que hay SNs de diferentes tipos según las estrellas progenitoras de esa explosión.
Hay una cierta relación entre las galaxias que hospedan SNs y el tipo de éstas. Aparentemente, las diferentes SNs se originan en galaxias donde reinan las condiciones favorables para determinadas estrellas masivas progenitoras de esos eventos (pdp, 12/sep./2013, Clasificación de Supernovas por el Tipo de Galaxia Hospedante, https://paolera.wordpress.com/2013/09/12/clasificacion-de-supernovas-por-el-tipo-de-galaxia-hospedante/).

Las SNs superluminosas de tipo I (SNSLs), se suelen dar en galaxias de baja metalicidad, es decir de poca cantidad de elementos más pesados que el Hidrógeno (H) y el Helio (He) (o sea, regiones ricas en esos elementos) y de alta formación de estrellas enanas.

La galaxia espiral NGC 3191 en Osa Mayor a unos 400 millones de años luz de casa, tiene alta metalicidad y es anfitriona de la SNSL 2017egm, la más cercana a nosotros hasta la fecha (agosto 2017).

SDSS DR14 image of the massive spiral galaxy NGC 3191; the cross-hairs mark the position of SN 2017egm. Image credit: SDSS.

Imagen de NGC 3192. La cruz señala el lugar cercano al núcleo galáctico donde se produjo la SN 2017egm. Imagen crédito CDSS

En la región oeste de esta galaxia, se dio un evento de formación estelar posiblemente debido a interacciones con su galaxia vecina MGC+08-19-017 a unos 135 mil años luz de ella.

ngc3191MCG

Imagen de NGC 3191 y su cvecina MGC+08-19-017 publicada en el trabajo de L. Izzo et al.

La región que rodea a esta SNSL, está dominada por estrellas de dos poblaciones o generaciones diferentes. Unas, las más jóvenes, tienen entre 2 y 10 millones de años de edad y bajas metalicidades. Este es el tipo de estrellas que suelen ser precursoras de ese tipo de SNSLs.

Todo indica que las estrellas precursoras de SNSLs son masivas (más de 20 veces la masa del Sol) y con bajas metalicidades (ricas en H y He) en ambientes que pueden darse en galaxias masivas de tipo espiral barradas (tipos tardíos o más “hacia la derecha” en la clasificación de galaxias).

Referencia:

Fuente:

  • Astronomy & Astrophysics, August 15, 2017, The host of the Type I SLSN 2017egm: A young, sub-solar metallicity environment in a massive spiral galaxy, L. Izzo et al.
    https://arxiv.org/pdf/1708.03856.pdf

pdp.

Nuevo tipo de estrellas variables (a Junio del 2017).

Las estrellas variables, como su nombre lo indica, son capaces de variar su brillo.
Las hay de diferentes tipos, desde cariables de corto a largo período y hasta semiperiódicas; eclipsantes, pulsantes y catacísmicas (VIGIACOSMOS, julio 29, 2014, ESTRELLAS VARIABLES: Tipos y Clasificación, http://www.vigiacosmos.es/tipos-y-clasificacion/).

Se ha encontrado un nuevo tipo de estrella variale.
Se trata de las pulsantes azules de gran amplitud (BLAP del ingés Blue Large Amplitude Pulsators).
Son azules de unos 30 000 K de temperatura superficial.
Con algunas similitudes con las sub-enanas, pero mucho más brillantes y de menor gravedad superficial, luego, más grandes.
Se trata de gigantes de baja masa con grandes amplitudes de variación de brillo; ésto implica que las variables de tipo BLAP, no son sub-enanas “oscilantes” sino un tipo propio de variables donde todas comparten temperaturas, gravedades superficiales y abundancias de Helio.

1

Espectros (distribución) de energía de tres estrellas BLAP. Crédito: Gemini Observatory/AURA/NSF

El análisis de los espectros de enería de tres estrellas de tipo BLAP demuestra que comparten propiedades distinguiéndolas de otros tipos de variables, lo que es eviencia de que se trata de una nueva clase bien definida.

Referencia:

Fuente:

pdp.

Sobre el origen de los planetas de ultra corto período.

Estudiando otros sistemas planetarios, hallamos exoplanetas de tipo supertierra y exoplanetas de período ultra corto (USP – del inglés Ultra Short Period).
Los primeros son rocosos y tienen un tamaño similar al doble de la Tierra. Si bien son abundantes, en nuestro Sistema no hay supertierras.
Eso se debe al trabajo de “limpieza” realizado por el joven Júpiter. En una ubicación más cercana al Sol, fue absorbiendo y dispersando material. Así, no había mucho para que los planetas rocosos crezcan mucho. Luego, Júpiter se retiró a su actual órbita (pdp, 21/jun./2017, ¿Por qué no hay super-Tierras en el Sistema Solar?, https://paolera.wordpress.com/2017/06/21/por-que-no-hay-super-tierras-en-el-sistema-solar/).

Los exoplanetas USP, son rocosos de no más del doble del tamaño terrestre, en órbitas cercanas a la estrella y con períodos muy cortos, inferiores a un día de los nuestros.
Los modelos de formación planetaria no podían explicar satisfactoriamente a ese tipo de objetos tan cercanos a su estrella hospedante. Entonces se pensó en núcleos de exoplanetas Jovianos. Éstos, habrían perdido sus partes exteriores gaseosas por el viento estelar.

2

Ilustración de un joviano evaporándo sus capas gaseosas. Crédito: NASA/Ames/JPL-Caltech.

Pero las estrellas hospedantes de los Jovianos son ricas en metales (elementos más pesados que el Hidrógeno y el Helio) y las hospedantes de USP no lo son. Es más; las estrellas con planetas de corto período y tamaños de hasta 4 veces el terrestre tienen más metales.
Luego, estos exoplanetas serían núcleos de Jovianos evaporados, digamos de sub-Neptunos.

Referencia:

Fuente:

pdp.

La visita de 2012 TC4 en octubre 2017.

En octubre del 2017 tendremos la visita de un asteroide de la familia Apolo.
Se trata de 2012 TC4.

 Imagen crédito: ESO / ESA NEOCC / O. Hainaut (ESO), M. Micheli (ESA) & D. Koschny (ESA), CC BY-SA 3.0 IGO

Esta familia de asteroides penetra la órbita terrestre por lo que muchos de ellos son visitantes cercanos (Wikipedia, Asteoide Apolo, https://es.wikipedia.org/wiki/Asteroide_Apolo).
En este caso, su acercamiento máximo a nosotros será de 44 mil Kms., lo que permitirá observarlo y probar técnicas relacionadas con este tipo de eventos.
No hay riesgo alguno.
Se trata de un objeto cuyo tamaño oscila entre los 15m. y los 30m., del mismo tamaño que el que penetró la atmósfera terrestre y allí estalló en Chelyabinsk en febrero del 2013.

 

Referencias:

Fuente:

pdp.

Relatividad en la órbita Mercuriana y en torno a Sgr.A*

En escenarios donde hay grandes energías involucradas, la Relatividad explica los eventos que allí se producen.
En esos ambientes, las grandes velocidades involucradas producen variaciones en las medidas de las masas, y en las escalas de tiempo y espacio. Así, se espera observar alteraciones en las trayectorias de los cuerpos sometidos a esas condiciones.

Primero fue el caso de Mercurio.
Se observaron variaciones en su punto más cercano al Sol (perihelio), lugar donde desarrolla la máxima velocidad orbital. Al principio, la variaciones en su trayectoria fueron asociadas a perturbaciones provocadas por Vulcano, un supuesto planeta interior a la órbita Mercuriana.
Pero las correcciones relativísticas se ajustaban a las observaciones y se explicó lo observado; esto pasó a ser una evidencia de la validez de la Relatividad (Molwick, Precesión anómala del perihelio de mercurio, J. Tiberius, http://www.molwick.com/es/leyes-gravitacionales/177-mecanica-celeste-mercurio.html).

En el centro de la Vía Láctea, a unos 25 mil años luz de casa, vive Sagitarius A* (Sgr.A*), nuestro agujero negro supermasivo de unos 4 millones de masas como la del Sol.
En torno a Él, orbitan estrellas a altísimas velocidades; entre ellas, la catalogada como S2.
Su órbita calculada “clásicamente” no coincide con las observaciones, las que son ajustadas perfectamente con las correcciones relativísticas.

Otra vez queda verificada esta teoría, en este caso, en lo que se refiere a las órbitas de objetos que aceleran a grandes velocidades en sus periastros.

Image of the Galactic Centre

ESO/MPE/S. Gillessen et al.

Estudios de tipo de esta estrella seguirán en el año 2018 cuando S2 alcance su periastro en torno a Sgr.A* y logre su máxima velocidad orbital.

Referencia:

Fuente:

pdp.