Archivo de la categoría: Geofísica

Nubes orográficas en Marte.

Moverse a sotavento es hacerlo en el sentido de los vientos, en realidad, llevado por ellos.
Así es que hay nubes a sotavento llamadas orográficas. Como todas, son llevadas por los vientos pero muestran una característica. Los vientos copian el relieve, o sea que se elevan y descienden por las laderas de las montañas, y las nubes llevadas por ellos los acompañan en ese movimiento.
Cuando una nube a sotavento sube a mayor altura siguiendo la elevación del terreno cercano a una montaña, se enfría y condensa la humedad que contiene. De esta manera, puede llegar a descargar esa humedad en forma de lluvia.

En Marte hay una tenue atmósfera con algo de humedad. El aire en movimiento lleva a sotavento muy débiles nubes, las que se transforman en orográficas, cuando ascienden por encima del terreno que se eleva cerca de una montaña o volcán.
Eso observó el 10 de octubre del 2018 Mars Express en órbita Marciana.

Date: 25 October 2018
Satellite: Mars Express
Depicts: Cloud formation near Arsia Mons
Copyright: ESA/GCP/UPV/EHU Bilbao, CC BY-SA 3.0 IGO

Al oeste del volcán Arsia Mons de 20 Kms. de altura, se nota presencia de una “pluma blanca” de 1500 Kms.
Se trata de una nube orográfica moviéndose sobre la elevación del terreno. Al enfriarse condensó la humedad que contenía transformándose en una nube de hielo de agua.
¿Habrá precipitado ese día en Arsia Mons?

Fuente:

pdp.

Anuncios

Lineal virgae en Dione.

Dione, la Saturnina luna de 1000 Kms. de diámetro, sorprende por unas llamativas finas rayas brillantes en su superficie.
Lunas de Saturno como Dione y Encelado, tienen hielos en su superficie. Además presentan características tales como acantilados de hielos y fracturas.

Enceladus

Fracturas y acantilqados de hielo en Encelado – Crédito: SPACE SCIENCE INSTITUTE, JPL/NASA

Esas fracturas, en particular las de Encelado, se deben al trabajo gravitacional que siente la luna. Las fuerzas gravitatorias del Planeta e incluso de lunas vecinas, fracturan el hielo, el que al volver a cerrarse deja esas llamativas marcas.

Pero Dione muestra unas curiosas, finas y paralelas líneas brillantes.

Líneas brillantes en Dione – Crédito: misión Cassini – E. MARTIN AND D. PATTHOFF/GRL 2018.

Con longitudes de 10 a 100 Kms. y anchos menores a 5 Kms., son paralelas entre ellas y con el ecuador de la luna. También observadas en menor escala en la luna Saturniana Rea, estas líneas bautizadas lineal virgae, parecen ser recientes. Acompañan el relieve del terreno, como depositadas sobre él, por lo que no parecen estar relacionadas con el material subyacente del suelo. Aparentemente fueron creadas por un proceso que “vino desde arriba”, o sea exógeno.
Se piensa que se trata de material caído a la luna desde el espacio. Puede tratarse de polvo del impacto de micrometeoritos en objetos Troyanos que comparten su órbitas, tales como las pequeñas lunas Helena (https://es.wikipedia.org/wiki/Helena_(sat%C3%A9lite)) y Pollux (https://es.wikipedia.org/wiki/Pollux_(sat%C3%A9lite)).
Otra opción es que ese polvo proviene de los anillos Saturnianos.

Referencia:

Fuente:

pdp.

Tromentas de polvo en Titán.

Titán, la luna Saturnina tiene otra propiedad compartida con la Tierra y Marte.
Su nombre se debe a que durante una época se la consideró la mayor luna del Sistema Solar. Hoy en dia comparte ese título con la joviana Ganímedes.
La sonda Cassini nos dio mucha información de ella (pdp, Titán, https://paolera.wordpress.com/tag/titan/).
Era sabido que mostraba un ciclo de metano, como en Casa es el del agua. Ahora, muestra una propiedad que hasta ahora sólo se encontraba en nuestro Planeta y en Marte. Titán presenta tormentas de polvo generada por fuertes vientos.

Imagen crédito NASA/JPL-Caltech/University of Arizona/University Paris Diderot/IPGP/S. Rodriguez et al. 2018.

 

Titán tiene clima, cambios estacionales. Luego, no es raro que haya masas de “aire” en movimiento. Las tormentas de metano estarían precedidas por fuertes vientos que levantan polvareda de las dunas de Titán.

Referencia:

Dawn en su órbita más baja (a Junio del 2018)

Luego de cierto tiempo (al menos para mí) hay novedades de la misión Dawn en Ceres.
La nave entró en la órbita más baja desde que arribó al protoplaneta detenido en su evolución; es más, es una de las órbitas más bajas que haya tenido un orbitador de NASA. A una altura de la superficie de unos 30 Kms. obtuvo imágenes detalladas de la conocidas manchas brillantes.

Close-up image of the Vinalia Faculae in Occator Crater

Imagen de la brillante mancha blanca Vinalia Faculae en el cráter Occator del 14/jun/2018 a 39 Kms. de altura. – Crédito:  NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

Se confirma que se trata de sales altamente reflectantes producto de criovulcanismo.
Los criovolcanes arrojan agua helada y hielos provenientes de depósitos sub-superficiales. En este caso, se conjetura con que hay depósitos de agua salada bajo la superficie Ceresiana.
En esta nueva órbita, Dawn podría detectar actividad geológica, si es que Ceres la tiene, evidencias de agua bajo la superficie y hasta alguna eyección de agua y hielos por alguna grieta. En este último caso, tal vez se detecten elementos necesarios para la vida tal como la conocemos.

Referencia:

Fuente:

pdp.

Impacto y avalancha en Arabia Terra, Marte.

Un impacto en Marte muestra su material obscuro provocando una avalancha.
Marte está recubierto de una capa de fino polvo rojizo y brillante. Debajo hay material basáltico de color gris azulado. Ya se había dicho que Marte es azul debajo de su aspecto rojizo (pdp, 14/ago./2012, Marte azul debajo del rojo, https://paolera.wordpress.com/2012/08/14/marte-azul-debajo-del-rojo/). Cuando algo remueve la fina capa superficial, se manifiesta el material obscuro que hay debajo de ella. Eso suele pasar con los retrocohetes de las misiones de bajaron en Marte y con los impactos meteóricos.
Estos impactos, generan cráteres que muestran el material que hay bajo la superficie.
En la región Marciana conocida como Arabia Terra (https://es.wikipedia.org/wiki/Arabia_Terra), sucedió algo por el estilo.

No hace mucho, un asteroide de medio metro de diámetro, impactó el suelo dejando un cráter de unos 5 mts. de diámetro. Eso produjo una avalancha de polvo, el que al ir terreno abajo, fue barriendo el suelo dejando ver el material basáltico que hay debajo. Ese barrido llegó a casi un Km. de distancia hasta un cráter anterior. Parte de la avalancha lo rodeó y parte entró en él.

Alrededor del impacto generador de la avalancha, se observan otros menores donde quedó expuesto el material de debajo del suelo. Es muy probable que se trate de impactos de fragmentos que se hayan separado del cuerpo principal por la fricción de la sutil atmósfera Marciana.
Esta avalancha no es muy antigua ya que el viento Marciano tiende a cubrirla con polvo nuevamente. Mirando con atención a la izquierda de esta avalancha, hay restos de otra más antigua y ancha (como una suave pincelada en la foto) que fue disimulada por el tiempo.

Referencia:

Fuente:

pdp.

Imágenes finales tomadas por Rosetta (aquí está Philae)

Siempre quise saber cómo era la superficie de un cometa y Rosetta me la mostró (https://es.wikipedia.org/wiki/Rosetta_(sonda_espacial)).
Esta sonda visitó el cometa 67P/C-G (https://es.wikipedia.org/wiki/67P/Churyumov-Gerasimenko) en 2014 luego de 10 años de viaje, mostrándonos su forma bilobular o de patito de hule.

File:Comet 67P on 19 September 2014 NavCam mosaic.jpg

Mosaico de cuatro imágenes tomadas por la cámara de navegación de Rosetta (NavCam) el 19 de septiembre de 2014 a una distancia de 28,6 km del centro del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. Imagen publicada en Wikipedia crédito de ESA/Rosetta/NAVCAM.

Hoy, 21 de junio del 2018, solsticio de invierno para el Hemisferio Sur, la Agencia Espacial Europea (ESA) publica imágenes obtenidas por Rosetta, incluso una donde se encuentra la sonda Philae; el módulo de descenso que el 12 de noviembre del 2014 falló en posarse sobre el cometa en forma satisfactoria.

Imagen crédito de ESA/Rosetta/MPS for OSIRIS Team MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA

En esta imagen, la vista está dominada por una estructura de forma cuasi rectangular. Se trata de un pedazo de la estructura en capas (estratificada) del cometa.
Esta imagen, con una resolución de casi 5 cm. por pixel a una distancia de 2,5 Km., fue tomada por el 30 de agosto del 2016 y en ella puede verse a Philae.

Imagen crédito de ESA/Rosetta/MPS for OSIRIS Team MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA

Lo que se observa es una “pata” de Philae volcado sobre uno de sus lados.

 

Video: Rosetta’s final images.

European Space Agency, ESA

Publicado el 21 jun. 2018.
Fuente:

pdp.

La erosión en la Luna.

La erosión es un sutil proceso de desgaste.
Las partículas en los extremos puntiagudos y en filosas crestas, se encuentran en un equilibrio inestable. Son las primeras en desprenderse ante la menor acción ejercida sobre ellas, por ejemplo, por parte del flujo de algún fluido como ser agua o masas de aire.

En planetas como el Nuestro hay erosión que modifica el suelo. Ese trabajo está dado principalmente por el viento. Por este motivo, los cráteres en la Tierra no sólo son pocos comparados con otros miembros del Sistema Solar, sino que también están erosionados por el viento y disimulados por la vegetación y la acción de los terremotos y vulcanismo.

En la Luna no hay viento, pero sí hay erosión y lunamotos; ambos modificadores del suelo.
La erosión está ejercida por la acción de micrometeoritos y las partículas del viento Solar, los que impactan y desplazan a las partículas del fino polvo Lunar.
Si bien ese proceso es muchísimo más lento que en Casa, en la Luna no hay apuro, allí, estos agentes tienen todo el tiempo necesario.
Los lunamotos están causados por la acción gravitatoria entre la Luna y Nosotros, sobre todo en épocas de máximo acercamiento (periastro). Éstos se encargan de mover el suelo reacomodando todo lo que se pueda mover, lo que a su vez rellena los pequeños cráteres.
Los grandes impactos no sólo producen un cráter, sino que también pueden producir sacudones en el terreno, lo que al igual que un lunamoto, reacomoda material liviano.

En imágenes obtenidas por el Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO) se observan cráteres de diferentes edades y por lo tanto erosionados de manera distinta. Los cráteres más “frescos” suelen tener sus picos centrales más finos (pdp, 21/ago./2015, Algo sobre la formación de los cráteres de impacto, https://paolera.wordpress.com/2015/08/21/algo-sobre-la-formacion-de-los-crateres-de-impacto/). Pero en general, hay regiones donde la erosión es mayor que en otras. Eso implica que en ellas, el material es más liviano y susceptible al proceso de erosión y reacomodamiento; por ejemplo, el valle Taurus-Littrow.

Imagen del valle Taurus-Littrow donde hay cráteres erosionados. Arriba a la derecha se aprecia el cráter Clerke – Crédito:  NASA/GSFC/Arizona State University.

Se estima que la erosión en la Luna está entre 0,0006 cm al año y 0,000001 cm anuales.

Referencia:

Fuentes:

pdp.