Archivo de la categoría: Geofísica

Imágenes finales tomadas por Rosetta (aquí está Philae)

Siempre quise saber cómo era la superficie de un cometa y Rosetta me la mostró (https://es.wikipedia.org/wiki/Rosetta_(sonda_espacial)).
Esta sonda visitó el cometa 67P/C-G (https://es.wikipedia.org/wiki/67P/Churyumov-Gerasimenko) en 2014 luego de 10 años de viaje, mostrándonos su forma bilobular o de patito de hule.

File:Comet 67P on 19 September 2014 NavCam mosaic.jpg

Mosaico de cuatro imágenes tomadas por la cámara de navegación de Rosetta (NavCam) el 19 de septiembre de 2014 a una distancia de 28,6 km del centro del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. Imagen publicada en Wikipedia crédito de ESA/Rosetta/NAVCAM.

Hoy, 21 de junio del 2018, solsticio de invierno para el Hemisferio Sur, la Agencia Espacial Europea (ESA) publica imágenes obtenidas por Rosetta, incluso una donde se encuentra la sonda Philae; el módulo de descenso que el 12 de noviembre del 2014 falló en posarse sobre el cometa en forma satisfactoria.

Imagen crédito de ESA/Rosetta/MPS for OSIRIS Team MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA

En esta imagen, la vista está dominada por una estructura de forma cuasi rectangular. Se trata de un pedazo de la estructura en capas (estratificada) del cometa.
Esta imagen, con una resolución de casi 5 cm. por pixel a una distancia de 2,5 Km., fue tomada por el 30 de agosto del 2016 y en ella puede verse a Philae.

Imagen crédito de ESA/Rosetta/MPS for OSIRIS Team MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA

Lo que se observa es una “pata” de Philae volcado sobre uno de sus lados.

 

Video: Rosetta’s final images.

European Space Agency, ESA

Publicado el 21 jun. 2018.
Fuente:

pdp.

Anuncios

La erosión en la Luna.

La erosión es un sutil proceso de desgaste.
Las partículas en los extremos puntiagudos y en filosas crestas, se encuentran en un equilibrio inestable. Son las primeras en desprenderse ante la menor acción ejercida sobre ellas, por ejemplo, por parte del flujo de algún fluido como ser agua o masas de aire.

En planetas como el Nuestro hay erosión que modifica el suelo. Ese trabajo está dado principalmente por el viento. Por este motivo, los cráteres en la Tierra no sólo son pocos comparados con otros miembros del Sistema Solar, sino que también están erosionados por el viento y disimulados por la vegetación y la acción de los terremotos y vulcanismo.

En la Luna no hay viento, pero sí hay erosión y lunamotos; ambos modificadores del suelo.
La erosión está ejercida por la acción de micrometeoritos y las partículas del viento Solar, los que impactan y desplazan a las partículas del fino polvo Lunar.
Si bien ese proceso es muchísimo más lento que en Casa, en la Luna no hay apuro, allí, estos agentes tienen todo el tiempo necesario.
Los lunamotos están causados por la acción gravitatoria entre la Luna y Nosotros, sobre todo en épocas de máximo acercamiento (periastro). Éstos se encargan de mover el suelo reacomodando todo lo que se pueda mover, lo que a su vez rellena los pequeños cráteres.
Los grandes impactos no sólo producen un cráter, sino que también pueden producir sacudones en el terreno, lo que al igual que un lunamoto, reacomoda material liviano.

En imágenes obtenidas por el Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO) se observan cráteres de diferentes edades y por lo tanto erosionados de manera distinta. Los cráteres más “frescos” suelen tener sus picos centrales más finos (pdp, 21/ago./2015, Algo sobre la formación de los cráteres de impacto, https://paolera.wordpress.com/2015/08/21/algo-sobre-la-formacion-de-los-crateres-de-impacto/). Pero en general, hay regiones donde la erosión es mayor que en otras. Eso implica que en ellas, el material es más liviano y susceptible al proceso de erosión y reacomodamiento; por ejemplo, el valle Taurus-Littrow.

Imagen del valle Taurus-Littrow donde hay cráteres erosionados. Arriba a la derecha se aprecia el cráter Clerke – Crédito:  NASA/GSFC/Arizona State University.

Se estima que la erosión en la Luna está entre 0,0006 cm al año y 0,000001 cm anuales.

Referencia:

Fuentes:

pdp.

La atmósfera de Venus afecta su rotación.

Cuando el viento (masas de gases en movimiento) sopla sobre un terreno no liso, se producen ondulaciones.
Eso se observa en la Tierra. Al soplar viento sobre montañas, las masas de aire se elevan y descienden formando ondas, las que se observan modulando nubes (pdp, 15/dic./2014, Ondas de barco en las nubes, https://paolera.wordpress.com/2014/12/15/ondas-de-barco-en-las-nubes/). Estas ondas pronto de desvanecen.

En Venus las cosas son distintas.
Allí, la atmósfera es mucho más densa. La atmósfera Venusina forma ondas al desplazarse sobre las elevaciones del Planeta. Pero en este caso, estas ondas son mucho mayores, abarcan grandes regiones de la atmósfera de Venus y no se desvanecen fácilmente.

Venus's atmosphere

Ondas en la atmósfera de Venus que abarcan regiones que casi van de un polo al otro – Crédito: Japanese space agency’s Akatsuki spacecraft.

El Planeta rota a razón de una revolución cada 240 días Terrestres aproximadamente. Su atmósfera lo hace en unos 4 días Nuestros. Esa diferencia de rotación hace que la densa atmósfera Venusina realice trabajo sobre las montañas de Planeta. Empuja de un lado y del otro ejerce succión; luego es capaz de alterar la rotación de Venus en el orden de algunos minutos diarios.
Este mecanismo sería el responsable de las alteraciones en la rotación observada en Venus, además de la acción de las mareas gravitatorias ejercidas por el Sol.

 

Referencia (con enlace a la fuente completa)

Fuente:

pdp.

 

 

El recalentamiento Lunar.

Los objetos astronómicos son aquellos que se estudian a la distancia.
Cuando llegamos a ellos de alguna forma, pasa al campo de la Geofísica (o se lo comparte con ella). Ese es el caso de la Luna, entre otros tantos objetos.
Cuando llegamos allá, dejamos una serie de instrumentos que enviaban a Casa datos de la Luna; en particular de su superficie y sub-superficie. Desde el año 1971 hasta el ‘77 se recopiló información de esos instrumentos, mucha de la cual se perdió en… un error Humano. Por suerte se pudo recuperar algunos datos hasta el año ‘74 y se encontró que la temperatura en las regiones donde alunizaron las misiones Apollo 15 y 17 aumentó unos 2ºC.
¿Qué pasó que antes y después de nuestra visita aumentó la temperatura en la superficie y sub-superficie Lunar?
Bien, pasó precisamente el Hombre.

Imagen del sitio de alunizaje de la misión Apollo 17. Se observan claramente los rastros dejados por los astronautas como marcas obscuras en la superficie. Crédito: Orbitador de Reconocimiento Lunar – NASA.

El suelo Lunar está cubierto de regolitos; polvo y pedregullo capaz de reflejar la luz Solar al espacio (https://es.wikipedia.org/wiki/Regolito).
Cuando los astronautas caminaron y trabajaron en la superficie, desplazaron ese material del suelo, dejando expuesto material obscuro. Ese material, como obscuro que es, absorbe energía Solar y eso hace que aumente la temperatura en esas regiones.

Referencias:

Fuente:

pdp.

La Luna tuvo un gran campo magnético.

El estudio de las rocas da información del pasado.
En ciertas rocas hay sedimentos que se orientan según el campo magnético. Así es como se encontró evidencias de que el campo magnético Terrestre tenía una orientación opuesta a la actual hace cientos de miles de años.
Un estudio de este tipo, se hizo con las rocas traídas de la Luna por las misiones Apollo.
Se encontró que en Nuestro satélite natural hubo un campo magnético mucho mayor al actual. Hoy en día, hay pequeños campos aislados en diferentes lugares producidos por actividades en la corteza Lunar. Este extinto campo, era realmente intenso y desapareció hace unos 3500 millones de años.
Su existencia se debió a un gran océano de magma caliente, fluyendo alrededor del núcleo y bajo la corteza, generando movimientos de cargas eléctricas y por consiguiente; un campo magnético.

Ilustración del interior Lunar – crédito:  iStock/Getty Images

Ahora bien; cuán grande era ese océano y qué pasó con él es tema abierto de investigación.
Descubrir la historia de ese océano de magma ayudará incluso a saber el origen de la Luna.

Referencia:

Se confirmó Völuspá, la profecía de la vidente.

Völuspá, es la profecía de la vidente, un poema medieval de Islandia (https://es.wikipedia.org/wiki/V%C3%B6lusp%C3%A1).
Allí, Völva (la vidente), cuenta el origen del mundo y su final junto con la caída de los Dioses Nórdicos. Todo concluye con una cataclísmica descripción; la tierra ardiendo en llamas, el mar hirviendo y el cielo obscureciéndose por cenizas que no dejan ver el Sol.
Luego, con la desaparición de los Asgardianos (https://es.wikipedia.org/wiki/Asgard), vino el Cristianismo a la región.

Documentación medieval de Alemania, China e Irak, cuenta de las serias consecuencias debidas a una enorme nube de cenizas.
¿Pudo ser cierto lo descripto en la profecía de la vidente?

Análisis de hielos antiguos de Groenlandia, permitieron fechar con precisión la mayor erupción volcánica sucedida en Islandia en los últimos 2 mil años.
El volcán Eldgjá inundó la región con un volumen de 20 Kms. cúbicos de lava. Este evento devastador duró año y medio, desde la primavera del año 939 al otoño del 940.

Luego de 20 años, se conoció Völuspá, la visión por un don divino que tuvo Völva de lo ocurrido.

File:Ed0048.jpg

Ilustración publicada en Wikipedia – Crédito: Carl Larsson (1853-1919), Gunnar Forssell (1859-1903).

“El Sol comienza a ponerse negro, la tierra se hunde en el mar, las estrellas brillantes se dispersan desde el cielo. El vapor chorrea con lo que nutre la vida, la llama vuela alto contra el cielo mismo” (La Comunidad del RobleLa Profecía de la Vidente (Texto completo en Español), https://lacomunidaddelroble.wordpress.com/2015/07/13/voluspa-la-profecia-de-la-vidente-texto-completo-en-espanol/)

Con la confirmación y datación de este evento, muchas fechas de crónicas medievales resultan coincidentes con él, tales como eventos climáticos, mucha neblina atmosférica y hambrunas.
La profecía resulta entonces una descripción ocular de la erupción de Eldgjá y sus consecuencias, entre ellas, la caída de los Dioses paganos que fueron reemplazados por un sólo Dios.

Referencia:

Fuente:

pdp.

La Anomalía del Atlántico Sur.

El campo magnético Terrestre muestra fluctuaciones que pueden ser parte de algo mayor.
Hay evidencias de que hace unos 800 mil años sufrió una inversión.
El campo magnético nos protege del nocivo viento solar desviando las partículas cargadas hacia las regiones polares, donde excitan la atmósfera generando las Auroras. En medio de una inversión de los polos magnéticos, habría una época de campo nulo y estaríamos desprotegidos. Este campo está relacionado con la actividad geológica del Planeta; por eso, mientras haya volcanes activos, podemos estar tranquilos frente al viento solar.
Pero hay fluctuaciones que llaman la atención.
El campo magnético está disminuyendo en los últimos 160 años, en una región conocida como Anomalía del Atlántico Sur (South Atlantic Anomaly), la que abarca desde Chile a Zimbawe. Los estudios están enfocados en saber si es algo inusual o es parte de un proceso normal para la Tierra.

El campo magnético de la Tierra se produce debido a la circulación de cargas eléctricas en el interior del Planeta debido al flujo de Hiero líquido cerca del núcleo Terrestre.

1

Ilustrtación de las líneas de campo magnético Terrestre crédito de CC BY-SA 2.0 photo / Flickr user NASA Goddard Space Flight Center.

Los estudios indican que bajo el suelo del sur Africano, a casi 300 Kms. de profundidad (el radio de la Tierra es de 6300 Kms.) se están dando características que entorpecen el flujo del Hierro; a esta zona se la conoce como Gran provincia Africana de velocidad baja (African Large Low Shear Velocity Province).
Es posible que estas fluctuaciones locales tengan efectos globales a largo plazo. Si bien es apresurado hablar de una inversión en la polaridad del campo magnético del Planeta, su disminución no es un problema menor. La lluvia de partículas cargadas nos provocará problemas en nuestra salud y en nuestros recursos tecnológicos basados en la electricidad.

Referencia:

Fuente:

pdp.