Archivo de la etiqueta: Tierra

Los ríos en la Tierra, Marte y Titán: sus diferencias.

Además de la Tierra, hay cauces de ríos en Marte y en Titán, la mayor luna de Saturno.
Veamos sus diferencias.

Left to right: River networks on Mars, Earth, and Titan. Researchers report that Titan, like Mars but unlike Earth, has not undergone any active plate tectonics in its recent past.

Ríos en Marte (izq.), Tierra (centro), Titán (der.) – crédito: Benjamin Black/NASA/Visible Earth/JPL/Cassini RADAR team. Adapted from images from NASA Viking, NASA/Visible Earth, and NASA/JPL/Cassini RADAR team

En Marte, los ríos se han secado. Sus cauces no se deben al movimiento de placas que generan una topografía donde las diferentes alturas encaminan las aguas como en la Tierra.
En Marte, esos cauces por donde fluyó agua alguna vez, se formaron en la juventud del Planeta con la colaboración de la actividad volcánica e impactos de asteroides.

En Titán, los ríos tienen flujo pero no de agua. Son de Metano. Titán tiene clima debido a su movimiento en torno a Saturno; eso hace que ofrezca diferentes “caras” al Sol. Sus nubes de Metano llueven alimentando ríos y lagos. En Titán hay un ciclo del Metano similar al del agua en Casa. En este caso, su topografía se debe a variaciones en el espesor de los hielos de su corteza. Éstos se ven afectados por el acercamiento y alejamiento de Titán a Saturno a lo largo de su translación. En ese proceso, la luna siente tirones que la “amasan” aumentando su temperatura interior por el trabajo de las fuerzas involucradas. Eso ayuda a la erupción de material (lodo y chorros de líquido) por fracturas (pdp, Titán, https://paolera.wordpress.com/tag/titan/).

Referencia:

Fuente:

pdp.

Anuncios

Venus sería el verdadero hermano de la Tierra.

En nuestro Sistema Solar, no todos los planetas llegaron a la madurez bien desarrollados.
El primer ejemplo lo dio Ceres al mostrarse como un protoplaneta; un planeta detenido en su formación (pdp, 06/ene./2016, https://paolera.wordpress.com/2016/01/06/ceres-seria-un-protoplaneta/).
Marte, con una masa de la novena parte de la terrestre, es considerado un embrión planetario que no completó su formación.
Siempre se dijo que este Planeta se había formado cerca de la Tierra y Venus. De ser así, debería tener una composición similar a estos Planetas, y la realidad es que sólo la Tierra y Venus tienen similitudes en ese aspecto.

Todo indica que Marte se formó más lejos del Sol y la Tierra, fuera de la región de acreción de formación de planetas terrestres. Allí, en la región de asteroides, donde se sentía la presencia gravitacional de Júpiter esculpiendo los discos planetesimales, Marte interrumpió su desarrollo. Más tarde, migraría hasta donde está hoy en día.
Por otro lado, Venus se habría formado más cerca nuestro por lo que se espera que tenga una composición casi idéntica. Así, Venus sería nuestro verdadero “planeta hermano”.

marteEmbrion

Histograma de composiciones básicas. El verde indica el porcentaje de condritos ordinarios, en amarillo el de enstatita y en azul el de los carbonáceos – Gráfico publicado en el trabajo de R. Brasser et al.

En el histograma de composiciones básicas para cada planeta, se observa la gran diferencia en el caso de Marte entre los esperado y lo observado.

Fuente:

pdp.

¿Agua en el origen del sistema Tierra-Luna?

En lo que se refiere a la formación de la Luna, hay dos tendencias.
Una sugiere que se formó del choque entre la Tierra y un objeto del tamaño de Marte.
Otra, por el contrario, sugiere que se formó en un proceso paralelo al de la Tierra.
Ambas se basan en las coincidencias y discrepancias geoquímicas halladas entre las rocas lunares y terrestres.
Pero hay otro aspecto a tener en cuenta: el agua en la Tierra y en la Luna. La pregunta es: ¿el agua estuvo presente desde su formación o vino de asteroides y cometas que la depositaron en su impacto?

Por un lado, se halló un diamante que habría sido expulsado por un volcán hace unos 90 millones de años. Muestra una impureza debido a minerales que quedaron atrapados en su formación. Esas impurezas están relacionadas con la existencia de agua. El análisis del diamante, sugiere que se formó en las profundidades del Planeta, a unos 1000 Kms. de la superficie. Luego, habría agua a dos tercios del centro de la Tierra.

diamond

Las impurezas en el diamante expulsado por un volcán – crédito: M. Palot.

Por este lado, puede ser que el ciclo del agua se más amplio de lo pensado; o este agua atrapada allá abajo da testimonio de la que tuvo que haber en los orígenes de nuestro Planeta.

Por otro lado, el estudio de las rocas lunares indican una composición y estructura que implican la existencia de agua en la Luna desde su origen. Los estudios realizados, consistieron en recrear las condiciones existentes en el colapso de material que dio origen a la Luna, para lo que se aprovechó los sistemas dedicados a la fabricación de diamantes sintéticos. La extrapolación de los resultados de laboratorio a la Luna, implican la existencia de una capa de silicatos y otros materiales, todo relacionado con la presencia de agua, lo que es consistente con las lecturas hechas en la Luna por los satélites.

Luego, hay posibles evidencias de agua en los orígenes de la Tierra y la Luna. Es probable que la existente en la Luna haya provenido de la Tierra, luego del impacto que le dio origen; como también pudo estar presente en la nube de donde ambos cuerpos se formaron. Es probable que parte de ese agua se haya evaporado con las elevadas temperaturas de aquellas épocas quedando atrapada otro tanto en las capas interiores. En el caso de la Tierra, también es probable que parte de ese vapor haya quedado en la atmósfera, para luego condensar y volver a caer. Después, pudo haber colaboración de cuerpos con hielos que al caer acá y allá, agregaron más agua a la que ya había.

Referencias:

Fuentes:

pdp.

La Tierra No Sale ni se Pone por el Horizonte de la Luna.

Para que desde un objeto se vea a otro salir y ponerse en el Horizonte, ese objeto debe rotar sobre su eje y ofrecerle al otro objeto diferentes “caras” o regiones.
Por eso vemos salir y ponerse al Sol, la Luna y las estrellas; por la rotación de la Tierra sobre si eje, en relación a esos objetos.
Como la Luna le ofrece siempre la misma cara a la Tierra, un observador en la Luna vería a la Tierra siempre en el mismo lugar del cielo Lunar. O sea que, en la Luna, la Tierra no sale ni se pone por el Horizonte Selenita.

En la imágenes de la Tierra desde la Luna, donde parece que está saliendo o poniéndose, en realidad no lo hace. Hay pequeños movimientos conocidos como libraciones de la Luna[1], que alteran levemente la posición de la cara Lunar hacia la Tierra. Esto produce que desde la Tierra veamos detalles más allá de limbo o borde que siempre se observa y que la Tierra varíe si posición levemente en el cielo Lunar, pero no llega a salir o ponerse en el Horizonte.

La secuencia de imágenes obtenidas desde la Luna, donde se observa a la Tierra ponerse o salir por el Horizonte, fue obtenida desde un orbitador Lunar. El artefacto, a medida que se mueve en su órbita, se mete o sale de detrás de la Luna permitiendo que se vea o no la Tierra.

20071113_kaguya_03

En la secuencia obtenida por la sonda de la Jaxa[2] (Agencia Aeroespacial Japonesa), se puede ver cómo los cráteres están cada vez más “adelante”, lo que implica que la sonda va hacia “atrás” haciendo que la Tierra desaparezca bajo el Horizonte.

_______________________________________________________________________

Referencias:

  1. http://www.astroguia.org/iniciacion/curso_mario_gaitano_jativa/capitulo27.php
  2. http://www.jaxa.jp/press/2007/11/20071113_kaguya_e.html

pdp.