Archivo de la etiqueta: sednitos

Sobre los Sednitos y los posibles Oumuamitos.

Aún perduran conjeturas de los confines del Sistema Solar.
La existencia (o no) del noveno planeta (P9) es una de ellas; lo mismo que la pared de Hidrógeno que existiría en los límites del Sistema (pdp, Las conjeturas más conocidas de los confines del Sistema Solar, https://paolera.wordpress.com/2018/11/04/las-conjeturas-mas-conocidas-de-los-confines-del-sistema-solar/).
En cuanto a la segunda, la sonda New Horizons nos dará valiosa información mientras se aleja luego de visitar a Plutón y a 2014 MU69 Ultima Tule (pdp, Ultima Tule, https://paolera.wordpress.com/tag/ultima-tule/).
En relación a la primera, no hay evidencias definitivas de la existencia de P9 y de su influencia en los “Sednitos”, esos objetos del Cinturón de Kuiper que comparten características orbitales.

Ahora se agrega otra conjetura.
Basado en la visita del objeto interestelar Oumuamua, surgieron varias ideas (pdp, Oumuamua, https://paolera.wordpress.com/tag/oumuamua/).
Es probable que hayan más objetos “sueltos” por el espacio. Incluso, algunos de ellos podrían haber quedado atrapados en nuestro Sistema en lugar de pasar en una visita con trayectoria abierta y sin retorno.

Puede ser que estemos frente a la explicación de los Sednitos y de los posibles Oumuamitos.

Sabemos que las estrellas nacen en complejos moleculares.
Estos complejos, son grandes nubes de gas a baja temperatura, las cuales pueden ser primigenias o de segunda generación, es decir, producidas (como en el caso de la nube progenitora del Sol) por estrellas masivas que estallaron.
En esos ambientes, las estrellas nacen en grupos. Luego, van saliendo de sus lugares de nacimiento llevándose consigo a su séquito de planetas. En esas trayectorias, bien pueden pasar unas cerca de otras. Es entonces cuando las fuerzas gravitatorias entran en juego.

Video: Close Encounter.

Publicado el 23 may. 2019.

Según simulaciones realizadas, en un acercamiento estelar, pueden liberarse objetos de un sistema y que queden vagando por el espacio, como sería el caso de Oumuamua. También, los objetos más alejados de una estrella pueden ver modificadas sus órbitas por fuerzas gravitacionales, como el caso de los Sednitos.

Finalmente, puede haber objetos “robados”; cuerpos que salieron de un sistema y fueron capturados por el otro. Ésto explicaría el posible origen de los Oumuamitos aún no descubiertos.

Referencia:

Fuente:

pdp.

Anuncios

Farfarout destrona a Farout.

En los tiempos modernos que corren, la imagen de nuestro Sistema Solar ha cambiado.
Con el descubrimiento de los helados objetos más allá de Neptuno, Plutón se vio reclasificado a planeta enano. Sería el más cercano, y posiblemente el más grande, de estos objetos conocidos como miembros del Cinturón de Kuiper.

Sedna es un miembro de este conjunto que da nombre a un grupo de objetos conocidos como Sednitos. Todos comparten orientaciones orbitales similares, por lo que se piensa que existe un objeto mayor y lejano, el Planeta 9 o P9, que orienta gravitacionalmete sus trayectorias alrededor del Sol.

A fines del año 2018, se descubrió Farout, algo así como lejano.
Se trataba de un objeto del Cinturón de Kuiper a 120 veces nuestra distancia al Sol, superando al entonces más lejano Eris.
Sucede que Farout es tan lejano, que su movimiento es muy lento por lo que aún no se conoce con exactitud su órbita. Luego, todavía no se puede saber si tiene su trayectoria orientada como los Sednitos o al azar, como para confirmar o no la existencia de P9.

Luego de Farout, y a principios del año 2019 se anunció el descubrimiento de un objeto aún más lejano.
Bautizado como Farfarout (muy lejano) se encuentra a 140 veces nuestra distancia al Sol.

Ilustración crédito de NASA/JPL-CALTECH

Aún no se pudo determinar definitivamente su órbita como sucede con su antecesor, luego no sabemos si confirman o no la existencia de P9.
En caso afirmativo, P9 podría no existir.
Dicha orientación común podría ser causada por otro proceso gravitacional, o tal vez existan más de un planeta además de P9.

Referencia:

pdp.

 

Se descubrió el objeto más lejano del Sistema Solar (a fines del 2018).

Otro planeta enano se suma al grupo de los que podrían o no apoyar la existencia del noveno planeta (P9).

Algunos planetas enanos de los más lejanos hasta fines del 2018 se agrupan en el conjunto de objetos con órbitas con cierta orientación no al azar. Eso hace que algunos piensen en la existencia de P9 como responsable de esas orientaciones.

Recordemos que esos planetas enanos “Sednitos” fueron hallados en ciertas regiones del cielo y hasta cierto brillo. Luego, podrían haber otros objetos más débiles en otras partes del cielo que no compartan esas propiedades orbitales a favor de la existencia de P9.
De hecho, de hallaron 9 objetos lejanos con órbitas al azar; cantidad que supera la de los 6 Sednitos conocidos (pdp, 04/nov./2018, Las conjeturas más conocidas de los confines del Sistema Solar, https://paolera.wordpress.com/2018/11/04/las-conjeturas-mas-conocidas-de-los-confines-del-sistema-solar/)

Ahora se agrega otro objeto transneptuniano a la lista de los conocidos.
Se trata de Farout, (algo así como lejano), a 120 Unidades Astronómicas (UA = distancia promedio Tierra-Sol = 150 000 000 Kms.). Muestra un color algo rosado que sugiere riqueza de hielos en su superficie. En base a su distancia y brillo aparente, se estima que tiene un diámetro de unos 500 Kms. .

Image

Ilustración crédito y cortecía de Roberto Molar Candanosa del Carnegie Institution for Science.

Hasta ahora (finales del 2018) el más lejano era Eris a 96 UA, más allá de Plutón con 34 UA.

Recordemos que los planetas se mueven más lento contra más lejos están del Sol (2da. ley de Kepler https://es.wikipedia.org/wiki/Leyes_de_Kepler). Así es cómo Farout tiene un período orbital de unos 1000 años. Para calcular la órbita de un objeto, son necesarias al menos 3 observaciones de su posición, por lo que llevará algunos años confirmar la de este objeto.

Image

Imágenes donde se aprecia el desplazamiento de Farout respecto de las estrellas de fondo – Crédito y cortecía de  Scott S. Sheppard & David Tholen.

Luego, bajo las condiciones actuales habrá que esperar para saber si Farout pertenece o no al conjunto de los planetas enanos lejanos con órbitas no orientadas al azar; y en caso afirmativo, ¿existe P9 o más de un planeta responsable de esas alineaciones orbitales?

Referencia:

pdp.

Una estrella errante como origen de las características de los Sednitos.

Hay estrellas que se distinguen por su forma de moverse en la Galaxia.
Son las estrellas errantes (EE). Una estrella tiene un movimiento peculiar, propio de ella, adquierido cuando se formó. A ese movimiento se le suma el que le implica el potencial galáctico, que es el movimiento que le corresponde por estar a cierta distancia al centro galáctico. Si nos ubicamos a cierta distancia del centro de la Galaxia, nos moveremos según ese potencial y veremos a las estrellas vecinas moverse con sus movimientos peculiares.

Pero hay estrellas que no se mueven con la suma de ambos movimientos. Lo hacen muy diferente a sus vecinas, como si no respetasen el potencial galáctico; son las EEs.
Su origen es motivo de estudio, aunque es casi seguro que se trate de estrellas que sufrieron encuentros cercanos con grandes masas que les alteró su trayectoria. Muchas alcanzan la velocidad de escape de la Galaxia.

El descubrimiento de Sedna (https://es.wikipedia.org/wiki/(90377)_Sedna) y luego de 2012 VP113 (https://paolera.wordpress.com/2014/03/26/2012-vp113-en-nuevo-planeta-enano/), dio origen al conocimiento de objetos muy lejanos, con órbitas muy estiradas, convirtiéndose en los ejemplos de ese tipo de objetos.

new-planet

Imagen de 2012 VP113. El objeto es indicado en diferentes colores para tres posiciones distintas. Crédito: S. S. Sheppard.

Las características dinámicas de los “Sednitos”, primero fueron sospechadas de validez, pero luego fueron confirmadas y adjudicadas a la acción gravitatoria de otro objeto.
Pronto se sospechó de un noveno planeta (P9), masivo, entre 10 y 20 veces la masa Terrestre, un masivo objeto “Kuiperiano” aún no observado (al menos a octubre del 2017). Pero el descubrimiento de la estrella de Scholz permite sospechar de otro objeto: una EE. (pdp, 19/feb./2015, https://paolera.wordpress.com/2015/02/19/la-estrella-de-scholz/).

La estrella de Scholz, es una binaria de enanas con una masa que no supera el 10% de la masa Solar. Actualmente a 20 años luz (AL) y alejándose a casi 100 Kms/seg., es una EE que hace 70 mil años pasó a casi 1 AL del Sol.

Ilustración de la estrella de Scholz. En primer plano la componente enana marrón, luego la enana roja de tipo M9 y en el fondo (a la izquierda), nuestro Sol. Crédito de Michael Osadciw/University of Rochester.

Luego, una EE que nos halla visitado con la velocidad de la estrella de Scholz, pasando a lo sumo a medio AL del Sol y con una masa del 40% de la Solar, habría producido una perturbación gravitatoria en los Sednitos. Según la simulaciones, esa perturbación sería permanente y el origen de las características dinámicas comunes de esos objetos. Así, no sería necesaria la existencia de P9 para justificar lo observado en esos objetos de la familia de Sedna.

Fuente:

pdp.

Posible origen de los sednitos.

Ilustración crédito de NASA/JPL-Caltech/R. Hurt (SSC-Caltech)

Sedna [1] es un planeta enano (y posiblemente helado) transneptuniano, en el cinturón de Kuiper (cinturón de Edgeworth–Kuiper [2].
El objeto 2012 VP113 [3] y otros tantos, también son enanos transneptunianos y llamaron la atención por tener propiedades orbitales similares. Sedna y todos esos otros objetos no sólo tienen perihelios (puntos de sus órbitas donde están a mínima distancia del Sol) mayores a 30 Unidades Astronómicas (UA = distancia Tierra-Sol = 150 000 000 Kms.), sino que sus inclinaciones orbitales respecto de la Eclíptica (órbita terrestre) son similares entre 10º y 30º.
Esta familia de “sednitos” existe entre el cinturón de Kuiper y la nube de Oort [4], y sus miembros tendrían un origen común, el que aún no está del todo aclarado. Una simulación, explica un posible origen para esta familia.
Los sednitos podrían haber sido capturados del anillo de planetesimales de una estrella “Q”. La masa de Q habría sido 1,8 veces la del Sol y habría pasado a 340 UA de Él con una inclinación entre 17º y 34º, con una velocidad respecto del infinito de unos 4 Km./seg. En ese encuentro los discos de planetesimales de cada estrella interactuaron de tal forma que los sednitos quedaron en casa. Por otro lado, seguramente Q se habrá llevado objetos solares.
De esta manera se cree que los sednitos serían una familia de unos 900 objetos y el interior de la nube de Oort tendría unos 400 miembros como resultado del encuentro entre el Sol y Q.

Referencias:

  1. http://es.wikipedia.org/wiki/(90377)_Sedna
  2. http://es.wikipedia.org/wiki/Cinturón_de_Kuiper
  3. http://es.wikipedia.org/wiki/2012_VP113
  4. http://es.wikipedia.org/wiki/Nube_de_Oort

Fuente:

pdp.