Archivo de la etiqueta: Sedna

El Duende apoya la existencia de P9.

En los confines del Sistema Solar puede existir un planeta de tipo super-Tierra.
Más allá de Neptuno, se encuentra el cinturón de Kuiper. Una región de cuerpos cubiertos de hielos donde Plutón es el más cercano.
En esa región se encuentran objetos como Sedna.
Uno espera que aquellos planetas enanos tengan órbitas orientadas el azar, pero resulta que todos comparten orientaciones orbitales semejantes. Eso dio origen a la suposición de la existencia de un planeta más alejado, de tipo Tierra pero más masivo, el supuesto Planeta IX o P9.
Se piensa que P9 es el responsable de modificar gravitacionalmente las órbitas de estos lejanos planetas enanos haciendo que todos ellos compartan similares orientaciones orbitales.

En el año 2015 se descubrió al planeta enano 2015 TG387, apodado el Duende (goblin).

Imagen donde se aprecia dos posiciones de 2015 TG387 – Crédito: Scott Sheppard

Se encuentra muy alejado, más allá del cinturón de Kuiper, en lo que se conoce como región interior de la Nube de Oort. Dicha nube, es una región de cuerpos helados de la que provienen los cometas de largo período y los que penetran la órbita Terrestre (los más peligrosos).
Se mueve muy lentamente, por ese motivo llevó tiempo calcular su órbita. Tiene un período orbital de unos 40 mil años y por la luz que refleja se le calcula unos 300 Km. de diámetro, aunque si es muy opaco puede ser más grande.
Su órbita es muy excéntrica o estirada (excentricidad 0,9), por poco no es parabólica lo que hubiese implicado que no estuviese ligado al Sistema Solar. Lo que sorprende es que su órbita también tiene una orientación similar a los otros alejados planetas enanos.

The orbit of the Trans-Neptunian Object 2015 TG387 (nicknamed The Goblin) takes it extremely far from the Sun, even more than Sedna and 2012 VP113. On this scale, the Earth is too close to the Sun to see.

Ilustración crédito: Roberto Molar Candanosa and Scott Sheppard, courtesy of Carnegie Institution for Science

De esta manera, el Duende colabora con la suposición de la existencia de P9.

Referencia:

pdp

Anuncios

Una estrella errante como origen de las características de los Sednitos.

Hay estrellas que se distinguen por su forma de moverse en la Galaxia.
Son las estrellas errantes (EE). Una estrella tiene un movimiento peculiar, propio de ella, adquierido cuando se formó. A ese movimiento se le suma el que le implica el potencial galáctico, que es el movimiento que le corresponde por estar a cierta distancia al centro galáctico. Si nos ubicamos a cierta distancia del centro de la Galaxia, nos moveremos según ese potencial y veremos a las estrellas vecinas moverse con sus movimientos peculiares.

Pero hay estrellas que no se mueven con la suma de ambos movimientos. Lo hacen muy diferente a sus vecinas, como si no respetasen el potencial galáctico; son las EEs.
Su origen es motivo de estudio, aunque es casi seguro que se trate de estrellas que sufrieron encuentros cercanos con grandes masas que les alteró su trayectoria. Muchas alcanzan la velocidad de escape de la Galaxia.

El descubrimiento de Sedna (https://es.wikipedia.org/wiki/(90377)_Sedna) y luego de 2012 VP113 (https://paolera.wordpress.com/2014/03/26/2012-vp113-en-nuevo-planeta-enano/), dio origen al conocimiento de objetos muy lejanos, con órbitas muy estiradas, convirtiéndose en los ejemplos de ese tipo de objetos.

new-planet

Imagen de 2012 VP113. El objeto es indicado en diferentes colores para tres posiciones distintas. Crédito: S. S. Sheppard.

Las características dinámicas de los “Sednitos”, primero fueron sospechadas de validez, pero luego fueron confirmadas y adjudicadas a la acción gravitatoria de otro objeto.
Pronto se sospechó de un noveno planeta (P9), masivo, entre 10 y 20 veces la masa Terrestre, un masivo objeto “Kuiperiano” aún no observado (al menos a octubre del 2017). Pero el descubrimiento de la estrella de Scholz permite sospechar de otro objeto: una EE. (pdp, 19/feb./2015, https://paolera.wordpress.com/2015/02/19/la-estrella-de-scholz/).

La estrella de Scholz, es una binaria de enanas con una masa que no supera el 10% de la masa Solar. Actualmente a 20 años luz (AL) y alejándose a casi 100 Kms/seg., es una EE que hace 70 mil años pasó a casi 1 AL del Sol.

Ilustración de la estrella de Scholz. En primer plano la componente enana marrón, luego la enana roja de tipo M9 y en el fondo (a la izquierda), nuestro Sol. Crédito de Michael Osadciw/University of Rochester.

Luego, una EE que nos halla visitado con la velocidad de la estrella de Scholz, pasando a lo sumo a medio AL del Sol y con una masa del 40% de la Solar, habría producido una perturbación gravitatoria en los Sednitos. Según la simulaciones, esa perturbación sería permanente y el origen de las características dinámicas comunes de esos objetos. Así, no sería necesaria la existencia de P9 para justificar lo observado en esos objetos de la familia de Sedna.

Fuente:

pdp.

Posible origen de los sednitos.

Ilustración crédito de NASA/JPL-Caltech/R. Hurt (SSC-Caltech)

Sedna [1] es un planeta enano (y posiblemente helado) transneptuniano, en el cinturón de Kuiper (cinturón de Edgeworth–Kuiper [2].
El objeto 2012 VP113 [3] y otros tantos, también son enanos transneptunianos y llamaron la atención por tener propiedades orbitales similares. Sedna y todos esos otros objetos no sólo tienen perihelios (puntos de sus órbitas donde están a mínima distancia del Sol) mayores a 30 Unidades Astronómicas (UA = distancia Tierra-Sol = 150 000 000 Kms.), sino que sus inclinaciones orbitales respecto de la Eclíptica (órbita terrestre) son similares entre 10º y 30º.
Esta familia de “sednitos” existe entre el cinturón de Kuiper y la nube de Oort [4], y sus miembros tendrían un origen común, el que aún no está del todo aclarado. Una simulación, explica un posible origen para esta familia.
Los sednitos podrían haber sido capturados del anillo de planetesimales de una estrella “Q”. La masa de Q habría sido 1,8 veces la del Sol y habría pasado a 340 UA de Él con una inclinación entre 17º y 34º, con una velocidad respecto del infinito de unos 4 Km./seg. En ese encuentro los discos de planetesimales de cada estrella interactuaron de tal forma que los sednitos quedaron en casa. Por otro lado, seguramente Q se habrá llevado objetos solares.
De esta manera se cree que los sednitos serían una familia de unos 900 objetos y el interior de la nube de Oort tendría unos 400 miembros como resultado del encuentro entre el Sol y Q.

Referencias:

  1. http://es.wikipedia.org/wiki/(90377)_Sedna
  2. http://es.wikipedia.org/wiki/Cinturón_de_Kuiper
  3. http://es.wikipedia.org/wiki/2012_VP113
  4. http://es.wikipedia.org/wiki/Nube_de_Oort

Fuente:

pdp.

¿Hasta Dónde Llega el Sistema Solar?

Por estos días (13/sep/2013) se habla mucho de cómo la Voyager 1[1] abandonó el Sistema Solar.
Participé de muchos comentarios al respecto, por lo que decidí publicar algo referido al tema.

ku-bigpicLuego de 36 años de viaje (Click en la imagen para ampliar), la Voyager 1 llegó a la Heliopausa[2] y por eso le adjudican haber dejado el Sistema Solar y entrar el Espacio Interestelar. El Sol insufla materia llamada viento solar[3], quedando definida la Heliosfera[4] como la región del Sistema Solar donde el viento solar es apreciable (manteniendo una cierta densidad). En la Heliopausa, el viento solar deja de ser apreciable y comienza a sentirse la llegada de partículas interestelares, la mayoría generada por eventos cataclípticos. Entonces, algunos dicen que allí termina el Sistema Solar y comienza el espacio interestelar.

La Voyager 1 recorrió 19 000 millones de Km. Sedna[5], el planeta enano, tiene un semieje orbital mayor[6] de 77 700 millones de Km aproximadamente; luego, Sedna y otros cuerpos del Sistema Solar quedan fuera del mismo.
Esta idea de límite del Sistema Solar, discrimina a los cuerpos primordiales que se formaron de la misma nube protoplanetaria nada más que porque no reciben viento solar. Es como decir que nuestro vecindario termina donde llega la luz de nuestra candela, olvidándonos de los vecinos pioneros que no llegamos a iluminar.

Es necesaria otra definición más coherente con la realidad y se la puede hallar a través de la gravitación. Si bien la gravedad de un cuerpo como el Sol llega al infinito, en la práctica se vuelve despreciable a cierta distancia. Por este motivo, un cuerpo muy alejado de otro, puede escapar de su campo gravitatorio con una velocidad moderada. Así, no podemos fijar como límite del Sistema Solar a la máxima distancia para la cual el Sol puede retener un cuerpo en órbita, ya que eso depende de la velocidad del cuerpo.
Debemos entonces basarnos en la realidad y adoptar como límite del Sistema Solar, a la mayor distancia promedio (o mayor Semieje orbital) de un cuerpo en órbita estable alrededor del Sol; o sea, la distancia promedio del cuerpo más alejado moviéndose alrededor del Sol.
Esta definición es coherente con la realidad ya que no discrimina cuerpos alrededor del Sol, ni primordiales ni capturados, reciban o no el viento solar. Solamente quedan excluidos los de órbitas abiertas (parabólicas o hiperbólicas) aunque lleguen a sentir la materia insuflada por el Sol.
Los visitantes no forman parte del vecindario.

Así las cosas, el Sistema Solar terminaría con la nube de Oort[7] a unas  100 mil Unidades Astronómicas (UA, 1UA = 150 millones de Km = distancia Tierra – Sol).

Para algunos, la nube de Oort se extiende hasta 200 mil UA, casi hasta Alfa Centauri[8]; o sea que los límites del Sistema Solar podrían mezclarse con los de la estrella más cercana al Sol.

______________________________________________________

Referencias:

  1. http://es.wikipedia.org/wiki/Voyager_1
  2. http://es.wikipedia.org/wiki/Heliopausa
  3. http://es.wikipedia.org/wiki/Viento_solar
  4. http://es.wikipedia.org/wiki/Heliosfera
  5. http://es.wikipedia.org/wiki/(90377)_Sedna
  6. http://es.wikipedia.org/wiki/Semieje_mayor
  7. http://es.wikipedia.org/wiki/Nube_de_Oort
  8. http://es.wikipedia.org/wiki/Alfa_Centauri

Fuentes:

pdp.