Archivo de la etiqueta: Saturno

Esas líneas que salen de la imagen de Saturno, no son LASERs.

La divulgación Científica no es sólo para el curioso.
A las personas interesadas en estar informadas en general, la divulgación Científica les permite no ser engañadas.
Apareció una nota en un medio conocido, donde se comenta de rayos lásers emanando se Saturno y hasta se muestra un video que reza “creer o reventar” (https://tn.com.ar/tecno/f5/guerra-intergalactica-una-astronoma-capta-rayos-laser-que-se-disparan-desde-saturno_900802).

Imagen publicada en el artículo mencionado (ver enalce)

Pues bien, esas líneas de colores que salen de la imagen del Planeta son cualquier cosa menos lásers.

Video: ¡Rayos láser desconocidos que se disparan desde Saturno al espacio profundo!

Publicado el 24 sept. 2018.

Veamos.

LASER es luz amplificada estimulada por emisión de radio (https://es.wikipedia.org/wiki/L%C3%A1ser). Se caracteriza por ser un haz de luz donde los rayos que lo componen siguen trayectorias paralelas, o sea que los fotones (partículas que componen la luz) se mueven todos en la misma dirección.
Cuando un láser atraviesa un medio como el aire, o un fluido en general, sus fotones van chocando con los átomos que se encuentran en su camino. En ese encuentro, entran y excitan el átomo donde penetran (sus electrones suben de nivel energético). Luego, como el átomo no puede vivir excitado, se desexcita (sus electrones vuelven al nivel original) devolviendo ese fotón absorbido (u otro igual) en una dirección al azar; en particular hacia nosotros. Así es cómo vemos la trayectoria del láser en el medio donde viaja, como la sucesión de átomos que se van dispersándolo. O sea que no llegan a destino todos los fotones que salieron de la fuente del láser.
De esta manera, el haz de luz se va desvaneciendo con la distancia.

Pero en el vacío del espacio exterior las cosas son diferentes.
Allí no hay átomos que dispersen la luz del láser. Luego, los fotones pueden viajar libremente sin dispersarse. O sea que llegan a destino todos los que salieron. De esta manera, no podemos ver un láser en el vacío del espacio porque nada dispersa sus fotones hacia nosotros.
En otras palabras, en el vacío del espacio exterior donde vive Saturno, un láser puede “pasar delante nuestro”, cruzando nuestra línea de visión, que no lo veremos sencillamente porque la luz no viene hacia nosotros. De hacerlo, veríamos un punto luminoso (la fuente del láser) y hasta nos encandilaríamos.

Así las cosas, esas rayas de colores en la imagen de Saturno no pueden ser lásers, ya que no los veríamos propagándose en el vacío del espacio exterior.

Referencia:

Anuncios

Oyendo a Encelado.

En la Naturaleza hay ondas.
Son la propagación de información o perturbación en forma oscilante. Las ondas de sonido o acústicas, son la propagación “mecánica” de presión o deformación en un medio. Por eso el sonido no se percibe en el vacío.
Las ondas electromagnéticas, son la propagación de un campo eléctrico y magnético sin necesidad de un medio para su desplazamiento.
Ambos tipos de ondas transmiten energía, o lo que es lo mismo, información.
Las ondas acústicas llegan a nuestros oídos, los que como traductores que son, convierten esa información en el sonido que interpreta nuestro cerebro. Las ondas de luz, como ondas electromagnéticas que son, llegan a nuestros ojos, los que como traductores que son, las convierten en la información visual que percibe nuestro cerebro.

Como ambos tipos de ondas transportan energía, podríamos tomar energía de una onda para generar otra. Por ejemplo, con la energía del sonido, podríamos generar una onda electromagnética; la que a su vez entregue esa energía a la distancia para ser convertida en sonido nuevamente. O sea, el principio de la radiofonía.

En el Universo los cuerpos irradian ondas electromagnéticas de todo tipo; visibles e invisibles. Entre las no visibles, están las de baja frecuencia o radio-ondas. Para estudiarlas, se necesitan antenas en lugar de instrumentos ópticos. Estas son las conocidas como radio-telescopios.

Podemos detectar la actividad en radio de los objetos astronómicos (de eso se encarga la Radioastronomía). Luego, podríamos convertir esa información recibida electromagnéticamente a una señal de audio y… “escuchar” la actividad del objeto en ondas de radio.
Esto se hizo con los Planetas del Sistema Solar, en particular con Júpiter y por supuesto con el Sol.

Llegó el momento de oír a Encelado.

Actual image from Cassini of water geysers erupting from the south pole of Saturn’s moon Enceladus. Credits: NASA/JPL/Space Science Institute

Chorros de agua desde Encelado – Crédito:  NASA/JPL/Space Science Institute

Encelado sufre la acción gravitacional de Saturno que lo deforma a medida que viaja en su órbita alrededor del Planeta. En este amasado gravitacional, Encelado genera calor en su interior, funde hielo en agua y lo hace brotar por las rajaduras así producidas en su superficie.
Ese agua que rodea a la luna, sufre el impacto de partículas atómicas desde Saturno, las que son aceleradas por su campo electromagnético. Es entonces que las moléculas de agua sufren el choque de esas partículas y se rompen en más partículas cargadas. Esto termina formando un caldo de plasma cerca de Encelado.
En ese plasma, formado por partículas cargadas, se siente la acción del campo magnético de Saturno que rota rápidamente. Las partículas se sacuden, o sea, se modulan, y en ese proceso, irradian energía en radio-ondas. Éstas a su vez fueron captadas por la sonda Cassini, transmitidas a Casa y luego traducidas a sonido.

Aquí el resultado.

Video: Sounds of Saturn: Hear Radio Emissions of the Planet and Its Moon Enceladus.

NASA Jet Propulsion Laboratory – Publicado el 9 jul. 2018.

 

Referencia:

pdp

Lo que nos dejó la misión Cassini.

La misión Cassini a Saturno ha concluído y nos ha dejado muchas enseñanzas sobre el coloso de los anillos (https://es.wikipedia.org/wiki/Cassini-Huygens).

File:Cassini Saturn Orbit Insertion.jpg

Ilustración crédito: NASA – JPL.

Titán es la mayor luna de Saturno y por un tiempo se pensó que era la mayor de todo el Sistema Solar, título que hoy ostenta la joviana Ganímedes que supera a la anterior por apenas 100 Kms.
Cassini soltó sobre Titán a la sonda Huygens, la que envió a Casa no sólo imágenes de esa luna sino sonidos captados durante su descenso (pdp, 11/oct./2012, Sonidos e imágenes desde Titán, https://paolera.wordpress.com/2012/10/11/sonidos-e-imgenes-desde-titn/; ESA, Sounds of an allien world, http://www.esa.int/Our_Activities/Space_Science/Cassini-Huygens/Sounds_of_an_alien_world).

Cassini nos enseñó que:
Las nubes en la atmósfera de Saturno no más profundas de lo pensado.
Los anillos interiores se desgranan sobre el Planeta, en particular el anillo D.
Algunos sectores de los anillos aparecen rojizos, lo que posiblemente se deba a la presencia de material orgánico del mismo tipo que el que le da color a los vegetales (zanahoria y tomate por ejemplo)
Los lagos y mares de Metano en Titán, no burbujean por liberación de Nitrógeno como se pensaba (pdp, 30/mar./2016, Lagos efervecentes en Titán…, https://paolera.wordpress.com/2016/03/30/lagos-efervescentes-en-titan-e-islas-que-desaparecen/); lo observado es el reflejo de la luz Solar en olas de considerable tamaño.
Las emanaciones de agua desde la luna Encelado se producen por “masajes” gravitatorios desde el Planeta, los que calientan su interior por las fricciones así producidas y genera grietas en la corteza. Estas “plumas” están potenciadas por la luna Dione, la que gravitatoriamente colabora abriendo más las grietas.

Quedan alguna dudas.
¿Dione también presenta eyecciones de agua como Encelado?
¿Por qué los lagos más pequeños de Titán está llenos de Metano puro en lugar de mostrar una mezcla de hidrocarburos?

Referencia:

pdp.

Los anillos de Saturno: Sorprendentemente delgados y jóvenes.

Los anillos de Saturno siempre llamaron la atención.
Gracias a los análisis de la misión Cassini, pudo saber que son más finos que un papel y más jóvenes que lo se creía.

Anillos de Saturno – Crédito: NASA/JPL

Se habrían creado por el choque entre lunas heladas del Planeta o por mareas gravitatorias en una luna que se acercó demasiado.
Se extienden por 300 mil Kms. y tienen un espesor variable que va desde 10 mts. en los lugares más finos, hasta 1 Km. en las partes mas gruesas. Si adoptamos el mayor grosor y calculamos su relación con el largo, eso nos dará 0,0000033.
Un papel “carta” tiene unas medidas de 220 mm. x 280 mm. con un espesor de 0,1 mm. Si tomamos el largo como de 280 mm y lo relacionamos con el espesor, obtendremos 0,00036.
O sea que la relación espesor/largo del papel es poco más que 100 veces la de los anillos se Saturno. Luego; anillos de este Planeta son más delgados que una hoja de papel.

Se estimó la masa de los anillos en base a cómo perturbaban a la sonda Cassini.
Esa masa corresponde a 0,4 veces (menos de la mitad) la masa de Mimas. Si la relación masa/edad es correcta, los anillos serían más jóvenes de lo pensado.
Pero esta supuesta juventud, está respaldada por otro lado.
Los anillos están ennegrecidos. Eso se deba a la caída sobre ellos de micrometeoritos que a manera de hollín los fueron contaminando.
Los estudios del polvo cósmico, indican que su precipitación es 10 veces mayor a lo que se esperaba. Eso implica que los anillos de Saturno fueron contaminados recientemente, digamos hace 100 millones a 300 millones de años; adoptemos 200 millones de años.
En 4500 millones de años del Sistema Solar con su polvo cósmico, los anillos de Saturno aparecieron y fueron ensuciados “ayer nomás”

Si pensamos que los dinosaurios desaparecieron hace 60 millones de años, ellos no los hubieran conocido (de haber observado el Planeta por sus telescopios).

Referencia:

Fuente:

pdp.

Júpiter, ¿realmente nos protege?

Mucho se habló de cómo Júpiter nos protegía del impacto de asteroides y cometas; sobre todo en 1994, cuando el cometa Shoemaker Levy 9 [1] se partió y sus pedazos, algunos de 2 Km. de diámetro,  cayeron en el gigante gaseoso. De haberlo hecho en Casa, hubiera sido un desastre.

Se hicieron simulaciones numéricas para recrear los albores del Sistema Solar y resultó que Júpiter y su amigo Saturno, no nos defendían de los escombros espaciales como pensábamos; es más, nos bombardeaban.

drawing of asteroid impact on Earth

Ilustración de Stocktrek Inc./Alamy

Inicialmente, las rocas espaciales y otros escombros, giraban en órbitas circulares lejos nuestro. Pero Saturno y Júpiter jugaban con ellos y a veces se les escapaba una roca hacia lo de sus vecinos.
Se encargaron de limpiar el espacio entre ellos. En muchos casos, Saturno le tiraba rocas a Júpiter y éste las mandaba hacia el interior del Sistema Solar; es decir hacia nosotros.
Pero eso no era realmente tan malo, al menos en el nacimiento de la Tierra.
Muchas de esas rocas estaban cubiertas de hielos de agua y de moléculas orgánicas muy útiles para la vida como la conocemos. Al día de hoy, no sabemos cuanta agua y elementos orgánicos estaban presentes en la formación de la Tierra y cuantos vinieron de afuera. Posiblemente se haya dado ambas cosas, y en ese caso, no sabemos cual tuvo la más importante contribución para que aparezca la vida en Casa.
Luego, Júpiter y Saturno no nos protegen tanto como pensamos, pero en su momento nos ayudaron.

Referencias:

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Cometa_Shoemaker-Levy_9

Fuente:

pdp.

En los delgados y salpicados anillos de Saturno nace Peggy.

Saturno es realmente el planeta señor de los anillos. Formados por polvo y partículas de hielo de diferentes tamaños, están divididos en sub-anillos por intervalos causados por efectos gravitacionales.
Pero este sistema de anillos tiene características muy curiosas.

Saturn and rings

Crédito NASA/JPL/SCI.

Son realmente muy finos. De perfil son casi invisibles.
Miden aproximadamente unos 300 mil Km de ancho, algo menos que la distancia de la Tierra a la Luna; y en los lugares de mayor espesor apenas llegan al Km.
Si hacemos la relación entre ancho y espesor y lo comparamos con el ancho y espesor de una hoja de papel de esas que usamos para imprimir, veremos que el papel es muchísimo más grueso, unas 100 veces más. O sea que, si vamos a hacer una maqueta de Saturno, al usar papel para armar en anillo estaremos haciendo un anillo fuera de escala, mucho más ancho que el real.

3618122356_4a0b19e3a5_o

Crédito NASA/JPL/SCI.

Tampoco son perfectamente planos.
Hay pequeños lunas o rocas que orbitan oscilando atravesando el anillo de arriba a abajo.
Eso genera perturbaciones y ondulaciones como cuando arrojamos piedritas al agua. Cuando el objeto aflora de la superficie del anillo, arrastra tras de sí, material como algo que sale del agua arrastra agua que gotea a medida que se aleja. En la imagen se aprecia cómo Daphnis oscila en el anillo. Se la aprecia incluso con su sombra.

En uno de esos anillos, hay un grumo alargado de unos 10 Km. x 1000 Km..

cassini_newmoon_ann.jpg.CROP.promo-mediumlarge

Crédito NASA/JPL/SCI.

En su interior se está formando “Peggy” (señalada), una pequeña luna. A la derecha, Prometeo.

Referencias:

Fuentes:

pdp.

La suavidad del suelo de Prometeo.

Prometeo [1] es una luna helada de Saturno que orbita el planeta dentro del anillo F.

cassini_prometheus_closeup1-crop-original-original

Prometeo vista por Cassini. Crédito de NASA/JPL-Caltech/SSI

Tiene una forma alargada de 150 x 100 x 17 Km. y llama la atención la suavidad que muestran sus cráteres, sabiendo que allí no hay vientos que los erosione y alise.
Por orbitar sobre el borde interior del anillo F del Planeta, genera patrones en ese anillo [2] por efectos gravitatorios. A su vez, Prometeo colecta un fino material, polvo del anillo, que termina cayendo en su superficie rellenando y suavizando así su relieve.

 

Referencias:

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Prometeo_(sat%C3%A9lite)
  2. https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/d/d7/Prometheus_F_ring.gif

Fuente:

pdp.