Archivo de la etiqueta: radio-ondas

Oyendo a Encelado.

En la Naturaleza hay ondas.
Son la propagación de información o perturbación en forma oscilante. Las ondas de sonido o acústicas, son la propagación “mecánica” de presión o deformación en un medio. Por eso el sonido no se percibe en el vacío.
Las ondas electromagnéticas, son la propagación de un campo eléctrico y magnético sin necesidad de un medio para su desplazamiento.
Ambos tipos de ondas transmiten energía, o lo que es lo mismo, información.
Las ondas acústicas llegan a nuestros oídos, los que como traductores que son, convierten esa información en el sonido que interpreta nuestro cerebro. Las ondas de luz, como ondas electromagnéticas que son, llegan a nuestros ojos, los que como traductores que son, las convierten en la información visual que percibe nuestro cerebro.

Como ambos tipos de ondas transportan energía, podríamos tomar energía de una onda para generar otra. Por ejemplo, con la energía del sonido, podríamos generar una onda electromagnética; la que a su vez entregue esa energía a la distancia para ser convertida en sonido nuevamente. O sea, el principio de la radiofonía.

En el Universo los cuerpos irradian ondas electromagnéticas de todo tipo; visibles e invisibles. Entre las no visibles, están las de baja frecuencia o radio-ondas. Para estudiarlas, se necesitan antenas en lugar de instrumentos ópticos. Estas son las conocidas como radio-telescopios.

Podemos detectar la actividad en radio de los objetos astronómicos (de eso se encarga la Radioastronomía). Luego, podríamos convertir esa información recibida electromagnéticamente a una señal de audio y… “escuchar” la actividad del objeto en ondas de radio.
Esto se hizo con los Planetas del Sistema Solar, en particular con Júpiter y por supuesto con el Sol.

Llegó el momento de oír a Encelado.

Actual image from Cassini of water geysers erupting from the south pole of Saturn’s moon Enceladus. Credits: NASA/JPL/Space Science Institute

Chorros de agua desde Encelado – Crédito:  NASA/JPL/Space Science Institute

Encelado sufre la acción gravitacional de Saturno que lo deforma a medida que viaja en su órbita alrededor del Planeta. En este amasado gravitacional, Encelado genera calor en su interior, funde hielo en agua y lo hace brotar por las rajaduras así producidas en su superficie.
Ese agua que rodea a la luna, sufre el impacto de partículas atómicas desde Saturno, las que son aceleradas por su campo electromagnético. Es entonces que las moléculas de agua sufren el choque de esas partículas y se rompen en más partículas cargadas. Esto termina formando un caldo de plasma cerca de Encelado.
En ese plasma, formado por partículas cargadas, se siente la acción del campo magnético de Saturno que rota rápidamente. Las partículas se sacuden, o sea, se modulan, y en ese proceso, irradian energía en radio-ondas. Éstas a su vez fueron captadas por la sonda Cassini, transmitidas a Casa y luego traducidas a sonido.

Aquí el resultado.

Video: Sounds of Saturn: Hear Radio Emissions of the Planet and Its Moon Enceladus.

NASA Jet Propulsion Laboratory – Publicado el 9 jul. 2018.

 

Referencia:

pdp

Procesos potenciadores de los púlsares.

Los púlsares son estrellas de neutrones que se caracterizan por mostrarse como “faros” en el Espacio (https://es.wikipedia.org/wiki/P%C3%Balsar).
Resultan del colapso del núcleo de una estrella masiva luego de explotar como supernova, quedando con tamaños como el de una luna o pequeño planeta. En ese colapso, las partículas se unen formando neutrones y la estrella aumenta su rotación a miles de vueltas por segundo; como el patinador que junta los brazos para girar más rápido (conservación del momento angular). Tienen un fuerte campo magnético, producto de semejante rotación y suele estar muy desalineado respecto del eje de rotación. Si el colapso continúa, puede terminar como agujero negro.

Los púlsares pueden estar potenciados por dos procesos.

En su rápida rotación, las líneas de campo afectan (modulan) las partículas del material que aún rodea a la estrella de neutrones. Eso produce que las partículas afectadas por una fuerza que las sacude emitan energía. Ahí se tiene el efecto de faro detectable en pulsos de energía.

File:Pulsar schematic.svg

Ilustración de púlsar potenciado por rotación publicada en Wikipedia.

En este caso, los pulsos son detectables en radio-ondas y como esa energía proviene de la rotación, el púlsar va frenando su rotación. Éstos son los que están potenciados por rotación.

Otros tienen la compañía de una estrella que les dona materia.
Esa materia es canalizada por el campo magnético de la estrella de neutrones y entra por regiones cercanas a los polos del eje de rotación.
Allí se forman zonas “calientes” que emiten energía en rayos X.

x-raypulsar1.jpg

Ilustración de púlsar potenciado por acreción publicada en Cosmos

Con la rotación, esas zonas se comportan como fuentes localizadas que al pasar por la dirección de la visual, producen ese efecto de faro.

En este caso, el púlsar está potenciado por acreción de materia.

Referencia:

Fuente:

pdp.