Archivo de la etiqueta: planetas errantes

Las auroras de SIMP J01365663+0933473.

En Astronomía, la masa suele ser el parámetro aleatorio que establece el tipo de objeto que es un astro.

Es la masa, además de la composición, la que distingue estrellas de planetas y sus tipos.
Así es como existen estrellas fallidas, objetos que no llegan a detonar el Hidrógeno que puedan tener. Se las conoce como Enanas Marrones (EMs). Tienen masas entre 13 y 80 veces la masa de Júpiter. Emiten energía en bajas frecuencias básicamente por contracción; por su baja masa, no presentan reacciones nucleares. Por encima de las 80 masas jovianas, comienzan a brillar como estrellas propiamente dichas (https://es.wikipedia.org/wiki/Enana_marr%C3%B3n).

Masas gaseosas menores, son catalogadas como planetas gaseosos o Jovianos (similares a Júpiter).
Como siempre, el límite entre Jovianos y EMs es algo “difuso”. Con objetos con masas entre Jovianos y EMs, se puede hablar de superjovianos o EMs de baja masa.
Por lo general, si un objeto de este tipo está orbitando una estrella se lo cataloga como planeta gaseoso súper gigante o superjoviano; y si está aislado, como EM de baja masa.

Pero hay objetos aislados con masas menores a una EM de baja masa.
En este caso se trata de planetas gaseosos errantes, de los cuales ya hay varios detectados, por lo que serían comunes (pdp, 07/jun./2011, Planetas errantes, https://paolera.wordpress.com/2011/06/07/planetas-errantes/).

Un ejemplo de este tipo de objetos es el catalogado como SIMP J01365663+0933473 (SIMP J0136). Se encuentra vagando a 20 años luz de Casa en un grupo estelar conocido como Grupo Cercano de Carina.
Se trata de un grupo de estrellas de unos 200 millones de años de edad, donde algunas fallidas dieron origen a objetos como SIMP J0136.
Este errante tiene una masa de una docena de Jovianos, por lo que está cerca de la masa mínima de una EM y planeta errante superjoviano.

Con un campo magnético 200 veces el de Júpiter, este objeto presenta emisiones en radio-ondas típicas de las que se originan en auroras como en la Tierra (y otros planetas del Sistema Solar).

Brown Dwarf Artist's Conception

Ilustración crédito de Chuck Carter, Caltech, NRAO/AUI/NSF

Cuando el viento Solar rico en partículas cargadas llega a un planeta con un cierto campo magnético, esas partículas interactúan con ese campo, son desviadas hacia los polos magnéticos cercanos a los geográficos e interactúan con la atmósfera excitándola y produciendo las auroras. Es en esa interacción donde se produce también una particular radiación en radio-ondas.
Y aquí es donde aparece el evento curioso.
Si SIMP J0136 es errante, no siente el viento estelar de una estrella hospedante para tener auroras. Además, se encuentra alejado de las estrellas del grupo de Carina como para que los vientos estelares las provoquen.
Luego, de algún lado provienen las partículas cargadas que producen esas auroras.
Se conjetura que está acompañado de un objeto de masa planetaria de donde recibe gravitacionalmente la donación de materia. Así es como le llegan partículas cargadas que interactúan con su campo magnético y capas superiores de su atmósfera originando las auroras.

Referencia:

Fuente:

pdp.

Anuncios

Exoplanetas extragalácticos.

Analizando la luz de un cuásar, se hallaron evidencias de exoplanetas en otra galaxia.
Todo se debió a un efecto de micro-lente gravitacional.
La luz puede cambiar su trayectoria debido a la presencia de una gran masa. Cuando la luz emitida por un objeto lejano pasa cerca de un cúmulo de galaxias, la masa combinada de esas galaxias altera gravitacionalmente la marcha de los rayos de luz y éstos se enfocan como por una lente convergente. Así se observan varias imágenes de la misma fuente De ahí el nombre de lente gravitacional, en este caso, ejercida por el cúmulo de galaxias (https://es.wikipedia.org/wiki/Lente_gravitacional)

Ilustración en Wikipedia.

También están las micro-lentes gravitaionales.
Es el mismo efecto pero producido a menor escala por la acción gravitacional de una estrella desviando la luz de un objeto lejano.
En estos casos, se pudo detectar exoplanetas en estrellas generadoras de mico-lentes gravitacionales. Si bien la luz del objeto distante siente la gravedad de todo el sistema (estrella + planetas), como los planetas orbitan la estrella, se altera la distribución de las masas y se modifica particularmente el efecto de micro-lente gravitacional.

Ilustración: S. Liebes, Physical Review B, 133 (1964): 835

A unos 6 mil millones de años luz (AL) de Casa, se encuentra el cuásar RX J1131-1231. Como todo objeto de su tipo, es el núcleo activo de una galaxia muy lejana, potenciado por su agujero negro central. Su luz, en su viaje hasta nosotros, pasa cerca de una galaxia elíptica perteneciente a un cúmulo de galaxias, a unos 3 mil millones de AL de nosotros. La imagen del cuásar sufre el efecto de lente gravitacional y se lo observa multiplicado 4 veces; tres veces a “un lado” y una vez al otro de la galaxia que ejerce el efecto de lente ubicada en el centro de las imágenes de cuásar.

En el centro se aprecia a la galaxia elíptica. Arriba de su imagen se observan 3   imágenes del cuásar y abajo se observa la cuarta, Imagen crédito University of Oklahoma

Pero sucede que en cada imagen del cuásar se observaron diferencias que no se daban en todas ellas, por lo tanto, no se estaban dando en el cuásar.
Luego de modelar el problema, se encontró que se debían a un efecto de micro-lente ejercido no sólo por una estrella de la galaxia elíptica, sino por más objetos. Ni siquiera estrellas de baja masa como las estrellas fallidas conocidas como enanas marrones
Se trata de unos 2000 exoplanetas de masas que van desde masas Lunares a Jovianas o 200 exoplanetas con masas entre Marcianas a Jovianas, por cada estrella de Secuencia Principal (de las comunes), todos ellos errantes, o sea, ninguno vinculado a estrellas.

Eso hace miles de millones de planetas errantes, las misma cantidad que se estima para la Vía Láctea.
Este tipo de planetas, bien podría haberse formado y luego fueron expulsados por encuentros gravitacionales cercanos con otros planetas en la juventud de la formación del sistema planetario en el que nacieron.

Referencias:

Fuente:

pdp.

La captura de planetas errantes sería algo no tan raro.

Hay evidencias de exoplanetas con órbitas demasiado inclinadas respecto del plano del sistema planetario dominado por una estrella.
Esto sugiere que no todos los planetas se habrían formado del mismo disco protoplanetario.
La pregunta es: ¿de dónde salieron esos planetas si no se formaron en ese sistema?
Bien hay dos respuestas posibles.
Por un lado, pudieron ser “robados” de otro sistema cuando ambos sistemas pasaron cerca en su historia.
Por otro, pueden ser planetas errantes capturados.

Esto nos toca de cerca ya que el tan buscado noveno planeta (P9), responsable de la alineación de ciertas características orbitales de objetos lejanos del cinturón de Kuiper, tiene una órbita muy alejada e inclinada (pdp, Artículos varios sobre el posible noveno planeta, https://paolera.wordpress.com/tag/noveno-planeta/).

No es raro hallar planetas gaseosos errantes (pdp, 07/jun./2011, Planetas errantes, https://paolera.wordpress.com/2011/06/07/planetas-errantes/), como por ejemplo el catalogado como CFBDSIR2149 (pdp, 14/nov./2012, CFBDSIR2149, un Exoplaneta errante, https://paolera.wordpress.com/2012/11/14/cfbdsir2149-un-exoplaneta-errante/).
Se trata de objetos que no llegaron a ser ni estrellas fallidas enanas marrones (pdp, 30/jul./2010, Enanas marrones, https://paolera.wordpress.com/2010/07/30/enanas-marrones/).

File:Alone in Space - Astronomers Find New Kind of Planet.jpg

Ilustración de planeta joviano errante, crédito de NASA/JPL-Caltech, publicada en Wikipedia.

Sucede que en nuestra galaxia, se estima que la cantidad de planetas errantes supera la cantidad de estrellas; luego, es más probable la formación de estos objetos que la de estrellas. De hecho, las “gotas” de materia halladas en remanentes de supernovas, permiten pensar que éstas puede dar origen a objetos gaseosos sub-estelares. Se calcula que hay unas mil masas jovianas por cada estrella.
Bajo estas condiciones y dada su abundancia, no sería extraño o improbable la captura de este tipo de objetos en sistemas planetarios, de hecho son muchos los exoplanetas candidatos a haber sido capturados por el tipo de órbita muy inclinada o por ser retrógrados (giran al contrario que el resto de los planetas de ese sistema). Es más, se estima que una de cada cien estrellas puede o pudo capturar, al menos en forma temporaria, a un planeta errante.

Fuente:

pdp.