Archivo de la etiqueta: objetos interestelares

Conjeturas derivadas de la visita del segundo cometa interestelar.

El segundo visitante interestelar ya tiene nombre oficial: 2I/Borisov.
Recordemos que la C se usa para cometas, la A para asteroides y ahora se utiliza la I para los objetos que provienen de espacio interestelar; de ahí 1I/Oumuamua.

Se sabe que 2I/Borisov muestra actividad cometaria y presenta cianuro de hidrógeno siendo expulsado a unos 100 grs. por segundo. Se trata de algo típico en cometas. Después de todo, proviene de un sistema que está en el mismo Universo que Nosotros, donde las estrellas y planetas tienen diferentes composiciones, pero no aleatorias sino regidas por sus orígenes y evoluciones.

The interstellar comet 2I/Borisov imaged by the massive Gemini telescope on 9-10 September 2019. The telescope tracked the comet and took several images in red and blue filters, so the stars appear as a trail of multi-colored dots.

Imagen de 2I/Borisov crédito de Gemini Observatory/NSF/AURA

Lo llamativo es saber cómo fue expulsado de su sistema.
En nuestro caso, tuvimos varios cometas no periódicos. Ellos eran cometas “locales” que penetraron al interior del Sistema Solar desde sus dominios en las heladas regiones exteriores del Sistema Solar; desde el Cinturón de Kuiper o incluso desde la Nube de Oort. Luego fueron acelerados gravitacionalmente por un gigante gaseoso como Júpiter o Saturno y alcanzaron la órbita abierta y su correspondiente velocidad de escape. Sería muy improbable que hayan sido interestelares ya que no mostraban una trayectoria con la típica alta inclinación de ese tipo de cometas.
Pero este proceso no es algo fácil de darse.
Los cometas están en las afueras de los sistemas planetarios, y los planetas masivos están hacia el interior o en las regiones medias. Así, no es fácil que un cometa penetre al sistema y se encuentre con un planeta masivo que lo eyecte.

Puede que se esté dando algo más probable.
Tal vez existan objetos masivos en las regiones alejadas donde abundan los cometas. Allí, los encuentros entre estos objetos serían más habituales y se tendría una mayor probabilidad de eyección. Esta idea respalda la conjetura de que el espacio interestelar está plagado de estos cometas vagabundos. Puede que Nosotros tengamos objetos masivos en el Cinturón de Oort y estemos contribuyendo con la población interestelar de cometas.

Se observó que en estrellas donde se están formando planetas, hay regiones vacías de material protoplanetario en las partes más alejadas de la estrella. Esos anillos libres de material pueden deberse a la formación de objetos masivos en regiones cercanas a las exteriores heladas zonas de cometas.

An image of a protoplanetary disk, from the Atacama Large Millimeter/submillimeter Array telescope in Chile.

Imagen de anillos vacíos de material protoplanetario. Esos espacios se deberían a la formación de cuerpos masivos que absorbió esa materia. Crédito: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO), S. Andrews et al.; N. Lira

¿Por qué entonces recién ahora vemos estos 2 objetos interestelares, si es que son tan abundantes como se piensa?
Se calcula que la mayoría son pequeños, de algunos metros, y no tienen por qué pasar cerca; luego no serían de fácil detección. 1I/Oumuamua tenía un tamaño de unos 150 mts. y 2I/Borisov puede tener de 2Km. a 15 Kms. de ancho.

Aún es necesario más estudios. Por ahora, éstas son conjeturas en vías de demostración.
El tiempo dirá.

Referencia:

Fuentes:

pdp.

C/2019 Q4: ¿es otro objeto interestelar?

Por el año 2017 nos visitó Oumuamna, el primer objeto confirmado como procedente de fuera del Sistema Solar.
Dio origen a muchas conjeturas. Desde que se trataba de una vela solar, hasta ser un objeto similar al de la obra de ficción científica Cita con Rama (Arthur Clarke). Pero resultó ser un cometa desgastado proveniente del espacio interestelar (Oumuamua | pdp; https://paolera.wordpress.com/tag/oumuamua/)

Ahora, nos visita C/2019 Q4 (Borisov) en honor a su descubridor Gennady Borisov.

comet_c_2019_q4_node_full_image_2

C/2019 Q4 – crédito G. Borisov

Se trata de un cometa activo de unos kilómetros de ancho que fue observado por primera vez por septiembre del 2019. Tendrá su máximo acercamiento al Sol por diciembre del 2019 y pasará lejos de nosotros como para ser una amenaza.
Trae un órbita abierta, de tipo hiperbólica. Si bien otros cometas provenientes de las afueras del Sistema Solar ya han mostrado ese tipo de trayectorias, éste parece venir del espacio interestelar.
Para que un cometa tenga una trayectoria hiperbólica, debe ser acelerado por un objeto masivo, como por ejemplo Júpiter, para alcanzar la velocidad necesaria para escapar del Sistema. Extrapolando hacia atrás la trayectoria de este objeto, se observa que no pasó cerca del gigante gaseoso. Es más; su trayectoria hiperbólica está en un plano muy inclinado respecto al Sistema Solar. Este objeto “viene de arriba” y cruza el plano del Sistema cerca de la órbita Marciana para alejarse “por abajo” luego de modificar su dirección en su paso por el punto más cercano al Sol.

anim_orbit_c2019q4borisov

Animación de la actual órbita de C/2019 Q4 – crédito NASA/JPL

Esto es típico de los objetos que provienen del espacio interestelar.
Si bien hacen falta más observaciones, podría tratarse de otro cometa interestelar, un miembro de la sospechada familia de los Oumuamitos.

Referencias:

pdp.

Buscando el origen de Oumuamua.

El objeto interestelar 1I/2017 U1, familiarmente Oumuamua, se alejó de nosotros y ahora buscamos su origen.
Resultó ser de naturaleza cometaria (pdp, 27/jun./2018, Oumuamua sería un cometa…, https://paolera.wordpress.com/2018/06/27/oumuamua-i-2017-u1-seria-un-cometa-de-gj-876/).

Imagen animada publicada en “El Universo que nos rodea.” – Crédito: NASA.

Su origen fue la época de formación planetaria en una estrella. Allí un objeto masivo como un planeta gigante gaseoso o una compañera de la estrella, lo expulsó del sistema.
Por las características de su movimiento, la teoría de la compañera estelar es la más aceptada; pero, ¿cual fue la estrella (binaria o con planetas) donde se formó este objeto y luego fue eyectado?

Primero se pensó que se trataba de la estrella GJ-876 porque su movimiento y distancia eran compatibles con las propiedades cinemáticas de Oumuamua.
Pero estudios más recientes han modificado esto.
La sonda astrométrica GAIA, entrega datos precisos de posición y movimientos estelares. Así, retrogradando en la trayectoria de Oumuamua y de estrellas en su camino, se buscó las que más cerca estuvieron de Él.
Las candidatas son cuatro y se trata de enanas.
La enana de tipo M2.5 catalogada como HIP 3757 estuvo a casi 2 años luz (AL) de Oumuamua con una velocidad relativa de 25 Kms./seg. hace un millón de años.
Otra enana, pero de tipo G5, catalogada como 292249, estuvo a 5 AL con una velocidad relativa de 11 Kms./seg. hace unos 4 millones de años.
Dos enanas más tienen velocidades y distancias en el rango de las anteriores.
Ninguna de las 4 estrellas presenta evidencias de planetas o de ser binaria, lo que complica la explicación de cómo fue expulsado este objeto en el caso de que haya pertenecido a alguna de ellas.

Todo esto se obtuvo de estudiar 7 millones de estrellas de la base de datos de GAIA. Aunque no lo parezca, eso es poca cantidad de estrellas comparada con la cantidad de estrellas de donde pudo provenir. Este es un trabajo difícil, más si se tiene en cuenta que en su camino pudo haber sufrido encuentros con enanas marrones que son difíciles de detectar para tener en cuenta la perturbación en el movimiento de Oumuamua.

Referencia:

Fuente:

  • arXiv:1809.09009v1 [astro-ph.EP] 24 Sep 2018, Plausible home stars of the interstellar object ‘Oumuamua found in Gaia DR2, Coryn A.L. Bailer-Jones et al.
    https://arxiv.org/pdf/1809.09009.pdf

pdp.

Detalles finales de I/2017 U1

I/2017 U1, Oumuamua para los amigos, resultó ser un planetesimal interestelar.
(https://paolera.wordpress.com/2017/11/10/nombrando-al-primer-planetesimal-interestelar/).
Su trayectoria y velocidad no son de explicables por los modelos bajo los que se rigen los objetos del Sistema Solar (https://paolera.wordpress.com/2017/10/26/a2017-u1-un-objeto-extrasolar/)

A/2017 U1 is most likely of interstellar origin.

Ilustración de la órbita de A/2017 U1, crédito: NASA/JPL-Caltech.

Resultó tener una forma alargada, unos 400 mts. de largo con una relación de 3:1 con su espesor (https://paolera.wordpress.com/2017/11/08/sobre-la-visita-de-a-2017-u1-mas/).

oumuamua_artwork

Ilustración de I/2017 U1 crédito de ESO/M. Kornmesser

Esto es el resultado de estudiar la curva de luz reflejada durante su rotación, la que es de 5 a 8 horas. Para que un objeto tan largo rote tan rápido sin romperse, debe ser bastante sólido o monolítico (hecho de una sola pieza).
Su color rojizo sugiere que se trata de un asteroide de tipo D ricos en carbono (https://es.wikipedia.org/wiki/Asteroide#Tipo_espectral_D).

Video: Animation of artist’s concept of `Oumuamua

Publicado el 20 nov. 2017.

Por estar vagando entre las estrellas, su superficie recibió grandes cantidades de rayos cósmicos. Estas partículas atómicas pudieron alterar la composición química de su superficie obscureciéndola e incluso endureciéndola.
Es probable que tenga hielos bajo su superficie, los que no subliman por no haber rajaduras por donde salir, precisamente debido a la dureza de la superficie.

Referencia:

pdp.