Archivo de la etiqueta: Nube de Magallanes

J01020100-7122208, una estrella fugitiva, supergigante y amarilla

Las estrellas de alta velocidad o fugitivas (Runaway Stars) pueden tener distintos orígenes.
Una estrella puede adquirir alta velocidad en un encuentro dinámico con otra. Al pasar cerca, la mutua atracción gravitatoria las acelera.
Las estrellas variables de tipo Nova, presentan periódicas explosiones. En particular, si esa brusca liberación de materia y energía es asimétrica, la estrella puede salir despedida.
Otra posibilidad, es que en un sistema binario, una de las componentes explote en forma de supernova. Si en ese evento la estrella resulta destruida, su compañera resulta “soltada” de la relación gravitacional que las unía y sale disparada como una piedra de una honda.

En las afueras de la Nube Menor de Magallanes, se detectó una estrella fugitiva.

fugitivaAmarilla

Imagen donde se señala con un pequeño círculo rojo la posición de la estrella fugitiva en la Nube Menor de Magallanes publicada en el trabajo de Kathryn F. Neugent et al.

Se trata de una supergigante amarilla, lo que la hace realmente una fugitiva rara de hallar, en realidad la primera en su tipo.
La etapa de supergigante amarilla, es la breve antesala a la de supergigante roja.
Este tipo de evolución es típico de las estrellas masivas. Éstas viven millones de años, y esa etapa dura a lo sumo 100 mil años; tan sólo un parpadeo en su vida. Todo indica que se disparó al morir su compañera en forma de supernova cuando vivían formando un sistema binario. En aquel entonces, era una estrella vigorosa, masiva y caliente (casi una OB). La explosión la arrojó del cuerpo de la galaxia hacia las afueras donde fue encontrada.
Mientras viajaba entró en su etapa de supergigante amarilla. Con el tiempo, entrará a la de supergigante roja para morir colosalmente como supernova. Recordemos que las supernovas son las que retornan elementos enriquecidos al espacio, de donde nacen otras estrellas y planetas con elementos propicios para la vida.
Esta fugitiva se comporta como una portadora de esos elementos que “soltará” en su momento, como una difusora, una semilla que vaga hasta abrirse y liberar su contenido.
Hay evidencias que sugieren que nuestro Sistema Solar nació del material esparcido por una supernova que antes de estallar era una estrella fugitiva de tipo Wolf-Rayet (https://es.wikipedia.org/wiki/Estrella_de_Wolf-Rayet).

Catalogada como J01020100-7122208, viaja a unos 300 Kms./seg., tiene una edad de unos 30 millones de años, un tipo espectral G5-8 I, una temperatura de 4700ºK, una masa de 9 veces la del Sol, un tamaño 190 veces el del Sol y una luminosidad de 10 mil veces la Solar.

Referencia:

Fuente:

pdp.

Anuncios

La binaria R145 no es la más masiva.

En la evolución de las estrellas, hay muchas variables que intervienen.
Todas están relacionadas entre sí, pero la única variable independiente que establece cómo será la evolución de una estrella, es su masa.
El estudio de las masas estelares, permite imponer restricciones en su evolución. Se sabe que la mínima masa que puede tener una estrella; es la que puede tener una enana marrón, y es de unas 13 masas jovianas. Por debajo de ese valor, se tiene un gigante gaseoso.

En el otro extremo están las más masivas.
En este grupo de estrellas, se ubican las vigorosas estrellas de tipo Wolf – Rayet (WR). Son gigantes estrellas azules, que muestran potentes vientos estelares y eyección de materia. Su muerte no será menos espectacular cuando terminen en una colosal explosión.

Pero en el Universo no hay balanzas. La única forma de saber la masa de una estrella, es observándola cuando forma parte de una binaria o de un sistema más complejo.
En la Nube Mayor de Magallanes, se encuentra el complejo gaseoso conocido como Nebulosa Tarántula. Es una región de gran formación estelar donde hay asociaciones de estrellas y muchas de ellas son masivas.
Allí se encuentra el cúmulo catalogado como R163. A una distancia proyectada contra el cielo de casi 30 Años Luz de él, se encuentra la binaria R145.

r145

Imagen publicada en el trabajo de T. Shenar et al.

Es una binaria muy brillante y masiva. Las características de su principal componente indican que se trata de una estrella de tipo WR.
Más precisamente de tipo WH6h, o sea de las WR que aún están quemando Hidrógeno en su interior. Estudiando su comportamiento en el par que forma con su compañera, se puede estimar su masa en base a su vínculo gravitacional.
Se pensaba que esta estrella tenía una masa mínima de unas 300 masas solares (Mo), esto la colocaba como la estrella más masiva conocida. Es más, algunos estimaban que su compañera tenía 200 Mo.
Estudios recientes (publicados en octubre del 2016) desestiman estos valores.
Ambas estrellas tendrían masas alrededor de 50 a 80 Mo. y una edad de poco más de 2 millones de años. Aún teniendo en cuenta los errores involucrados en estos cálculos, las masas no superarían las 100 Mo, y mucho menos a las 300 Mo.
Así, R145 queda destronada.

Fuente:

  • Astronomy & Astrophysics, ESO 2016,October 26, 2016,
    The Tarantula Massive Binary Monitoring project: II. A first SB2
    orbital and spectroscopic analysis for the Wolf-Rayet binary R145,

pdp.

El Sol Podría Tener Más Hermanas.

tarantula-nebulaComo es sabido, las estrellas y los sistemas planetarios se forman de colapsos de materia en nubes de gas y polvo, ricas en subestructuras filamentosas.  Alrededor de la nueva estrella, se forma un disco protoplanetario susceptible a la radiación estelar, la que puede expulsar a la materia sobrante alrededor de la joven estrella. Bajo estas condiciones se forman las estrellas y su sistema de planetas.
Nuestro Sistema Solar, se habría formado de una nube donde había elementos procesados y devueltos el espacio por una estrella de tipo Nova o Supernova. Así, las estrellas pueden reproducirse colaborando con material interestelar enriquecido que forma estrellas de segunda generación.

Por mucho tiempo se pensó que nuestro Sol tuvo este origen en una región poco poblada, de pocos nacimientos estelares, donde se habrían dado a lo sumo unas 3 mil estrellas hermanas. Esto estaba justificado por el hecho de que los sistemas protoplanetarios se destruyen por la presencia de muchas estrellas hermanas cercanas, cosa que no se dio en el nuestro, y por el hecho de que el Sistema Solar es muy ordenado, ya que presenta órbitas casi circulares y el cinturón de Kuiper muestra evidencias de pocas perturbaciones. Así se pensaba que a lo sumo habría 10 hermanas del Sol a menos de 500 Años Luz de nosotros.

Según simulaciones donde se reprodujeron las condiciones reinantes en el origen del Sol y cómo estaban distribuidas las estrellas nacientes se encontró que hay al menos unas 100 mil estrellas potencialmente hermanas del Sol.
El resultado muestra que el ambiente donde se formó el Sistema Solar estaba más poblado que lo pensado, justificando de esta manera la gran cantidad de posibles hermanas del Sol. Así las cosas, los sistemas protoplanetarios serían más resistentes de lo pensado (al menos el nuestro lo habría sido).
Luego, el Sol y sus hermanas podrían haber nacido en un entorno similar al de la nebulosa Tarántula [1] en la Nube Mayor de Magallanes [2], en los suburbios de la Vía Láctea.

______________________________________________________

Referencias:

  1. http://es.wikipedia.org/wiki/Nebulosa_de_la_Tar%C3%A1ntula
  2. http://es.wikipedia.org/wiki/Gran_Nube_de_Magallanes

Fuentes:

pdp.