Archivo de la etiqueta: noveno planeta

El posible noveno planeta no representa riesgo.

Los agoreros de los desastres no descansan y no tienen idea del daño que pueden causar en algunos casos.
Cuando en los años 1900 la cola del Halley tocó la Tierra, muchos supusieron el fin del mundo y se suicidaron, cuando lo único que sucedió fue el espectáculo de ver la cola del cometa cruzando el cielo en una dirección y a la otra noche en la dirección contraria.

Luego de mucho tiempo apareció el simpático mito del acercamiento de Marte. Aquí no se pronosticaban catástrofes sino un Marte aparentemente enorme, casi tan grande como la Luna en cielo nocturno.

Ilustración publicada en “el correo de pozuelo” (ver enlace)

Ahora con la posible existencia del Noveno Planeta vuelven los agoreros a intranquilizar a la gente.
Dicen que desvía hacia nosotros a una cantidad de cometas, los que pueden destruir la vida como sucedió con los dinosaurios.
En aquella oportunidad, el asteroide o cometa que nos chocó tuvo la ayuda de la actividad volcánica para producir la devastación que produjo; además no se demostró que haya sido atraído hacia nosotros por un objeto del Sistema Solar.

En primer lugar, este planeta está supuesto de existir para explicar una alineación en las órbitas de objetos trans plutonianos. O sea que aún no se confirmó si existencia, luego, no se confirmo ninguna relación con peligro para nuestro Planeta.
En segundo lugar, que su existencia, en caso de confirmarse, esté relacionada con periódicas visitas de cometas y extinciones fósiles, no implica que éstos sean causa de futuras extinciones. De hecho nos están visitando muchos cometas permanentemente, de los cuales muchos agoreros no están enterados y todavía aquí estamos.
Finalmente, se demostró que no hay periodicidad en impactos fatales en Casa, lo que demuestra que de existir el Noveno Planeta, no provoca, ni viene provocando desde antes de sospecharlo, desastres en la Tierra.

Como siempre digo, revisemos las estadísticas de accidentes de tránsito, uso indebido de reproductores de música o celulares mientras circulamos por la calle, falta de vacunación, hambre, higiene, violencia, inseguridad y otras tantas cosas como la contaminación y calentamiento global; eso nos está matando.

La ignorancia es peligrosa, vacúnese leyendo y confiando en los que realmente saben de qué hablan.

Referencias:

pdp.

Anuncios

El posible noveno planeta pudo ser robado por el Sol.

En relación al posible noveno planeta, hay 3 teorías que pretenden explicar su origen.
Entes que otra cosa, hay que aclarar que, de existir, no es responsable de periódicas extinciones causadas por fatales lluvias de objetos desviados hacia nosotros por su acción gravitatoria. Esto está demostrado en un trabajo basado en lo que se conoce como Teorema de Bayes. Según ese teorema es posible calcular la probabilidad de un evento según otro; por ejemplo, dada la probabilidad de tener gripe con dolor de cabeza, podemos calcular la probabilidad de tener dolor de cabeza por tener gripe. Aplicado este teorema a las épocas de cráteres de impacto en la Tierra, la posibilidad de un período desaparece.

Una teoría establece que el posible noveno planeta (NP) pudo haberse formado donde está como una acresión de “guijarros” de hielo.

Otra teoría, sugiere que se formó en regiones más interiores del Sistema Solar y migró hacia “afuera” como muchos planetas lo hacen en la evolución del sistema planetario al que pertenecen.

La tercera opción es muy interesante.
La nube de Oort está a unos 2 años luz (AL) del Sol. La estrella más cercana al Sol, Alfa Centauri (Alfa Cen.), está a 4 AL. Si Alfa Cen. tiene un sistema planetario similar, con una nube similar a nuestra nube de Oort, éstas podrían estar casi en contacto; hasta podrían estar intercambiando objetos. Pero eso es así sólo si ambas estrellas tienen sistemas planetarios de estructuras similares.

Pero nuestro Sol se formó en una nube junto a otras estrellas; las hermanas del Sol, no necesariamente gemelas. Luego con el tiempo, cada una, con su sistema planetario en formación se fue alejando de las demás. Pero en sus comienzos estaban más agrupadas, luego existe la probabilidad de que el Sol le haya “robado” gravitacionalmente un planeta a una de sus hermanas.
La simulaciones indican que hay una posibilidad del 0,1 % al 2 % de que un planeta haya sido capturado de otra estrella si ese planeta tiene una órbita grande y una masa algo menor a Urano o Neptuno; y esas son precisamente las características del NP.
Las posibilidades de que el NP se haya dado por azar son del 0,007 %; o sea que las probabilidades de que sea un exoplaneta capturado hace mucho son de 15 a 300 veces superiores.

Referencias:

Fuentes:

pdp.

Se refina la búsqueda del noveno planeta.

Planet_nine3

Ilustración original de Tomruen, Wikipedia.

El título original de este artículo era “Se complica la existencia del noveno planeta”, pero fue cambiado porque resultó no ser el más apropiado sobre todo luego de la actualización del artículo.

Mucho se ha dicho sobre la existencia de un noveno planeta más hallá de Plutón (P9), en el cinturón de Kuiper. Nada que ver con Nibiru ni algún cuerpo relacionado con extinciones periódicas en Casa.
Como las órbitas de objetos lejanos como Sedna muestran cierta alineación, se conjeturó la existencia de un noveno planeta de tipo terrestre, capaz de producir gravitacionalmente esa alineación de órbitas. Tendría una masa de entre 2 y 15 veces la de la Tierra; se adopta 10 masas terrestres a una distancia promedio del Sol de una 700 UA (donde 1 UA es la distancia Tierra – Sol) y una excentricidad de su órbita (o divergencia respecto del círculo) de 0,6 (una excentricidad de 0 implica una órbita circular y su máximo valor posible es muy cercano a 1).

En la sutil danza gravitacional, P9 no sólo debería afectar las órbitas de los objetos señalados. Con los años, también debió afectar la distribución de materia y objetos más allá de Plutón, a unas 40 a 50 UA (Plutón está a unas 40 UA). Esa distribución, es la “firma” de los procesos involucrados en la formación del Sistema Solar y P9 podrtía darnos ideas de la nebulosa madre del Sistema Solar, tales como su masa y su radio.

Las sondas en torno a otros planetas, no sólo son sensibles a la gravedad de esos cuerpos y de sus lunas; también sienten la sutil presencia gravitacional del resto de los planetas.
En este caso, la sonda Cassini en Saturno debería ser afectada por P9 y de hecho parece estarlo.

Así las cosas, parece que se complica la existencia de P9 porque hay lugares donde no podría estar; pero no se niega rotundamente su existencia. Claro, hay que explicar qué alineó las órbitas de esos objetos compañeros de Sedna, ya que es muy difícil que eso se produzca al azar.

El trabajo continúa…

Actualización del 10/3/2016 a las 13:30 HOA (GMT -3).
Figure2

La observación directa es lo único que determinará la existencia de P9. En el gráfico se ilustra las posiciones en su órbita donde podría estar P9. Según los datos aportados por Cassini en órbita en Saturno, hay regiones prohibidas (mostradas en rojo) para localizar a P9, otras posibles (en blanco) y una pequeña zona muy probable de hallarlo (en verde). Luego, no se complica su existencia sino que se reducen los lugares posibles donde puede ser detectado, y eso es bueno ya que se puede reducir la búsqueda a menos regiones del cielo.
El perihelio es la posición en la órbita más cecana al Sol. Se señala con un círculo azul el tamaño de la órbita de Neptuno.

Referencia:

Fuente:

pdp.

¿Hay un noveno planeta?

Es probable que volvamos a tener 9 planetas.
Hay evidencias de un noveno planeta más allá de Neptuno y Plutón, en el cinturón de Kuiper, del que Plutón es el miembro más cercano.
Las evidencias son indirectas, es decir que este posible noveno planeta, está manifestándose en molestias gravitatorias en objetos de ese cinturón.
No es la primera vez que un objeto es calculado y luego observado. Así sucedió con Plutón, que se lo calculó por las perturbaciones gravitatorias que producía en las orbitas de otros objetos, y luego, sabiendo por donde podría estar, se lo observó.

Objetos del cinturón de Kuiper, como Sedna, muestran órbitas que tienden a estar alineadas; con características comunes. Eso es muy difícil que se dé en forma casual.

orbits

Ilustración de Batygin y Brown donde se muestran las órbitas de objetos de cinturón de Kuiper y el posible noveno planeta.

Según simulaciones numéricas, esto puede ser causado por un objeto de unas 10 masas terrestres, algo menor a Neptuno que tiene 17 veces la masa de nuestro Planeta. De ser rocoso, sería una súper Tierra en el cinturón de Kuiper. Con una órbita elíptica, aunque no se sabe que tanto, su distancia promedio al Sol sería unas 20 veces la distancia a Neptuno. Así, su año duraría entre 10 mil a 20 mil años terrestres.
Este planeta no sería oriundo de esa parte del Sistema Solar. Se habría formado en regiones más interiores y habría migrado hacia afuera expulsado gravitacionalmente por Júpiter y Saturno.

La existencia de este planeta, implicaría la de objetos en el cinturón de Kuiper con órbitas muy inclinadas, casi perpendiculares al plano promedio de los objetos que giran alrededor del Sol. Lo curioso es que se han hallado objetos en esa región del Sistema Solar con ese tipo de órbitas.
Ahora sólo resta acorralarlo, saber por donde se encuentra para poder observarlo; tal como sucedió en su momento con Plutón.

Referencia:

Fuente:

pdp.