Archivo de la etiqueta: Mercurio

K2-229b, un súper Mercurio (¿tendrá luna?).

El estudio de los sistemas exoplanetarios, sirve para comprender mejor la formación de los planetas, incluso los del Sistema Solar.
Los planetas tienen composiciones cuyas generalidades están relacionadas con la composición de su estrella hospedante, después de todo, el sistema entero se formó de la misma nube de materia.
En nuestro caso; Venus, la Tierra y Marte, son metálicos en un 30% y el 70% restante está dado por silicatos.
Mercurio, en cambio, es más metálico (en un 70%) que con silicatos (30%). Esto tiene varias explicaciones: un gran impacto que le voló la corteza y manto de silicatos, evaporación del manto o se formó en una región donde había pocos silicatos. Todo aún se discute.

La estrella K2-229, es una enana de tipo K0 que tiene varios exoplanetas rocosos.
Entre ellos, se destaca el más cercano a ella, K2-229b. Tiene un radio de poco más que el Terrestre (1,16 Rt) y una masa de más de dos veces y media la Nuestra (2,59 Mt).

Recreación artística del K2-229b (Nature Astronomy).

Recreación de K2-229b en Nature Astronomy

Con estas características, su densidad y análisis espectral de la estrella, sugieren que este objeto de tipo Terrestre tiene una composición de rica en matales y pobre en silicatos, más parecida a la de un gran Mercurio. La distancia a su estrella es mucho menor que la que separa a Mercurio del Sol.
Luego, a este exoplaneta se lo puede explicar de maneras análogas que a Mercurio.
Pudo haber perdido su manto de silicatos de varias maneras: por evaporación o interacciones magnéticas con su cercana estrella, composición por alguna razón atípica para la estrella que órbita, o por un gran impaco que le voló gran parte de la corteza y manto de silicatos. En este último caso, y como sucedió con Nosotros, es posible que con las esquirlas se halla formado una (o varias) lunas; las que en estos escenarios de formación, suelen ser grandes (como la Luna en relación con la Tierra).
Luego, K2-229b es un buen candidato a buscarle exolunas.

Fuente:

pdp.

Anuncios

Curiosa estructura en la superficie de Mercurio.

Mercurio muestra muchas cosas sorprendentes a través de los análisis de los datos enviados por MESSENGER.
Tiene un núcleo de hierro que abarca el 85% de su radio; eso es un núcleo muy grande en comparación con otros planetas rocosos. En el caso de la Tierra o Marte, el núcleo de Hierro es de la mitad del radio.
Así es como Mercurio muestra un manto muy delgado o poco profundo, con muy poco hierro y rocas que no se oxidan para formar minerales como en Casa.

Mercury

Imagen de Mercurio en falso color crédito de NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory/Carnegie Institution of Washington.

Lo más curioso, es la existencia de “estructura” muy rica en magnesio que ocupa el 15% de la superficie de Mercurio. Los modelos sugieren que rocas fracturadas y sometidas a alta presión y temperatura, a unos 400 Km. de profundidad, donde el manto y el núcleo se encuentran, podrían haber generado material que luego afloró en actividad volcánica.

¿Hubo en gran impacto en la historia de Mercurio?

Fuente:

pdp.

Planisferio de Mercurio.

Primer mapa global del relieve de Mercurio realizado con los datos enviados por la misión MESSENGER a ese planeta.

Mercury_DEM_white_robinson_grid_nomen (1)

Mapa  ampliable crédito de USGS.

Escala de colores:

mercury-map

Crédito USGS.

Referencia:

pdp.

Sobre la obscura superficie de Mercurio.

Llama la atención lo obscura que es la superficie de Mercurio. Se debe a que está cubierta de material de baja reflexión de luz.

El obscuro suelo de Mercurio. Imagen en The Crux – Discover, crédito NASA/JHUAPL/CIW/Quickmap.

En el caso de la Luna, los mares son flujos de lava solidificada sobre un terreno brillante, rico en cristales minerales como la Anortita[1], que afloraron desde su corteza flotando en el océano de lava en su formación.
Mercurio no es rico en hierro por lo que su océano de lava no era tan denso para que floten los cristales de minerales reflectantes. En su lugar, los únicos cristales capaces de ascender en ese océano de lava, eran los de grafito; si, los mismos que se usan para los lápices.
De hecho, se encontró una considerable cantidad de grafito sobre la superficie de Mercurio. Así, su obscura superficie estaría cubierta por una mezcla de grafito y material de origen volcánico.
En algunas zonas que son más obscuras que otras, el grafito observado no está puro, sino mezclado con polvo y pedregullo.
Pero para que esto sea posible, Mercurio debería ser rico en carbono, incluso más que la Tierra y Marte; y más, los objetos rocosos carbonáceos son asteroides que están mucho más lejos.
La solución sería observar la corteza de Mercurio en su estado original, pero en ningún lugar se encontró la corteza expuesta intacta. Solamente en algunos cráteres de impacto se observa material “volado” de la corteza obviamente contaminado y alterado por eventos ocurridos con el tiempo.

Así las cosas, no siempre se responde una pregunta; otras veces se la cambia por preguntas más complejas. En este caso, habrá que esperar a más misiones a Mercurio, por ejemplo la misión BepiColomo[2] de la Agencia Espacial Europea en el 2024.

Referencias:

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Anortita
  2. http://sci.esa.int/bepicolombo/

Fuentes:

pdp.

Posibles motivos de que Mercurio refleje menos luz que lo esperado

Imagen de la superficie de Mercurio crédito de NASA

Mercurio [1] es un planeta que sufre las consecuencias de estar cerca del Sol; de hecho, se especula con que perdió gran parte de su corteza por esa cercanía con el astro rey.
Este planeta, es rocoso y con una muy despreciable atmósfera, tanto que prácticamente se puede decir que no la tiene.
Mercurio resultó reflejar menos luz del Sol que la que debería. Hablando con propiedad, tiene un albedo [2] menor al que debería tener, por lo que se queda con más energía solar que la que se esperaba.
Primero se pensó en partículas de Hierro. Debido a su proximidad al Sol, no sólo recibe mucha radiación, sino también una gran lluvia de partículas sub-atómicas, todo conocido como viento solar. Esto hace que se desprenda el Hierro de los compuestos del suelo, y ese elemento así desprendido estaría absorbiendo energía del Sol, reduciendo la cantidad de luz que se espera que refleje.
Pero aparentemente las partículas de hierro no son tan abundantes para producir este efecto. Otro responsable puede ser el Carbono. Los cometas suelen ser ricos en este elemento. Cuando se acercan al Sol, aumenta la sublimación de sus hielos, y con ellos, la eliminación de Carbono al espacio, tanto más cuanto más cerca del Sol estén. Incluso, muchos cometas suelen desintegrarse, dejando en el espacio todo el material que tenían, y ahí está Mercurio, cercano al Sol, recibiendo todo ese Carbono desde hace tantos años.
Es probable que la causa de cuan “obscuro” es Mercurio sea una combinación de ambas, el Hierro, el Carbono, si no hay una tercera.

Referencias:

  1. http://es.wikipedia.org/wiki/Mercurio_(planeta)
  2. http://es.wikipedia.org/wiki/Albedo

Fuentes:

pdp.

La química del manto de Mercurio.

En una época se dijo que Mercurio había perdido gran parte de su corteza por su cercanía al Sol, que era casi todo un núcleo expuesto.
Parece que no es tan así, ya que presente un manto, que es la parte comprendida entre la región más exterior del núcleo y la corteza.
Se encontró que en el manto de Mercurio hay hay Magnesio, Silicio y Aluminio.

Mapa de las regiones del manto con Magnesio y Silicio. El rojo indica mayor cantidad y el azul menor cantidad. El mapa de la derecha fue realizado por bombardeo y absorción de neutrones. Crédito de NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory/Carnegie Institution of Washington.

También, se estudió la región conocida como cuenca Caloris (Caloris basin). Se trata de uno de los cráteres de impacto mejor conservados. Allí se encontró que el magma que rellenó esa zona, tiene una composición diferente al de otras regiones llanuras volcánicas, lo que indica que el magma provino de regiones del manto químicamente distintas.

Fuentes:

pdp.