Archivo de la etiqueta: mareas gravitatorias

Mareas gravitatorias podrían revivir a una enana blanca.

Donde actúa una fuerza hay movimiento, y en ese proceso se realiza un trabajo que se transforma en energía.
Tanto la Joviana luna Io, como la Saturniana Encelado, sienten la acción de mareas gravitatorias del gigante gaseoso que les tocó orbitar. A medida que se acercan y alejan, la fuerza gravitatoria mutua hace que la luna se deforme. En ese proceso, el trabajo realizado por las fuerzas involucradas se transforma en energía que calienta el interior de la luna. Así es como presentan eyecciones de agua helada desde su interior por las fracturas que se producen en su superficie.

¿Puede suceder algo parecido en estrellas?
Al menos en teoría, parece que sí.
Las enanas blancas, son restos evolutivos de estrellas de tipo Solar. Del tamaño de un planeta, y con un núcleo de carbono, brillan por contracción quemando el poco hidrógeno y helio que les queda en sus capas exteriores. Se cree que con el tiempo, ese suministro se agotará y nada tendrá para quemar y se transformará en una enana negra.

Ilustración donde se compara el tamaño de la enana blanca Sirio B con nuestro Planeta – Crédito: ESA.

Si una estrella de este tipo pasa cerca de una gran masa como la de un agujero negro, ésta le arrancará materia. Esa materia, como es sabido, caerá en el agujero negro arremolinándose y recalentándose por autofricción emitiendo energía.
Pero unos instantes antes de eso, la estrella sentirá la acción de las fuerzas de marea gravitacionales deformándola. En ese proceso, como en el caso de las heladas lunas de Júpiter y Saturno, el trabajo gravitacional generará energía capaz de detonar el interior de la estrella volviéndola a la vida.
Es muy probable que esta nueva fase de actividad dure poco antes de que la estrella estalle o termine completamente desgarrada hacia el agujero negro.

Referencia:

Fuente:

  • arXiv:1808.05664v1 [astro-ph.HE] 16 Aug 2018, Relativistic Tidal Disruption and Nuclear Ignition of White Dwarf Stars by Intermediate Mass Black Holes, Peter Anninos et al.
    https://arxiv.org/pdf/1808.05664.pdf

pdp.

Anuncios

Plutón sigue a su corazón.

Plutón y Caronte giran dándose la misma cara, sincrónicamente. Están “enganchados” gravitacionalmente por lo que se conoce como efecto de mareas gravitacionales.
El eje de mareas entre ellos, una línea imaginaria que une a Plutón con Caronte, pasa muy cerca del centro de Tombaugh Regio, la región plutoniana en forma de corazón.
Esto es llamativo y parece poco probable que se de por azar.

Pluto showing heart-shaped "Tombaugh Regio" feature

Crédito NASA/SwRI.

Aparentemente Plutón estaría desbalanceado por esa región, la que parece ser más densa y pesada que el promedio del resto del Planeta.
Esa región acorazonada se habría formado por un gran impacto no muy lejano en el tiempo (esto es menos de 10 millones de años) ya que en ella no se observan cráteres “recientes”; y aquí surgen dos teorías.
Por un lado, algunos piensan que ese cráter se llenó de hielo de nitrógeno de un espesor que podría ser de 1 Km.. Eso hace que sea más denso que lo que debería ser por tratarse de la zona de un cráter impacto.
Por otro lado, otros están de acuerdo con esta idea, pero con una variante. El nitrógeno no es muy pesado, por lo que haría falta más cantidad o algo más pesado para que se de este desbalanceo. Bajo la corteza plutoniana se cree que hay un sub-océano de agua helada. Con el impacto, ese agua (que es más pesada que el nitrógeno líquido) pudo aflorar como lo hace el manto en cráteres de impacto en objetos como la Luna, creando una región más pesada que el resto en la que más tarde pudo depositarse nitrógeno helado. En ese caso no hace falta que haya tanto nitrógeno en esa zona, basta con suficiente agua bajo la capa de ese elemento.

Como sea, se piensa que con el tiempo el corazón plutoniano quedará mirando a Caronte.

Referencia:

Fuente:

pdp.