Archivo de la etiqueta: Encelado

Lineal virgae en Dione.

Dione, la Saturnina luna de 1000 Kms. de diámetro, sorprende por unas llamativas finas rayas brillantes en su superficie.
Lunas de Saturno como Dione y Encelado, tienen hielos en su superficie. Además presentan características tales como acantilados de hielos y fracturas.

Enceladus

Fracturas y acantilqados de hielo en Encelado – Crédito: SPACE SCIENCE INSTITUTE, JPL/NASA

Esas fracturas, en particular las de Encelado, se deben al trabajo gravitacional que siente la luna. Las fuerzas gravitatorias del Planeta e incluso de lunas vecinas, fracturan el hielo, el que al volver a cerrarse deja esas llamativas marcas.

Pero Dione muestra unas curiosas, finas y paralelas líneas brillantes.

Líneas brillantes en Dione – Crédito: misión Cassini – E. MARTIN AND D. PATTHOFF/GRL 2018.

Con longitudes de 10 a 100 Kms. y anchos menores a 5 Kms., son paralelas entre ellas y con el ecuador de la luna. También observadas en menor escala en la luna Saturniana Rea, estas líneas bautizadas lineal virgae, parecen ser recientes. Acompañan el relieve del terreno, como depositadas sobre él, por lo que no parecen estar relacionadas con el material subyacente del suelo. Aparentemente fueron creadas por un proceso que “vino desde arriba”, o sea exógeno.
Se piensa que se trata de material caído a la luna desde el espacio. Puede tratarse de polvo del impacto de micrometeoritos en objetos Troyanos que comparten su órbitas, tales como las pequeñas lunas Helena (https://es.wikipedia.org/wiki/Helena_(sat%C3%A9lite)) y Pollux (https://es.wikipedia.org/wiki/Pollux_(sat%C3%A9lite)).
Otra opción es que ese polvo proviene de los anillos Saturnianos.

Referencia:

Fuente:

pdp.

Anuncios

Oyendo a Encelado.

En la Naturaleza hay ondas.
Son la propagación de información o perturbación en forma oscilante. Las ondas de sonido o acústicas, son la propagación “mecánica” de presión o deformación en un medio. Por eso el sonido no se percibe en el vacío.
Las ondas electromagnéticas, son la propagación de un campo eléctrico y magnético sin necesidad de un medio para su desplazamiento.
Ambos tipos de ondas transmiten energía, o lo que es lo mismo, información.
Las ondas acústicas llegan a nuestros oídos, los que como traductores que son, convierten esa información en el sonido que interpreta nuestro cerebro. Las ondas de luz, como ondas electromagnéticas que son, llegan a nuestros ojos, los que como traductores que son, las convierten en la información visual que percibe nuestro cerebro.

Como ambos tipos de ondas transportan energía, podríamos tomar energía de una onda para generar otra. Por ejemplo, con la energía del sonido, podríamos generar una onda electromagnética; la que a su vez entregue esa energía a la distancia para ser convertida en sonido nuevamente. O sea, el principio de la radiofonía.

En el Universo los cuerpos irradian ondas electromagnéticas de todo tipo; visibles e invisibles. Entre las no visibles, están las de baja frecuencia o radio-ondas. Para estudiarlas, se necesitan antenas en lugar de instrumentos ópticos. Estas son las conocidas como radio-telescopios.

Podemos detectar la actividad en radio de los objetos astronómicos (de eso se encarga la Radioastronomía). Luego, podríamos convertir esa información recibida electromagnéticamente a una señal de audio y… “escuchar” la actividad del objeto en ondas de radio.
Esto se hizo con los Planetas del Sistema Solar, en particular con Júpiter y por supuesto con el Sol.

Llegó el momento de oír a Encelado.

Actual image from Cassini of water geysers erupting from the south pole of Saturn’s moon Enceladus. Credits: NASA/JPL/Space Science Institute

Chorros de agua desde Encelado – Crédito:  NASA/JPL/Space Science Institute

Encelado sufre la acción gravitacional de Saturno que lo deforma a medida que viaja en su órbita alrededor del Planeta. En este amasado gravitacional, Encelado genera calor en su interior, funde hielo en agua y lo hace brotar por las rajaduras así producidas en su superficie.
Ese agua que rodea a la luna, sufre el impacto de partículas atómicas desde Saturno, las que son aceleradas por su campo electromagnético. Es entonces que las moléculas de agua sufren el choque de esas partículas y se rompen en más partículas cargadas. Esto termina formando un caldo de plasma cerca de Encelado.
En ese plasma, formado por partículas cargadas, se siente la acción del campo magnético de Saturno que rota rápidamente. Las partículas se sacuden, o sea, se modulan, y en ese proceso, irradian energía en radio-ondas. Éstas a su vez fueron captadas por la sonda Cassini, transmitidas a Casa y luego traducidas a sonido.

Aquí el resultado.

Video: Sounds of Saturn: Hear Radio Emissions of the Planet and Its Moon Enceladus.

NASA Jet Propulsion Laboratory – Publicado el 9 jul. 2018.

 

Referencia:

pdp

Lo que nos dejó la misión Cassini.

La misión Cassini a Saturno ha concluído y nos ha dejado muchas enseñanzas sobre el coloso de los anillos (https://es.wikipedia.org/wiki/Cassini-Huygens).

File:Cassini Saturn Orbit Insertion.jpg

Ilustración crédito: NASA – JPL.

Titán es la mayor luna de Saturno y por un tiempo se pensó que era la mayor de todo el Sistema Solar, título que hoy ostenta la joviana Ganímedes que supera a la anterior por apenas 100 Kms.
Cassini soltó sobre Titán a la sonda Huygens, la que envió a Casa no sólo imágenes de esa luna sino sonidos captados durante su descenso (pdp, 11/oct./2012, Sonidos e imágenes desde Titán, https://paolera.wordpress.com/2012/10/11/sonidos-e-imgenes-desde-titn/; ESA, Sounds of an allien world, http://www.esa.int/Our_Activities/Space_Science/Cassini-Huygens/Sounds_of_an_alien_world).

Cassini nos enseñó que:
Las nubes en la atmósfera de Saturno no más profundas de lo pensado.
Los anillos interiores se desgranan sobre el Planeta, en particular el anillo D.
Algunos sectores de los anillos aparecen rojizos, lo que posiblemente se deba a la presencia de material orgánico del mismo tipo que el que le da color a los vegetales (zanahoria y tomate por ejemplo)
Los lagos y mares de Metano en Titán, no burbujean por liberación de Nitrógeno como se pensaba (pdp, 30/mar./2016, Lagos efervecentes en Titán…, https://paolera.wordpress.com/2016/03/30/lagos-efervescentes-en-titan-e-islas-que-desaparecen/); lo observado es el reflejo de la luz Solar en olas de considerable tamaño.
Las emanaciones de agua desde la luna Encelado se producen por “masajes” gravitatorios desde el Planeta, los que calientan su interior por las fricciones así producidas y genera grietas en la corteza. Estas “plumas” están potenciadas por la luna Dione, la que gravitatoriamente colabora abriendo más las grietas.

Quedan alguna dudas.
¿Dione también presenta eyecciones de agua como Encelado?
¿Por qué los lagos más pequeños de Titán está llenos de Metano puro en lugar de mostrar una mezcla de hidrocarburos?

Referencia:

pdp.

Cassini atravesará las eyecciones de Encelado otra vez. ¿Hallará lo mismo?

Encelado [1], un helado satélite natural de Saturno, muestra eyecciones de agua helada al espacio, provenientes de su interior.
Las fuerzas de mareas de origen gravitatorio ejercidas por Saturno, deforman a la luna, como si amasaran a Encelado generado así tensiones y calor en su interior. Eso produce la fisura de los hielos superficiales y la eyección de agua helada al espacio.

Cassini registra eyecciones en Encelado. Crédito de NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute

La sonda Cassini [2] en torno a Saturno, planea atravesar esas eyecciones para analizarlas. Se especula con que de haber formas de vida microbiana en las aguas del interior de Encelado, éstas podrían ser eyectadas al espacio y detectadas por Cassini.
Recordemos que no es la primera vez que Cassini hace esta maniobra. En el año 2013, atravesó las eyecciones de Encelado encontrando que tienen unos 90ºC bajo cero y moléculas orgánicas. Esto no implica la existencia de vida.
En este segundo intento, donde los instrumentos son los mismos, se espera repetir los resultados y ver si hay variaciones de algún tipo. En cuanto a la detección de formas de vida, sigue el interrogante.

Referencias:

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Enc%C3%A9lado_(sat%C3%A9lite)
  2. https://es.wikipedia.org/wiki/Cassini-Huygens

Fuente:

pdp.

Las diferentes estructuras de la lunas Saturnianas.

Las lunas de Saturno son cuerpos aparentemente similares, cubiertos por hielos, pero sus interiores son diferentes. Para eso es muy útil el estudio de las densidades (materia por unidad de volumen).

Cassini en órbita a Saturno y visitando sus lunas, es capaz de “sentir” las variaciones de las fuerzas gravitatorias producidas por las lunas debido a la distribución interna de la materia que las componen.
La gravedad entre dos objetos depende de sus masas y de la distancia entre ellos. Si un objeto como la Cassini (cuya masa se conoce) pasa cerca de una luna, podrá sentir variaciones en la atracción debido a la distribución de la masa en la luna. Para un mismo volumen, hay más masa de materia densa como la roca que de materia menos densa como el hielo. Eso se refleja en sutiles variaciones de la gravedad que siente la sonda debido a la cercanía con la luna por la que pasa cerca.

Imagen ampliable con in Click

Imagen (ampliable con in Click) de Dione y de fondo “el señor de los anillos”. Crédito de: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute.

De esta manera se puede decir que Tethys es casi toda de hielo, Encelado tiene más roca que hielo sobre todo en su centro, Dione tiene una estructura que es un término medio entre ambas y Rhea tiene un interior que es una mezcla de hielo y roca.

Fuente:

pdp.

¿Y los chorros de agua de Europa?

La luna joviana Europa, está cubierta por hielos y se supone que contiene un océano bajo ellos. Esta luna mostró eyecciones de vapor de agua expulsándolo al espacio. Tanto Europa como Encelado, son lunas de Júpiter que están sometidas a acciones gravitatorias por parte del Planeta. Esto produce tensiones y deformaciones que aumentan las presiones que terminan fracturando el hielo superficial y liberando agua que directamente sublima al espacio.
De hecho, se pensó en que una sonda podía atravesar esos chorros de agua y tomar muestras para su análisis. Pero en Europa, ya no se observa esas eyecciones. Durante este año (2014), las observaciones no registran la presencia de los chorros de agua saliendo de esa luna joviana.
Revisando las últimas imágenes de Europa obtenidas por la sonda Galileo, no se hallaron evidencias de esas emanaciones. En las imágenes tomadas por la sonda Cassini rumbo a Saturno, en el año 2001, tampoco se observan los chorros esperados.
¿Habrán cesado momentáneamente o disminuido sensiblemente al punto de no poder ser detectados?

Estos gigantes gaseosos nos tienen acostumbrados a cosas como éstas. Sin más, sólo recordemos la vez que Júpiter perdió uno de sus cinturones, el cual ya reapareció.

En memoria de Eduardo Suarez

Artículo relacionado:

Referencias:

Fuente:

pdp.

El Anillo E de Saturno.

Saturno es el señor de los anillos. Formados por pedruscos de diferentes tamaños, los anillos reflejan luz visible haciendo de este Planeta uno de los llamativos, si no el más llamativo. Los anillos se dividen en estructuras anulares concéntricas diferenciadas con letras. Así uno de esas estructuras es el anillo E.

cassini_ering_enceladus.jpg.CROP.original-originalImagen crédito de NASA/JPL/Space Science Institute publicada en:
http://www.slate.com/blogs/bad_astronomy/2014/06/05/enceladus_and_the_e_ring_how_long_does_it_take_the_moon_to_make_the_ring.html

 

En la parte más gruesa y densa de este anillo, se encuentra Encelado o Enceladus, una las lunas de Saturno. Esta luna tiene la particularidad de mostrar eyecciones de agua helada (o hielo de agua) desde una fuente tipo Géiser cercana al su polo Sur. Observando este escenario, es altamente probable que Encelado haya generado y alimente este anillo con sus eyecciones.
La gravedad del Planeta, deforma (amasa) a Encelado a medida que ésta lo orbita. Esas deformaciones gravitacionales, trabajan calentado y aumentando la presión en el interior de la luna haciendo que brote agua por rajaduras en la superficie helada. Así, con los años, Saturno deforma a Encelado, y ésta le responde rodeándolo con un anillo de partículas heladas.
El anillo no es nuevo ya que el Planeta y su luna existen hace unos 4 mil millones de años. Sin embargo, el anillo E no es tan denso como se espera debido a que parte de esos chorros helados vuelven a Encelado, parte caen a Saturno colaborando con hielo de agua en su alta atmósfera, parte es dispersada por la propia Encelado y finalmente, otra parte es dispersada por otras lunas hasta donde llega el anillo.
Estudios demuestran que, teniendo en cuenta la cantidad de agua estimada en Encelado y el flujo conque ésta es eliminada al espacio, pasarán unos 9 mil millones de años (el Sistema Solar tiene a lo sumo 5 mil millones) para que la luna entregue toda su reserva de agua al espacio.


 

Fuentes:

pdp.