Archivo de la etiqueta: Corriente Magallánica

La Nube Menor de Magallanes pierde gas al exterior.

Las galaxias llevan una vida generando estrellas del gas que contienen.
Eso implica su evolución dentro de su tipo. Así, es tema de estudio cómo evolucionan los diferentes tipos de galaxias, desde cómo nacen hasta cómo pueden terminar.
En ese estudio, está la evolución de las enanas, que como su nombre lo indica, se trata de galaxias comparativamente menores y con menos materia que las dominantes espirales o elípticas.

Unas galaxias de este tipo son las Nubes de Magallanes. Se trata de las únicas enanas (vecinas) que podemos observar a simple vista.
La menor de ellas se encuentra a unos 200 mil años luz de casa y es estudiada para entender su evolución y la de sus semejantes.

Imagen de radio-ondas de la Nube Menor de Magallanes – crédito: Naomi McClure-Griffiths et al, CSIRO’s ASKAP telescope.

En la Nube Menor de Magallanes (NMeM), hay gas, principalmente Hidrógeno, de donde nacen estrellas en las regiones donde este gas se encuentra a baja temperatura y, por lo tanto, no hay convecciones que dificulten el colapso para la aparición de protoestrellas.
Recordemos que esas convecciones son vientos generados por la radiación de estrellas cercanas a esas nubes de gas, incluso por las nacientes.
Por supuesto que en toda galaxia llegará el momento en que ese gas se terminare y la galaxia comenzará a dejar de “fabricar” estrellas.

Al menos en el caso de la NMeM, por cada estrella de tipo Solar que nace, la galaxia pierde 10 veces esa masa. Eso se debe a que su gravedad es menor a la de las galaxias mayores y el gas animado de movimiento puede salir de ella sin mayores inconvenientes. Esto sugiere que en miles de millones de años, esta enana deje de hacer estrellas; mucho antes que si no se diera esa pérdida.
Es muy probable que parte del gas que está perdiendo la galaxia, forme parte de la corriente Magallánica; ese flujo de Hidrógeno que enriquece de gas a la Vía Láctea (https://es.wikipedia.org/wiki/Corriente_magall%C3%A1nica).

En general, esta fuga de gas al exterior podría darse en otras galaxias enanas.

Referencia:

pdp.

Anuncios

Las Nubes de Magallanes estarían de paso por nuestra vecindad.

Siempre se dijo que las Nubes de Magallanes eran galaxias satélites a nuestra Vía Láctea.

A pretty picture of lots of stars, large and small, with a cloudy blue backdrop presumably made of more stars

Imagen de la Nube Menor de Magallanes  crédito de NASA/ESA/A. Nota (STScI/ESA), publicada en New Scientist.

Ambas vecinas irregulares, muestran una cola de gas y estrellas llamadas corrientes magallánicas. Nuevos estudios sugieren que ambas galaxias no estarían vinculadas a la Vía Láctea. Sus velocidades les permitiría escapar de la gravedad de nuestra galaxia; luego, habría que ver qué está provocando las corrientes magallánicas. Posiblemente esas corrientes se deban a la presencia de la Vía Láctea; la que les arranca materia de la parte más cercana. Pero las nubes se estarían escapando de nuestra vecindad, a la que habrían llegado por primera vez hace poco, digamos unos 3 mil millones de años, poco antes del nacimiento del Sol y el Sistema Solar.
En las Nubes de Magallanes, se estudió la composición y edades de estrellas y se han encontrado muchas de estrellas muy alejadas de donde deberían encontrarse según los modelos de formación estelar. Estrellas evolucionadas que deberían estar en las partes más cercanas al centro, se hallan hacia las partes más externas, y lo mismo sucede con algunas jóvenes.

Todo señala que las nubes interactúan entre ellas, en particular la Mayor estaría arrancando estrellas de la Menor, principalmente de su “halo oeste”, todo sin la intervención de la Vía Láctea.

Referencia:

Fuente:

  • Astronomy & Astrophysics manuscript no. dias+16b_accepted_final  April 25, 2016,  ESO 2016,  SMC west halo: a slice of the galaxy that is being tidally stripped? Star clusters trace age and metallicity gradients, B. Dias et al.
    http://arxiv.org/pdf/1604.03086v2.pdf

La corriente de Sagitario

Nuestra galaxia tiene otras vecinas pequeñas [1]. De ellas, nuestra Galaxia roba estrellas por gravedad. Un ejemplo de esto es la corriente magallánica [2] y la de Sagitario [3].
Allí se encuentra una vecina galaxia enana esferoidal, la segunda en cercanía a nosotros. Debido a la interacción entre ella y nuestra Vía Láctea, se ha formado la corriente de sagitario; una corriente de estrellas arrancadas de esa pequeña vecina, que forma una sub-estructura en el halo de nuestra Galaxia.

Créditos del dibujo & Copyright: David Martinez-Delgado(MPIA) & Gabriel Perez (IAC)

Entre los objetos de esa corriente, hay estrellas de campo y cúmulos globulares. En particular, los cúmulos NGC 5053 [4] y NGC 5634 [5].
Los estudios de metalicidad y abundancias químicas entre estrellas de ellos, del halo de la Vía Láctea y del la vecina enana esferoidal, permitiría saber el origen de estos cúmulos. Sucede que la química de las principales estrellas de la enana es similar a la de las estrellas de nuestro halo; así, es difícil saber el origen de estos cúmulos. Pero la abundancia de ciertos elementos en esas estrellas de los cúmulos, permite suponer que provienen de la pequeña galaxia vecina.

Referencias:

  1. https://paolera.wordpress.com/2012/02/28/nuestras-galaxias-vecinas/
  2. https://paolera.wordpress.com/2014/05/30/el-puente-las-nubes-de-magallanes/
  3. http://observatorio.info/2005/05/la-corriente-de-marea-de-sagitario/
  4. http://cdsbib.u-strasbg.fr/cgi-bin/bibobj?2015A&A…579A.104S&NGC+5053
  5. http://cdsbib.u-strasbg.fr/cgi-bin/bibobj?2015A&A…579A.104S&NGC+5634

Fuente:

pdp.

La Vía Láctea Supo Ser de Tipo Seyfert.

Las galaxias de tipo Seyfert[1], son galaxias por lo general espirales, con un núcleo muy activo.
La corriente de Magallanes[2], es una estructura de gas que se extiende por el polo sur galáctico a unos 230 mil años luz.
CapturaEn esa corriente de gas, se detectó una gran cantidad de radiación, 5 veces más de lo que puede producir la energía de las estrellas de la región excitando la nube.
Algo sometió a esa estructura de gas a una gran radiación de energía; la ionizó (rompió sus átomos) y el actual proceso de recombinación de los átomos y enfriamiento produce la radiación detectada. Los modelos actuales sugieren que esto sucedió a lo sumo hace unos 3 millones de años, ya que ese es el tiempo que le llevaría a la Corriente Magallánica (CM) enfriarse hasta su actual estado.
5165731235_675faa820d_mLo que haya ocurrido esa cantidad de años atrás, está relacionado con las burbujas de Fermi[3] (BF) halladas en la Vía Láctea (ver imagen ampliable de la izquierda).
Estas son estructuras bipolares de gas a alta temperatura, que irradian energía en rayos gamma y se extienden a casi 60 mil años luz del plano galáctico.

El único objeto capaz de irradiar semejante cantidad de energía, que provoque la emisión observada en la CM y sea consistente con las BF, es Sagitario A (SgrA*), el agujero negro súper masivo de la Vía Láctea.
Con su masa de 4 millones de Soles, presentó una colosal fulguración de tipo Seyfert  hace 3 millones de años, calentando la CM y generando las BF.

______________________________________________________

Referencias:

  1. http://es.wikipedia.org/wiki/Galaxia_Seyfert
  2. http://es.wikipedia.org/wiki/Corriente_magall%C3%A1nica
  3. http://www.cienciakanija.com/2010/11/11/el-telescopio-fermi-descubre-dos-colosales-burbujas-en-nuestra-galaxia/

Fuentes:

pdp.