Archivo de la etiqueta: chatarra espacial

I/2017 U1 no es artificial de origen extraterrestre.

Cuando observamos algo que nos sorprende, tratamos de explicarlo y a veces recurrimos a lo que nos gustaría que suceda para que eso se dé.
Por ejemplo, antiguamente se decía que era obra de Dios, y cuando la Ciencia lo explicaba muchos se molestaban. Dicho sea de paso, pienso que explicar la obra de Dios no es atentar contra Él, sino resaltar su capacidad. Pero eso es otro tema que si les interesa lo expuse en este post: ¿Ciencia o Religión?, https://paolera.wordpress.com/2010/09/14/ciencia-o-religion/.

En los tiempos modernos que nos tocan vivir, son los extrraterrestres lo que suelen ser los responsables de las maravillas descubiertas; como si los antiguos hayan sido inútiles
En el caso de los descubrimientos astronómicos también, y si no, recordemos los sucedido con la estrellas de Tabby (entre tantas otras cosas), donde sus extrañas variaciones de luz fueron atribuidas por muchos a extra terrestres construyendo una mega-estrutura a su alrededor; lo que es muy remotamente probable. Pero es más factible que se trate de nubes de escombrosa su alrededor (pdp, La estrella de Tabby, https://paolera.wordpress.com/tag/estrella-de-tabby/).

Ahora le tocó el turno a I/2017 U1 (Oumuamua para los amigos), el asteroide interestelar que recién nos visitara (pdp, 22/nov./2017, Detalles finales de I/2017 U1, https://paolera.wordpress.com/2017/11/22/detalles-finales-de-i-2017-u1/). Con su forma alargada, a muchos nos recordó a Rama, la nave extraterrestre de la novelo de ficción científica Cita con Rama de Arthur C. Clarke de 1972 (https://es.wikipedia.org/wiki/Cita_con_Rama).

oumuamua_artwork

Ilustración de I/2017 U1 crédito de ESO/M. Kornmesser

Pues bien, una nave alienígena en desuso, o chatarra espacial de otro mundo, tiene otras características además de su trayectoria inusual y su forma posiblemente alargada.
Un artefacto artificial se muestra como un artefacto artificial sin lugar a dudas.

A Saturn V third stage like the one discovered adrift in 2002. If something like this arrives from deep space, we will know. (Credit: NASA)

Etapa de cohete Saturno V descubierta a la deriva en 2002 – Crédito: NASA.

Nosotros ya hemos observado chatarra espacial. La luz del Sol se refleja en esos objetos penetrando un poco su superficie. Así, el análisis espectrográfico de su luz nos indica la presencia de aluminio y substancias químicas, en este caso relacionadas con la pintura. De hecho, así se supo la naturaleza de objetos orbitándonos, los que resultaron ser etapas desechadas de misiones espaciales.

El análisis de Oumuamua mostró las características de un asteroide de clase D, rico en Carbono, con una superficie atacada por los rayos cósmicos (posiblemente obscurecida y endurecida) durante la enorme cantidad de años vagando por el espacio. De ser exo-chatarra, su brillo sería algo más similar al dado por la reflexión de la luz en las metálicas superficies pulidas de la chatarra espacial, como sucede con la que nos rodea expuesta a las inclemencias del espacio.

Es muy probable que otros objetos de su tipo ya nos hayan visitado y nos hayamos perdido esa visita por no disponer de la tecnología que recién ahora tenemos.
Es muy difícil que el primero en su tipo descubierto, sea una inerte nave espacial de otro mundo disfrazada de asteroide (o al menos que ese aspecto).
Más, a partir de éste, es probable que hallemos más objetos provenientes del espacio interestelar que nos generen una familiaridad con ellos que despejen las dudas de su naturaleza.

Referencia:

Fuente:

pdp.

Anuncios

Acerca de la chatarra espacial.

La chatarra espacial es de origen Humano.
Nosotros hemos puesto en órbita muchos artefactos, que de a poco fueron contaminando el espacio cercano a la Tierra. Esa chatarra está dada por satélites en desuso y por fragmentos de los mismos.
Hay tantos satélites en órbita que es probable que choquen aunque tengan órbitas distintas. Siempre es posible que sus trayectorias se alteren aumentando así la probabilidad de choques. Cuando dos satélites (operativos o no) chocan, se producen esquirlas de metal las que, a su vez, impactan a otros satélites multiplicando así la cantidad de basura espacial.
Esta basura pone en riesgo futuras misiones hacia afuera de la órbita terrestre, ya que deben atravesar una densa región de chatarra. Por supuesto que arriesgan la duración de satélites operativos, además de contaminar las posibles órbitas de futuros satélites. Puede saberse dónde hay otros satélites pero no se puede saber por dónde hay esquirlas de otros satélites impactados ya que éstas adoptan trayectorias prácticamente aleatorias. En realidad las hay por todas partes. Se estima que hay unos 170 millones de objetos entre 1 milímetro y 1 centímetro, y 700 mil superiores al centímetro.
Remaches, tuercas, tornillos y hasta partículas de pintura se mueven a altísimas velocidades impactando como balazos en objetos de mayor tamaño. La estación espacial sufre impactos de objetos como estos. El Hubble pasa por el mismo peligro.

Algunos satélites, luego de ser impactados, decaen su órbita reingresando al Planeta. En la atmósfera de despedazan e incineran. Es raro que alguna parte llegue a la superficie. En ese caso, caen con velocidades de 300 Kms./h. y suelen terminar en el mar. Pero si lo hacen en tierra, a diferencia de los meteoritos, no dejan cráteres de impacto.
No toda la chatarra espacial son satélites obsoletos o partes de ellos; también puede tratarse de etapas de cohetes (pdp, 10/sep./2015, El bólido sobre bankok pudo ser chatarra espacial, https://paolera.wordpress.com/2015/09/10/el-bolido-sobre-bankok-pudo-ser-chatarra-espacial/; pdp, 12/nov./2015, El retorno de xt1190f, https://paolera.wordpress.com/2015/11/12/el-retorno-de-wt1190f/).
Los satélites suelen llevar material radioactivo para mantener los circuitos a temperatura constante, y si eso cae intacto al suelo puede contaminar.

Así las cosas, es muy importante resolver el problema de la chatarra espacial.

Fuente:

pdp.

El retorno de WT1190F.

Imagen de WT1190F crédito de B. Bolin, R. Jedicke, M. Micheli.

El viernes 13 del 2015, ingresará a nuestra atmósfera y se desintregrará sin ser un peligro para nosotros, el objeto WT1190F [1].
Este objeto ya había sido detectado en otras oportunidades y se lo dejó de ver por un tiempo hasta que reapareció más tarde.
Esto es indicativo de tener una órbita muy fácil de alterar incluso por la radiación solar [2] y por lo tanto muy baja masa. Está en órbita alrededor nuestro por lo que no es un asteroide y su órbita es muy elíptica; lo lleva más allá de la Luna, lo que lo saca del grupo de satélites. Su baja masa y su tamaño no mayor a 2 metros, entregan una densidad de una décima de gramo por centímetro cúbico. Esto sugiere que sería hueco, luego, lo más probable es que se trate de una parte de cohete o chatarra espacial.
En este caso, su reingreso está calculado sobre océano Índico durante la madrugada de la República Argentina, por lo que se espera observar el evento con el fin obtener datos del reingreso de este tipo de objetos.

Actualización del 12/nov./2015 a las 09:40 HOA (GMT -3).
Para esta actualización, el objeto ya ha re-entrado y se habrá incinerado sobre la costa sur de Sri Lanka como estaba previsto. Lamentablemente, en ese lugar del Planeta para el momento del evento es de día para poder observarlo. Mucho se dijo sobre su origen. Seguramente se trató de chatarra espacial y se conjeturaba que era el resto de algo lanzado entre 1957 y 2009; posiblemente relacionado con una misión Apollo.
No parece ser tan así. Lo más probable es que se trate de algo nuevo, digamos que fue lanzado no más allá del 2012.
En este dibujo, crédito de Bill Gray, se aprecia la Tierra como un círculo rojo en el centro, la órbita lunar en verde y las posiciones de WT1190F para diferentes fechas del 2015.

Actualización del 17/nov./2015 a las 08:50 HOA (GMT -3).

wt1109f

Crédito: AStronomy Center/YouTube.

Finalmente pudo observarse el reingreso. Una misión conjunta entre la Agencia Espacial de los Emiratos Árabes y el Centro Astronómico Internacional, sobrevoló la región para poder observar y fotografiar el evento. El objeto se fraccionó en partes que siguieron trayectorias paralelas. Eso es típico de los objetos creados por el Hombre. Si bisn algunos meteoritos se fraccionan, no es lo que suelen hacer, por lo general se rompen las chatarras espaciales.

Referencias:

  1. https://en.wikipedia.org/wiki/WT1190F
  2. https://paolera.wordpress.com/2013/02/07/efecto-yarkovsky/

Fuentes:

pdp.