Las familias de asteroides.

En el Sistema Solar hay una gran cantidad de asteroides cuyo origen se está aclarando.
Durante mucho tiempo se pensó que los asteroides se formaron con el material remanente y sobrante del que nacieron los planetas.
En la nube protoestelar, la baja temperatura permitió el colapso y formación del Sol. Mientras, el material circunestelar coagulaba formando embriones planetarios, protoplanetas y finalmente planetas. Se pensaba que los asteroides se habrían formado por el material sobrante, haciendo que esos objetos sean pequeños y que no avancen en su crecimiento.

Pero sucede que la principal diferencia entre planetas y asteroides, es su forma.
Los planetas son esféricos. Al autogravitar en su colapso, las partículas buscan estar todas los más cerca posible del centro (menor energía potencial) y eso termina con el aspecto esférico que se le conoce a los planetas.
Los asteroides no son todos esféricos.
Algunos son esféricos, por lo que serían protoplanetas interrumpidos en su desarrollo, como el caso de Ceres (pdp, 06/ene./2016, Ceres sería un protoplaneta, https://paolera.wordpress.com/2016/01/06/ceres-seria-un-protoplaneta/). Otros, son casi esféricos, debido a que su baja masa no permitió una completa forma esférica por tener muy baja gravedad, como el caso de Ryugu. Y la mayoría son de forma irregular, dando la idea de haber sido originados por colisiones.

main article image

Ilustración de colisión entre asteroides, crédito: Don Davis/University of Florida)

El 85% de los asteroides pertenecen a diferentes familias, han tenido un origen similar.
El 15% restante, si bien no comparten composiciones similares, comparten características orbitales que los relaciona en un origen común. La mayoría de los asteroides parece provenir de al menos 5 objetos que pudieron tener la décima masa de la Tierra. Protoplanetas que en los albores de Sistema, peleaban por tener una órbita limpia y estable. Fue entonces que las colisiones dieron origen a los asteroides, los cuales volvían a colisionar para generar más objetos.
De esta manera se distinguen las familias asteroidales de Flora, Vesta, Nisa, Polana y Eulalia. El 15% restante de los asteroides, podría provenir de una familia aún no identificada, o fantasma.

Luego, en el Sistema no se habrían dado objetos pequeños, sino de mayor tamaño, los que al chocar entre ellos generaron los escombros hoy conocidos como asteroides.

Referencia:

Fuente:

pdp.

Anuncios

Rayos cósmicos desde Eta Car.

El sistema estelar doble Eta Carinae (Eta Car.), nos estaría enviando rayos cósmicos.
A unos 7500 años luz de Casa, está esta binaria masiva rodeada de su característica nube de materia en forma de reloj de arena, la nebulosa Homúnculo (pdp, 14/ene./2015, Eta Carinae…, https://paolera.wordpress.com/2015/01/14/eta-carinae-y-la-nebulosa-homunculo/).

Publicado el 7 ene. 2015.

La componente principal es un variable luminosa azul con una masa de casi 100 veces la del Sol, por lo que se espera que termine como una hipernova, de las cuales aún no se halló ninguna, salvo la posible AT2018cow (pdp, 02/jul./2018, AT2018cow, ¿es una posible hipernova?https://paolera.wordpress.com/2018/07/02/at2018cow-es-una-posible-hipernova/).

Hoy por hoy, Eta Car. es una estrella de tipo supernova impostora, familiarmente llamadas estrellas zombies. Estas estrellas explotan colosalmente como una supernova, pero a diferencia de éstas, no dejan un núcleo comprimido y desnudo. Por el contrario, la estrella sigue activa pese a haber simulado su propia muerte (pdp, 22/mar./2017, ¿Puede una estrella fingir su propia muerte?, https://paolera.wordpress.com/2017/03/22/puede-una-estrella-fingir-su-muerte-si-puede/). Eso si, en algún momento dará su explosión final y fatal de hipernova, por lo que afortunadamente estamos lo suficientemente lejos para que no nos fría, pero sí para observar el espectáculo incluso de día. Recordemos de una supernova brilla más que toda la galaxia y las hipernovas las superan de 10 a 100 veces.

Los rayos cósmicos, son partículas atómicas que nos llegan del espacio a gran velocidad y por lo tanto con gran energía. Cuando impactan en la atmósfera producen los conocidos chubascos aereos, o sea, una cascada de partículas atómicas.
Como partículas con carga eléctrica que son, sienten la acción de los campos magnéticos que atraviesan hasta llegar a nosotros. Así es como se desvían en su trayectoria, lo que dificulta rastrear su origen. No obstante, es muy probable que se originen en estrellas vigorosas, muy activas e incluso en estallidos estelares (pdp, 01/dic./2016, Los rayos cósmicos, origen y trayectorias, https://paolera.wordpress.com/2016/12/01/los-rayos-cosmicos-origen-y-trayectorias/).
Siguiendo el origen más probable de algunos rayos cósmicos, se halló que podrían provenir se estrellas de tipo Wolf-Rayet, precursoras de variables luminosas azules.

La observación de Eta Car., muestra evidencias de radiación en rayos X y rayos Gamma. Esa radiación se estaría originando en partículas atómicas expulsadas por las binarias. Las partículas interactúan con el material que las rodea y con el campo magnético del sistema irradiando la energía detectada en rayos X y Gamma. La alta velocidad con que salen, les permite escapar e incluso llegar a nosotros. Así, estaríamos recibiendo rayos cósmicos de Eta Car.

Publicado el 3 jul. 2018.

Referencia:

Fuente:

pdp.

 

Sobreviviendo en una cueva.

Muchas veces una persona se encuentra en una situación se riesgo y hay factores que suelen ayudar.
Un cocinero estuvo 3 días bajo el agua, respirando el aire encerrado en un compartimiento de la embarcación donde se encontraba. A 30 mts. de profundidad, la presión favoreció a la duración del oxígeno (pdp, 05/dic./2013, Cómo sobrevivió el cocinero del barco 3 días bajo el agua, https://paolera.wordpress.com/2013/12/05/como-sobrevivio-el-cocinero-del-barco-3-dias-bajo-el-agua/)

Recientemente, en Tailandia, unos niños jugadores de fútbol y su entrenador, quedaron atrapados en una cueva. En una salida de excursión, fueron a una cueva a refugiarse de la lluvia. En poco tiempo, la cueva se inundó y quedaron atrapados. Luego de varios días, más de una semana, fueron todos hallados en buenas condiciones. Pero la situación actual del lugar hace que el rescate pueda llevar meses. Por supuesto que ya disponen de abrigo, alimento y agua potable.

Imagen de los niños al momento de ser hallados crédito de  Royal Thai Army/EPA-EFE/Rex/Shutterstock

Pero la pregunta es: ¿cuánto tiempo puede una persona saludable estar en una cueva?
Si bien todo depende de las condiciones imperantes en la cueva, la temperatura puede ser un problema, por lo que debería tener algo con qué abrigarse.
Las cuevas suelen tener bastante oxígeno. El problema es que puede haber guano (caca) de murciélago en el suelo. Eso genera amoníaco, lo que contamina el aire y puede darse esporas de hongos en él. Todo nada bueno para la respiración
En cuanto al alimento, eso puede escasear. Pueden haber peces, o pequeños animales difíciles de cazar. Tal vez algunos insectos puedan servir de comida. De todas formas, una persona saludable puede estar semanas o meses sin alimento.
El agua en las cuevas suele ser barrosa y no potable. En tales casos se puede consumir la que puede caer del techo o brotar de las paredes.

De todas formas, este grupo de chicos y su entrenador, están a salvo y a la espera de salir para contar la experiencia.

Referencia:

pdp.

Dawn en su órbita más baja (a Junio del 2018)

Luego de cierto tiempo (al menos para mí) hay novedades de la misión Dawn en Ceres.
La nave entró en la órbita más baja desde que arribó al protoplaneta detenido en su evolución; es más, es una de las órbitas más bajas que haya tenido un orbitador de NASA. A una altura de la superficie de unos 30 Kms. obtuvo imágenes detalladas de la conocidas manchas brillantes.

Close-up image of the Vinalia Faculae in Occator Crater

Imagen de la brillante mancha blanca Vinalia Faculae en el cráter Occator del 14/jun/2018 a 39 Kms. de altura. – Crédito:  NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

Se confirma que se trata de sales altamente reflectantes producto de criovulcanismo.
Los criovolcanes arrojan agua helada y hielos provenientes de depósitos sub-superficiales. En este caso, se conjetura con que hay depósitos de agua salada bajo la superficie Ceresiana.
En esta nueva órbita, Dawn podría detectar actividad geológica, si es que Ceres la tiene, evidencias de agua bajo la superficie y hasta alguna eyección de agua y hielos por alguna grieta. En este último caso, tal vez se detecten elementos necesarios para la vida tal como la conocemos.

Referencia:

Fuente:

pdp.

AT2018cow ¿es una posible hipernova?

El cielo, el espacio exterior, no es el lugar tranquilo que parece; y eso ya lo sabemos.
Siempre aparecen evidencias de una colisión o explosión de una objeto masivo y exótico. Esas evidencias se suelen dar en forma de transitorios luminosos, una manera de referirnos a bruscas emisiones de energía.
Algunas aún no están satisfactoriamente explicadas; y ahora se agrega otra a la bolsa de los transitorios luminosos de origen desconocido.

En la constelación de Hércules, se dio un transitorio luminoso.

Imagen del transitorio luminoso AT2018cow en CGCG 137-068 – crédito:  ATLAS telescopes. Imagen via Stephen Smartt/ATLAS.

Primero se pensó que se trataba de una Nova o Supernova en nuestra Galaxia. Pero el análisis de su espectro (distribución de energía en diferentes longitudes de onda – o colores-) rompió con las primeras conjeturas.

Se trató de un evento lejano, a unos 200 millones de años luz, en una galaxia catalogada como CGCG 137-068. Por estar tan lejos, la liberación de energía debió ser mucho mayor, de 10 a 100 veces la de una Supernova. Además, los elementos hallados no se correspondían con los observados en Supernovas, aunque por sus características generales se parecía a una de tipo Ic. Mientras en una Supernova el máximo del transitorio se alcanza en unas semanas, aquí se logró en unos días.
Luego, se trata de un evento similar al de una Supernova de tipo Ic o II, pero mucho más violento.
Este evento catalogado como AT2018cow, familiarmente llamado “la vaca” (cow en Inglés) podría haber sido originado por el colapso de una estrella de más de 100 veces la masa del Sol. Así se estaría frente a un caso de la teorizadas Hipernovas (https://es.wikipedia.org/wiki/Hipernova).

 

Referencia:

Fuente:

pdp.

Hayabusa2 llegó a Ryugu.

Luego de 3,5 años de viaje y recorrer 300 millones de Km., el 27 de de junio a las 00:35 hs. del tiempo medio en Greenwich (GMT – https://es.wikipedia.org/wiki/Tiempo_medio_de_Greenwich), Hayabusa2 llegó al asteroide 162173 Ruygu (https://es.wikipedia.org/wiki/(162173)_Ryugu)

After a 42-month journey, Japan's Hayabusa2 spacecraft arrived at asteroid 162173 Ryugu, 300 million km from Earth, on 27 June at 02:35 CEST, supported in part by ESA ground stations.

Asteroide 162173 Ryugu – Crédito:  JAXA, University of Tokyo, Kochi University, Rikkyo University, Nagoya University, Chiba Institute of Technology, Meiji University, Aizu University, AIST.

La imagen de este asteroide de casi 1 Km. de diámetro fue tomada por la sonda el 24 de junio a 40 Km. de distancia de su objetivo.
Se destaca un cráter en su ecuador, y si observamos con atención, notaremos que tiene su pico central y bordes redondeados, como desgastados o erosionados. Recordemos que en la Luna existe una sutil, lenta, pero continua erosión (pdp, 19/jun/2018, La erosión en la Luna, https://paolera.wordpress.com/2018/06/19/la-erosion-en-la-luna/).

Se me ocurre (y aquí me pongo a cantar) que en este caso también puede darse una erosión por viento Solar e impactos micrometeóricos. También podrían darse temblores producidos por tirones gravitatorios que sacuden el suelo reordenando el pedregullo y suavizando la superficie, cosa que sucede en otros asteroides. Incluso su rotación podría centrifugar material hacia el ecuador racias a su baja gravedad, donde está este cráter, y eso colabora con su “remodelación”.

Se espera lanzar un impactador y dejar descender sondas. La misma Hayabusa2 tomará muestras que traerá a Casa en el 2020 (pdp, 22/jun./2018, Ryugu en rango visual…,https://paolera.wordpress.com/2018/06/22/ryugu-en-rango-visual-de-hayabusa-2/).

Fuente:

pdp.

Oumuamua (I/2017 U1) sería un cometa de GJ 876.

Artículo actualizado el 29/jun/2018 a las 09:50 HOA (GMT -3).
El objeto visitante de otro sistema planetario resultó ser lo que nadie se imaginaba.
Catalogado como I/2017 U1, para los amigos Oumuamua, que en Hawaiano significa algo así como “mensajero de más allá” vino y se fue dejando mucho en qué pensar.
Algunos la compararon con la nave de “cita con Rama” (https://es.wikipedia.org/wiki/Cita_con_Rama), pero definitivamente no se trató de un objeto artificial de origen extraterrestre (pdp, 30/nov./2017, I/2017 U1 no es de origen extraterrestre, https://paolera.wordpress.com/2017/11/30/i-2017-u1-no-es-artificial-de-origen-extraterrestre/).

Veamos de dónde pudo haber venido.
Si bien no es de nuestro Sistema, pudo proceder de una gran variedad de lugares. No sabemos qué alteraciones tuvo su camino hasta Casa.
Pero si se hace un estudio de unas 200 mil estrellas de cinemática conocida y nos limitamos a una esfera de unos 190 años luz, sólo nos quedan dos candidatas. Una es la estrella UCAC4 535-065571, y la otra y mejor candidata es GJ 876. Pero claro. Nada es seguro ya que no sabemos qué la sucedió en su periplo.

Pero en su despedida, ya casi inobservable, nos dejó otro interrogante.

Crédito: NASA / JPL-Caltech

Con algunos cientos de metros de largo en su estirada morfología, a medida que se alejaba, debería irse frenando; y lo hacía, pero no como debía. Digamos que se alejaba sutilmente más rápido que lo debido o no se frenaba como debía a causa de la gravedad , la que disminuye con la distancia.
Algo le dio un empujoncito.
Luego de analizar muchas causas posibles, la más probable resultó ser que Oumuamua en realidad sea un cometa.

Ilustración publicada por ESA.

Veamos eso.
Los cometas son un conglomerado de rocas pegadas con hielos. Cuando se acercan al Sol, esos hielos subliman generando una cabellera (atmósfera) de gases y polvo. Esa cabellera es “soplada” por el viento Solar en la dirección opuesta a Él generando la clásica cola de gas y polvo. Pero puede suceder algo más. Pueden acumularse gases bajo la superficie, elevar su presión y salir abruptamente por alguna fisura del suelo. Esto genera un chorro de gas y polvo en cualquier dirección, incluso hacia el Sol.
Oumuamua pudo presentar este proceso; una eyección hacia el Sol que compensó el frenado gravitacional. La pregunta es: ¿por qué no se detectó cola cometaria o polvo en ese chorro de materia?
Puede suceder que expulse gases con poco o nada de polvo lo que hace que sea de difícil detección, sobre todo si esa cola o chorro es muy sutil. Ya hay antecedentes de eso. El cometa Enke y el objeto cercano a la Tierra “Don Quijote”, han mostrado tenues eyecciones de dióxido de carbono pobres en polvo (pdp, 04//dic./2013, Don Quijote es un viejo cometa, https://paolera.wordpress.com/2013/12/04/don-quijote-es-un-viejo-cometa/).Oumuamua pudo tener eyecciones similares en su paso cerca del Sol, el que por no ser tan cercano no fueron detectables. Ahora, a la distancia, menos detectable habría sido el chorro de gas, salvo por el empuje dado al objeto.

Imagen animada publicada en “El Universo que nos rodea.” – Crédito: NASA.

Referencias:

Fuentes:

  • NATURE, Published: Non-gravitational acceleration in the trajectory of 1I/2017 U1 (‘Oumuamua), Marco Micheli et al.
    https://www.nature.com/articles/s41586-018-0254-4
  • Astronomy & Astrophysics manuscript no. paper_2017u1_22astroph, ESO 2018, 29th January 2018, On the dynamical history of the interstellar object ’Oumuamua, Piotr A. Dybczynski & Małgorzata Królikowska.
    https://arxiv.org/pdf/1711.06618.pdf

pdp.