Archivo de la categoría: Sin categoría

Simulacro internacional de impacto asteroidal del 29 abril del 2019.

Un simulacro es la simulación de una situación posible, donde se ponen a prueba o se desarrollan protocolos y métodos.
Así es como se suelen realizar periódicos simulacros de incendio, amenaza de bomba, derrumbe y otras situaciones apremiantes, para establecer los métodos a seguir o mejorar los ya implementados, para salvar la integrodad de los involucrados.

Un evento muy poco común, pero probable, es un impacto asteroidal en nuestro Planeta.
Para desarrollar, probar o mejorar los procedimientos destinados a mitigar las consecuencias, se hacen periódicas simulaciones de esta situación.
Cada dos años y durante una semana, los especialistas se reúnen para analizar la evolución de la hipotética situación en base a las novedades que se pueden ir produciendo.

En esta oportunidad, el simulacro será a nivel internacional y se podrá seguir y participar por las redes sociales.
Se desarrollará desde el 29 de abril del 2019 al 3 de mayo del miso año.
El hipotético escenario será el siguiente:
El 26 de marzo del 2019 se descubre un asteroide de unos 100 a 300 mts. con una órbita que cruza la Terrestre convirtiéndolo en un objeto potencialmente peligroso.
Catalogado como 2019 PDC, el hipotético objeto muestra un probabilidad de impacto para el 29 de abril del 2017 (dentro de 8 años) de 1 en 50 000.
Pero como puede suceder, nuevas observaciones realizadas el 29 de abril del 2019, reducen esa probabilidad a tan sólo 1 en 100.

La línea roja muestra el “corredor de riesgo” del hipotético 2019 PDC – Crédito en la imagen (ampliar con click)

Fuentes:

pdp.

Anuncios

Posible detección de actividad sísmica Marciana.

La Astronomía estudia objetos a distancia, sin “tocarlos”.
Cuando llegamos a ellos, pasan a manos de la Geofísica. De esta manera, los sensores en otros mundos no sólo nos envían imágenes sino también sonido, sonido de otros mundos.

La misión Cassini – Huygens en Titán envió sonido del descenso de la sonda en aquella luna (Sonido e imágenes desde Titán || Pablo Della Paolera).
Ahora, año 2019, la misión InSight en Marte llevó un sismómetro a ese planeta con el fin de detectar actividad sísmica.

El sonido son vibraciones que se propagan en un medio. El viento puede provocar vibraciones en el suelo. Los movimientos sísmicos provocan vibraciones capaces de ser captadas como sonidos. Ambos casos, son inaudibles para el Humano.
El sismómetro de la InSight en Marte, detectó vibraciones que luego se tradujo a sonido audible para Nosotros.

Video: First Likely Marsquake Heard by NASA’s InSight.

NASA Jet Propulsion Laboratory

Publicado el 23 abr. 2019.

Primero se detecta las vibraciones producidas por el viento marciano. Luego se detecta lo que parece ser vibraciones de actividad sísmica. Finalmente se detecta las vibraciones transmitidas al suelo por el brazo de la sonda.

Fuente:
  • NASA’s InSight Lander Captures Audio of First Likely ‘Quake’ on Mars

pdp.

Posible ferrovulcanismo en un asteroide.

El vulcanismo no es raro en el Sistema Solar.
Hay lunas donde existen criovolcanes, volcanes que expelen hielo no necesariamente de agua. Por ejemplo en Titán, hay volcanes que arrojan hielo de metano.
Hay asteroides con evidencias de ser ricos en hierro.
Ese tipo de objetos, pueden ser el núcleo rico en hierro de un planetesimal que no llegó a desarrollarse como planeta por una colisión que lo destruyó desde su evolución.
El núcleo de hierro bien pudo estar caliente y fundido en este proceso, por lo que al quedar expuesto comenzó un enfriamiento de afuera hacia adentro. Por fracturas en su corteza de hierro, pudo expulsar ese elemento en forma de ferrovulcanismo. El hierro así eliminado, pasó a formar la mayor parte de la corteza del asteroide.
Incluso, el cuerpo podía haber tenido algo de roca y sulfuros, los que quedaron bajo la corteza de hierro expulsado rodeando el núcleo, el que podría tener bolsillos de sulfuros y hierro.

Este puede ser el caso del asteroide (16) Psyche.

asteroid cross-section illustration

Ilustración del origen del ferrovulcanismo en Psyche – Crédito: ELENA HARTLEY

Ubicado en el cinturón asteroidal, su número 16 indica que es el 16to. en ser descubierto (en 1852), por lo que debe ser de tamaño considerable, y de hecho tiene unos 200 Kms. de ancho.

La NASA planea una misión a este objeto para el año 2022.

Si rotaba mientras se enfriaba su núcleo, entonces, llegó a tener un campo magnético, el que debió dejar evidencias en la superficie del asteroide y en sus rocas primigenias, así como lo hizo el campo magnético Terrestre en las antiguas rocas de nuestro Planeta.

Referencia:

Fuentes:

pdp.

Detalles de 2014 MU69 – un muñeco de nieve.

Esta es una imagen de 2014 MU69 – última Tule.

010219_LG_ultima-thule_feat

crédito: SWRI/JHU-APL/NASA

La imagen fue tomada a unos 28000 Kms. del objeto, media hora antes del máximo acercamiento, por lo que se esperan más imágenes con mayores detalles.
No sólo se confirmó su forma bilobular o de “maní”, sino que se parece más a un muñeco de nieve.
Al lóbulo mayor se bautizó última y al menor Tule.
Ambos dan forma a este cuerpo de unos 33 Kms. de largo y unos 15 Kms. de ancho.
Rota a razón de una vez cada 15 Hs. Si lo hiciera más rápido se fragmentaría, y más lentamente sería una rareza a explicar; luego, su rotación está dentro de lo esperado.

Todo sugiere que cada componente o lóbulo se formó por separado por la acreción de rocas menores. Luego se produjo al unión de ambas partes a baja velocidad, del orden de pocos Kms./h, como a paso de Hombre, lo que permitió que su junten sin romperse en el choque. Posiblemente esa unión se dio cuando aún se estaba consolidando cada cuerpo.
Así, este objeto sería un viejo miembro del Cinturón de Kuiper, prístino o al menos muy poco alterado.

010219_LG_ultima-thule_inline_730

A la izquierda se muestra el color real del objeto, en el centro se lo aprecia en blanco y negro y a la derecha una superposición de las anteriores – crédito: SWRI/JHU-APL/NASA

Su color rojizo puede deberse a la presencia de hielos de metano o nitrógeno. En general es un objeto obscuro. Las partes más brillantes sólo reflejan el 13% de la luz Solar que le llega, y las menos reflectantes, retornan el 6%, algo similar a la reflexión de la tierra para macetas.

Referencia:

pdp.

¿Fuimos afectados por dos supernovas?

Actualización del artículo del 10/jun./2016

Pablo Della Paolera

Artículo ctualizado el 28/dic./2018 a las 18:10 HOA.
Sabemos que somos hijos de las estrellas ya que en ellas se “cocinan” los elementos vitales para la vida tal como la conocemos.
En particular somo hijos de las supernovas (SNs), ya que ellas son las que expulsan los elementos necesarios para la vida, para que aparezcan en los planetas de las estrellas de segunda generación como la nuestra.
Pero ellas pueden también afectarnos para mal.

No sólo los asteroides pueden extinguir vida en la Tierra.

supernova_1-xxltn.jpg Ilustración de supernova crédito de NASA.

Una SN puede brillar como toda la galaxia donde está. Eso es mucha radiación.
Si nuestro Sol puede “soplar” la atmósfera de planetas de poca gravedad, y afectar la nuestra que está bien retenida por la masa de la Tierra; una SN podría volarla por completo y “freírnos”.
Para estar a salvo de una SN, ésta debe estar a lo…

Ver la entrada original 648 palabras más

Patrones observables en los Naturales.

Los números Naturales muestran características asombrosas.
Compuestos por los Enteros mayores a cero, teciben ese nombre porque nos sirven para contar lo que está a nuestro alrededor.
Para los antiguos Pitagóricos, la magia de los números Natgurales radicaba en sus divisores. La magia de la Estrella Pitagórica radica en que en sus segmentos aparece la proporción áurea (https://es.wikipedia.org/wiki/N%C3%Bamero_%C3%A1ureo), (pdp, 24/oct./2014, La magia de la estrella pitagórica, https://paolera.wordpress.com/2014/10/24/la-magia-de-la-estrella-pitagorica/).

Los números Naturales suelen mostrar curiosos patrones.
Si ubicamos en espiral los números primos, obtendremos lo que se conoce como la Espiral de Ulam. En una matriz, nos movemos del centro en espiral hacia afuera y vamos contando casilleros. En los primos ponemos un punto y en los compuestos dejamos el hueco. Así aparece una curiosa estructura cuyo nombre se refiere el matemático que la encontró.

Gráfico publicado en Wikipedia

Los números deficientes, son aquellos donde la suma de sus divisores propios (inferiores al mismo número) no supera al número. Así, los primos son un sub-grupo de los deficientes. Estos números muestran el mismo patrón que el observado en la Espiral de Ulam, luego los primos heredan la distribución en el Espiral de Ulam de los deficientes.
Si hacemos lo mismo con los abundantes (aquellos que son superados por la suma de sus divisores propios) obtendremos un patrón similar pero complementario del anterior. O sea que los puntos de uno rellenan los huecos del otro dando un relleno sólido de la matriz. Sólo aparecen unos huecos que son los dados por los perfectos; aquellos donde la suma de sus divisores propios es igual al número.

Podemos descomponer un Natural en sus factores primos. Si por cada factor primo que muestra colocamos un 1 y colocamos un 0 por cada factor primo que no presenta, tendremos una representación vectorial del Natural en un espacio multidimensional.
Por ejemplo, el número 10 tiene sólo dos factores primos, el 2 y el 5; o sea el primer y el tercer primo, luego lo podemos representar como (1, 0, 1, 0, 0, 0, 0,…). El 2 tiene la misma representación que el 4, es decir (1, 0, 0, 0, 0, 0, 0,…) ya que ambos muestran el mismo factor primo. El 11 equivale a (0, 0, 0, 0, 1, 0, 0,…). El 6 y el 12 se representan por (1, 1, 0, 0, 0, 0, 0,…).
Luego podemos proyectar ese espacio multidimensional en 2 dimensiones para graficar cada Natural. Además podemos utilizar una escala de color relacionada con una propiedad de los Naturales graficados (valor, cantidad de factores, etc.)
Si hacemos esto con un algoritmo de proyeccción tal como UMAP (Uniform Manifold Approximation and Proyejection – Aproximación y Proyección uniforme Múltiple) se obtienen entonces patrones muy llamativos

1 000 000 de Naturales proyecyados y graficados con UMAP

En general, los patrones observados en los Naturales no están relacionados con propiedades físicas observadas en la Naturaleza. Sólo son curiosas características de los números enteros y positivos.

Video: First million integers, laid out with UMAP

Publicado el 22 ago. 2018.

Agradecimiento a Martín Lafont.

Fuente:

pdp.

 

Rayos cósmicos desde Eta Car.

El sistema estelar doble Eta Carinae (Eta Car.), nos estaría enviando rayos cósmicos.
A unos 7500 años luz de Casa, está esta binaria masiva rodeada de su característica nube de materia en forma de reloj de arena, la nebulosa Homúnculo (pdp, 14/ene./2015, Eta Carinae…, https://paolera.wordpress.com/2015/01/14/eta-carinae-y-la-nebulosa-homunculo/).

Publicado el 7 ene. 2015.

La componente principal es un variable luminosa azul con una masa de casi 100 veces la del Sol, por lo que se espera que termine como una hipernova, de las cuales aún no se halló ninguna, salvo la posible AT2018cow (pdp, 02/jul./2018, AT2018cow, ¿es una posible hipernova?https://paolera.wordpress.com/2018/07/02/at2018cow-es-una-posible-hipernova/).

Hoy por hoy, Eta Car. es una estrella de tipo supernova impostora, familiarmente llamadas estrellas zombies. Estas estrellas explotan colosalmente como una supernova, pero a diferencia de éstas, no dejan un núcleo comprimido y desnudo. Por el contrario, la estrella sigue activa pese a haber simulado su propia muerte (pdp, 22/mar./2017, ¿Puede una estrella fingir su propia muerte?, https://paolera.wordpress.com/2017/03/22/puede-una-estrella-fingir-su-muerte-si-puede/). Eso si, en algún momento dará su explosión final y fatal de hipernova, por lo que afortunadamente estamos lo suficientemente lejos para que no nos fría, pero sí para observar el espectáculo incluso de día. Recordemos de una supernova brilla más que toda la galaxia y las hipernovas las superan de 10 a 100 veces.

Los rayos cósmicos, son partículas atómicas que nos llegan del espacio a gran velocidad y por lo tanto con gran energía. Cuando impactan en la atmósfera producen los conocidos chubascos aereos, o sea, una cascada de partículas atómicas.
Como partículas con carga eléctrica que son, sienten la acción de los campos magnéticos que atraviesan hasta llegar a nosotros. Así es como se desvían en su trayectoria, lo que dificulta rastrear su origen. No obstante, es muy probable que se originen en estrellas vigorosas, muy activas e incluso en estallidos estelares (pdp, 01/dic./2016, Los rayos cósmicos, origen y trayectorias, https://paolera.wordpress.com/2016/12/01/los-rayos-cosmicos-origen-y-trayectorias/).
Siguiendo el origen más probable de algunos rayos cósmicos, se halló que podrían provenir se estrellas de tipo Wolf-Rayet, precursoras de variables luminosas azules.

La observación de Eta Car., muestra evidencias de radiación en rayos X y rayos Gamma. Esa radiación se estaría originando en partículas atómicas expulsadas por las binarias. Las partículas interactúan con el material que las rodea y con el campo magnético del sistema irradiando la energía detectada en rayos X y Gamma. La alta velocidad con que salen, les permite escapar e incluso llegar a nosotros. Así, estaríamos recibiendo rayos cósmicos de Eta Car.

Publicado el 3 jul. 2018.

Referencia:

Fuente:

pdp.