Archivo de la categoría: Geofísica

Se confirmó Völuspá, la profecía de la vidente.

Völuspá, es la profecía de la vidente, un poema medieval de Islandia (https://es.wikipedia.org/wiki/V%C3%B6lusp%C3%A1).
Allí, Völva (la vidente), cuenta el origen del mundo y su final junto con la caída de los Dioses Nórdicos. Todo concluye con una cataclísmica descripción; la tierra ardiendo en llamas, el mar hirviendo y el cielo obscureciéndose por cenizas que no dejan ver el Sol.
Luego, con la desaparición de los Asgardianos (https://es.wikipedia.org/wiki/Asgard), vino el Cristianismo a la región.

Documentación medieval de Alemania, China e Irak, cuenta de las serias consecuencias debidas a una enorme nube de cenizas.
¿Pudo ser cierto lo descripto en la profecía de la vidente?

Análisis de hielos antiguos de Groenlandia, permitieron fechar con precisión la mayor erupción volcánica sucedida en Islandia en los últimos 2 mil años.
El volcán Eldgjá inundó la región con un volumen de 20 Kms. cúbicos de lava. Este evento devastador duró año y medio, desde la primavera del año 939 al otoño del 940.

Luego de 20 años, se conoció Völuspá, la visión por un don divino que tuvo Völva de lo ocurrido.

File:Ed0048.jpg

Ilustración publicada en Wikipedia – Crédito: Carl Larsson (1853-1919), Gunnar Forssell (1859-1903).

“El Sol comienza a ponerse negro, la tierra se hunde en el mar, las estrellas brillantes se dispersan desde el cielo. El vapor chorrea con lo que nutre la vida, la llama vuela alto contra el cielo mismo” (La Comunidad del RobleLa Profecía de la Vidente (Texto completo en Español), https://lacomunidaddelroble.wordpress.com/2015/07/13/voluspa-la-profecia-de-la-vidente-texto-completo-en-espanol/)

Con la confirmación y datación de este evento, muchas fechas de crónicas medievales resultan coincidentes con él, tales como eventos climáticos, mucha neblina atmosférica y hambrunas.
La profecía resulta entonces una descripción ocular de la erupción de Eldgjá y sus consecuencias, entre ellas, la caída de los Dioses paganos que fueron reemplazados por un sólo Dios.

Referencia:

Fuente:

pdp.

Anuncios

La Anomalía del Atlántico Sur.

El campo magnético Terrestre muestra fluctuaciones que pueden ser parte de algo mayor.
Hay evidencias de que hace unos 800 mil años sufrió una inversión.
El campo magnético nos protege del nocivo viento solar desviando las partículas cargadas hacia las regiones polares, donde excitan la atmósfera generando las Auroras. En medio de una inversión de los polos magnéticos, habría una época de campo nulo y estaríamos desprotegidos. Este campo está relacionado con la actividad geológica del Planeta; por eso, mientras haya volcanes activos, podemos estar tranquilos frente al viento solar.
Pero hay fluctuaciones que llaman la atención.
El campo magnético está disminuyendo en los últimos 160 años, en una región conocida como Anomalía del Atlántico Sur (South Atlantic Anomaly), la que abarca desde Chile a Zimbawe. Los estudios están enfocados en saber si es algo inusual o es parte de un proceso normal para la Tierra.

El campo magnético de la Tierra se produce debido a la circulación de cargas eléctricas en el interior del Planeta debido al flujo de Hiero líquido cerca del núcleo Terrestre.

1

Ilustrtación de las líneas de campo magnético Terrestre crédito de CC BY-SA 2.0 photo / Flickr user NASA Goddard Space Flight Center.

Los estudios indican que bajo el suelo del sur Africano, a casi 300 Kms. de profundidad (el radio de la Tierra es de 6300 Kms.) se están dando características que entorpecen el flujo del Hierro; a esta zona se la conoce como Gran provincia Africana de velocidad baja (African Large Low Shear Velocity Province).
Es posible que estas fluctuaciones locales tengan efectos globales a largo plazo. Si bien es apresurado hablar de una inversión en la polaridad del campo magnético del Planeta, su disminución no es un problema menor. La lluvia de partículas cargadas nos provocará problemas en nuestra salud y en nuestros recursos tecnológicos basados en la electricidad.

Referencia:

Fuente:

pdp.

Ondas de proa, aquí y allá.

Cuando molestamos a un sistema, le producimos una perturbación capaz de propagarse.
Un caso particular es la onda de proa que se produce en el agua ante la navegación de una embarcación.

Imagen publicada en http://www.angelfire.com

Cuando la embarcación se lleva por delante las moléculas de agua, éstas se agitan, reciben energía cinética (de movimiento) y ese empujón se propaga generando los clásicos “bigotes” hacia los costados de la embarcación.

Cuando una estrella se mueve en un medio interestelar, se va llevando por delante esa materia. La radiación de la estrella empuja la materia delante de ella generando bigotes de ondas de proa.
Por ejemplo, las ondas de proa producidas por la estrella Zeta Ophiuchi.

feature12-07_Rec

credito: NASA/JPL-Caltech/UCLA ***

Zeta Ophiuchi era miembro de una binaria.
Cuando su compañera explotó, se interrumpió la relación gravitatoria y ésta salió a 24 Kms. por segundo (pdp, 21/dic./2012, Zeta-Ophiuchi…, https://paolera.wordpress.com/2012/12/21/zeta-ophiuchi-una-estrella-catapultada/).

También se producen ondas de proa en la atmósfera durante el tránsito del cono de sombra de la Luna en un eclipse de Sol.
El Sol calienta y agita las moléculas de la atmósfera.
Durante un eclipse de Sol, la sombra de la Luna recorre la superficie Terrestre a una velocidad supersónica.

Caso supersónico – http://www.angelfire.com

A su paso, las moléculas dejan de recibir la energía Solar. Luego del paso de sombra, las moléculas atmosféricas reciben nuevamente la energía Solar que las calienta y entrega energía cinética. Esto es movimiento que las empuja provocando una onda de proa a su paso.

Referencias:

Fuente:

pdp.

El agua en Marte podría estar bajo el suelo.

Marte en su juventud supo ser húmedo, dejando para hoy la pregunta: ¿a dónde fue su agua?

Ilustración crédito Earth Observatory of Singapore/James Moore/Jon Wade

La idea más aceptada era que el agua se escapó evaporada a medida que el Planeta perdía su atmósfera. La baja gravedad no alcanzaba para renetr los gases, y junto a la acción del viento Solar le fueron quitando la atmósfera y su humedad. Cuando los volcanes se apagaron, dejaron de entregar dióxido de carbono y eso debilitó el efecto invernadero que ayudaba a conservar el agua en Marte.

Pero parece que hay otra teoría en cuanto al destino del agua Marciana.
Marte es rico en basalto, de hecho, es azul debajo de su roja superficie (pdp, 14/ago./2012, Marte azul debajo del rojo, https://paolera.wordpress.com/2012/08/14/marte-azul-debajo-del-rojo/).
Esa roca es producto de la lava volcánica, es porosa y capaz de absorber mucha agua, 25% más que las rocas Terrestres.
Luego, gran parte del agua marciana podría estar bajo su suelo, incluso a grandes profundidades. Mientras que en Casa el agua formaba océanos, en Marte iba siendo absorbida como por una esponja; por otro lado, una fracción se evaporaba y se perdía.

 

Referencia:

Fuente:

pdp.

Se registra el Hum de la Tierra.

Pudo ser registrado el esquivo Hum.
Recordemos que muchas personas dicen haber sentido un sonido grave, como un rumor, algo así como un “hummmm….”

Como todo lo que no es recurrente, sino más bien aleatorio, dio origen a variadas historias y teorías. Lo más sensato resultó ser una idea según la cual ese sonido se produce dentro nuestro y bajo ciertas condiciones que no siempre se dan.
Se trataría de vibraciones producidas en el sistema auditivo desde la cóclea y que repercuten en el tímpano dando la sensación de ser un sonido que proviene del exterior (pdp, 2/oct./2014, Posible origen del Hum, https://paolera.wordpress.com/2014/10/02/posible-origen-y-explicacion-del-hum/).

Nuestro Planeta experimenta permanentes movimientos de sus placas, por lo que siempre hay muy sutiles sismos que no llegamos a sentir. Por este lado, se pensó que el Hum, estaba relacionado con vibraciones nacidas de esos movimientos. Sucede que esas vibraciones son de frecuencias que no puede registrar nuestro oído, así que no podría ser la explicación del Hum que algunos dicen sentir a veces.

Imagen crédito NASA.

Recientemente (Nov.2017), se pudo registrar el Hum en las profundidades marinas.
Resultó que es continuo.
Está relacionado con movimientos bajo el suelo marino y con corrientes marinas (desplazamientos y colisiones de grandes masas de agua). Es la primera vez que el Hum es registrado bajo el mar. Corresponde a un sonido de bajísima frecuencia, de unos 3 mili Hertz a 4,5 mili Hertz.
Por este motivo es que se lo “escuchó” con sistemas especiales de detección de sonidos, ya que esas frecuencias son 10 mil veces inferiores a la capacidad auditiva de los Humanos. Esto está de acuerdo con nuestra incapacidad de sentirlo incluso en el aire.

Luego, el Hum en el fondo oceánico existe, es de origen natural y tiene una explicación en el campo de la Geofísica.

Referencia:

pdp.

La curiosa relación rotación – terremoto.

Los terremotos se deben a movimientos de las placas tectónicas (https://es.wikipedia.org/wiki/Placa_tect%C3%B3nica).
Esos movimientos son permanentes, por lo que siempre hay terremotos; lo que sucede es que por lo general son muy suaves. Recién cuando los movimientos de las placas son capaces de almacenar energía y luego moverse bruscamente y rasgar la corteza terrestre, ahí tenemos los terremotos más apreciables.

Fotografía de la Tierra en la que se ven América del Norte y del Sur, los océanos y unos remolinos de nubes.

Imagen de la Tierra crédito NASA, Observatorio de Clima del Espacio Profundo.

Por motivos astronómicos la Tierra va frenando su rotación. Se debe a mareas gravitatorias ejercidas por el Sol y la Luna sobre las masas de agua.
Pero dentro de ese proceso, hay variaciones menores de aumento y disminución de esa rotación de origen Terrestre, digamos de tipo Geofísicos.
En esas variaciones se producen encogimientos y estiramientos del Ecuador Terrestre.
Si se comparan las “tablas” de esas variaciones con las de movimientos sísmicos, hay una interesante correlación: cuando la Tierra frenó su rotación, hubo terremotos.
Aparentemente, en esas disminuciones de rotación se producen encogimientos Ecuatoriales que obligan a las placas tectónicas a aumentar su mutua fricción, ya que no son de fácil compresión. Esto produciría terremotos. Lo interesante es que no se necesitan grandes frenados para producir notorios terremotos.
Si bien hay que investigar más, podría ser que cuando la Tierra apura un poco su rotación, eso alcanza para centrifugar y separar las placas. En una disminución de la rotación, la gravedad puede contraer el tamaño Ecuatorial y hacer que las placas choquen. Todo es un sutil proceso relacionado con la masa de la Tierra.

Por supuesto que esto impacta en los lugares donde las placas están bajo un gran “stress”, donde las posibilidades de terremotos son mayores.
Con nuestro actual entendimiento de los terremotos no podemos predecirlos, y hasta que esta relación rotación – terremoto no esté bien entendida, no se podrá predecir movimientos sísmicos por este mecanismo.

Referencia:

pdp.

Primer Atlas de Ceres.

La Astronomía estudia los objetos celestes obviamente a la distancia.
Eso hace que se desarrollen estrategias y técnicas para hacer esos estudios sin “tocar” el objeto. Pero cuando enviamos una sonda, de alguna forma estamos llegando hasta ahí y el objeto pasa al campo de la Geofísica.
Igualmente, en ciertos estudios el objeto sigue siendo observado por los astrónomos desde Casa.
Este es el caso de la Luna, de los planetas del Sistema Solar, y ahora de cuerpos menores; entre ellos: el protoplaneta Ceres (pdp, 6/ene./2016, Ceres sería un protoplaneta, https://paolera.wordpress.com/2016/01/06/ceres-seria-un-protoplaneta/).

Desde marzo del 2015, la sonda Dawn de NASA lo está observando y lo que antes era un punto de luz en el telescopio, hoy ya tiene su Atlas desde junio del 2015.

ceres_atlas_names

Atlas de Ceres crédito de NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

Referencia:

Fuentes:

pdp.