Archivo de la categoría: Ciencia

De viejos nos volvemos centinelas.

Es un hecho que los jóvenes se duermen más tarde que los ancianos.
Los adolescentes se mantienen despiertos hasta más tarde mientras que los ancianos se van a dormir más temprano. Luego, los jóvenes se despiertan más tarde mientras que los mayores se despiertan mucho más temprano, incluso con el amanecer.
Este horario “intercalado” para dormir, puede estar relacionado con la hipótesis del centinela.
De noche, cuando dormimos, necesitamos de un centinela que vigile.
Si bien esto está muy modificado en la vida en la ciudad, es probable que heredemos la necesidad de un centinela de nuestros ancestros viviendo en tribus.

En un estudio hecho en una tribu del norte de Tanzania, se observó que al menos un adulto mayor se mantenía despierto la mayor parte de la noche o dormitaba mientras los jóvenes recuperaban energías con el sueño. Incluso algunos otros se despertaban a diferentes horas de la noche. Esto está relacionado con la hipótesis del centinela.

NationalGeographic_2167698

Anciano centinela vigilando el fuego nocturno. Imagen cédito de Matthieu Paley/National Geographic Creative

Por otro lado, la ventaja de vivir muchos años luego de nuestra vida reproductiva, hace que sea posible cuidar de los chicos cuando sus padres van de cacería o recolección.
O sea que esto abre la hipótesis de los abuelos centinelas.

Referencia:

Fuente:

pdp.

Figuras obladas y proladas.

Leyendo diferentes artículos, encontré que hay objetos prolados y oblados.
Se trata de figuras tridimensionales, que resultan de deformar esferas de determinadas maneras. Como encontré muchas personas buscando la diferencia en objetos prolados y oblados, se me ocurrió colaborar con la divulgación de la definición de estos términos.

Consideremos una esfera. Ésta es perfectamente simétrica. Luego, tiene tres ejes: uno horizontal “a”; otro perpendicular a ese hacia el observador “b” y otro vertical perpendicular al plano que contiene a los dos primeros, “c”.

obladoProlado

Ilustración publicada en www.osapublishing.org

Si la esfera se aplasta a lo largo de su eje “c”, manteniendo iguales “a” y “b”, se dice que está oblada.
Si por el contrario es estirada a lo largo de “c”, manteniendo iguales “a” y “b”, se dice que está prolada.
Son casos de elipsoides de revolución, donde uno es el contrario del otro, todo depende de cuál sea el eje o radio que se toma como principal.

Como ejemplo, podemos decir que las estrellas de rápida rotación están obladas respecto de su eje de rotación. Los agujeros negros deberían ser esféricos, aunque bajo ciertas condiciones, pueden estar oblados o prolados (pdp, 03/jun./2017, Tratando de ver a un agujero negro, https://paolera.wordpress.com/2017/06/03/tratando-de-ver-a-un-agujero-negro/).

Referencia:

pdp.

Los leones come hombres de Tsavo, Kenia.

Es conocida la historia de dos leones macho que atacaban a trabajadores ferroviarios en Kenia .
En Tsavo, Kenia, en el año 1898, durante unos 9 meses, dos leones macho atacaron y devoraron trabajadores ferroviarios. La conocida historia que dio origen a una película (youtube, The Ghost and the Darkness (avance), https://www.youtube.com/watch?v=1M38HWM4CTY&feature=youtu.be), terminó con la muerte de ambos animales por parte de J. H. Patterson (Wikipedia, https://en.wikipedia.org/wiki/John_Henry_Patterson_(author)

Colonel John Henry Patterson strikes a pose beside the body of one of the man-eaters in 1898. (Credit Wikimedia Commons)

Imagen de J. H. Patterson junto a uno de los leones come hombres publicada en Discover, crédito de Wikipedia.

Se desarrollaron varias ideas para explicar por qué estos animales atacaban a los trabajadores cuando en general los leones evitan al humano. Se comentaba que habían devorado 28 hombres; algunos decían que fueron 135. La autopsia de los leones mostró que uno de ellos se comió al menos 24 personas y el otro a 11 haciendo un total de 35 víctimas entre ambos.
Primero se pensó en la disminución de animales que suelen ser parte de su dieta.
Luego se consideró un acostumbramiento paulatino a la carne humana, ya que en épocas anteriores había una ruta de tráfico de esclavos en esa región. Así las cosas, los esclavos atacados eran pérdidas que en aquellas épocas no revestían mayor importancia para que eso trascienda.

La explicación más probable se desarrolló luego del análisis de las dentaduras de los animales.
Tenían los dientes similares a los de los leones de los zoológicos. En libertad, suelen comerse hasta los huesos de sus víctimas debido al hambre que pasan hasta cazar algo. Eso deja marcas en sus dientes. Estos leones no las tenían, igual a los que viven en cautiverio, por ser alimentados frecuentemente con carne fresca y suave.
Uno de ellos, tenía un diente canino roto (cosa común en carnívoros predadores) con evidencias de un doloroso absceso en la raíz. Esto le impedía cazar con normalidad, sobre todo a animales de piel gruesa.

Figure 1

Imagen publicada en el trabajo de DeSantis & Patterson. El la imagen (a) se aprecia el canino derecho roto en un extromo; en la (b) se observa un abertura anormal (fístula) posiblemente por patada de un ungulado.

Luego, qué mejor que un hombre que tiene la piel delgada y no corre como otras víctimas.
Así, para este animal, los trabajadores ferroviarios eran los más tiernos y fáciles seres vivos para alimentarse.
Ahora bien, ¿qué hizo que el otro león también coma carne humana?.
Por lo general, los leones hermanos o primos, suelen hacer coaliciones y compartir experiencias de caza. Así, ese otro animal comenzó a comer humanos en compañía del otro.

 

Fuente:

Referencia:

pdp.

Los colores de la Bandera Argentina.

En el templo de San Francisco, Tucumán, se encuentra la Bandera Argentina que se supone que es la más antigua.
Se cree que la izada en 1812 a orillas del Paraná sería una copia de aquella o fue hecha tomando a la anterior como modelo.
Estudios realizados en las fibras de la bandera guardada en el templo, muestran pigmentos de lapislázuli, lo que  sugiere que el color de sus extremos superior e inferior sería azul ultramar y no celeste como se suele decir.

Fuente:

pdp.

La loca idea del inestable edificio colgante de un asteroide.

kk

Imagen crédito Cloud AO

He visto con sorpresa cómo se propagó la idea de una empresa de arquitectura de construir un edificio colgando de un asteroide.
La idea es lisa y llanamente absurda, me extraña de los arquitectos involucrados que se supone que tienen ciertas nociones de física.

Veamos:
Supongamos que hemos traído el asteroide adecuado para el trabajo, ya que no podremos colgar un edificio de una piedra. Para eso, hagamos un edificio en el espacio, o sea, una estación espacial y nos ahorramos el asteroide; lo que ya está hecho.
Se debe resolver el problema de la rotación o spín del asteroide. No sea que termine reboleando el el edificio. Ya hay un tema a resolver además de traer el asteroide, hay que cambiarle la rotación, si no detenerla. También, pensaron en ponerlo en una órbita geosincrónica para evitar el roce con la atmósfera. Buen intento, pero no; ya veremos por qué.
Si la órbita tiene cierta excentricidad, el sistema aumentará y disminuirá periódicamente su velocidad orbital, dando origen a variaciones periódicas de su posición en el cielo. Así se tendrá un analema de la torre en el cielo; de ahí su nombre (Wikipedia, https://es.wikipedia.org/wiki/Analema).

Sigamos viendo:
El hecho de edificar algo así en un asteroide le agrega masa, eso hace que aumente su peso o atracción con la tierra; luego, si no aumenta su velocidad orbital, decaerá. Así habría que ir corrigiendo la órbita a lo largo de la construcción.

Terminado el trabajo, se darán cuenta que la órbita geosincrónica existe por poco tiempo. Las perturbaciones gravitatorias se encargan de modificarla. No hay más que observar cómo se aleja la Luna por acción de las mareas gravitatorias.
Existe el efecto Yarkovsky. El asteroide se calienta de un lado (donde es de día) y se enfría del otro (donde es de noche). Esa emisión nocturna de radiación recibida hace que aumente o frene su velocidad orbital; luego, adiós sincronismo y el sistema se alejará o decaerá (Wikipedia, https://es.wikipedia.org/wiki/Efecto_Yarkovsky).
Si el asteroide rota y tiene una superficie más o menos compleja, con cráteres, valles, acantilados y otros accidentes como todo asteroide; ocurre el efecto YORP. Según este efecto, la radiación infrarroja, debida al calentamiento por el Sol, tiene una dirección preferencial de emisión y el asteroide adquiere, modifica o aumenta su rotación (Wikipedia, https://es.wikipedia.org/wiki/Efecto_YORP).
Habrá que avisar a los ocupantes del edificio que empieza el baile de la centrifugación.

Hasta acá lo relacionado con las “fuerzas del espacio”.
En la atmósfera, hay convecciones, movimientos de masas de aire. Eso hará que el edificio sufra empujones en varias direcciones, lo que terminará modificando la órbita del sistema entero.

O sea que, el principal problema de este proyecto es la estabilidad. Imagínense el sistema propulsor para corregir estas inestabilidades. Ni hablar de los impactos de las cosas que andan por allá afuera.

Fuentes:

pdp.

El arco de niebla.

En la atmósfera se dan fenómenos curiosos.
El más vistoso es el conocido arco iris. Se trata de la descomposición de la luz por parte de las gotas de agua en la atmósfera.
Pero también está en arco de niebla (o arco iris de niebla).

File:FogBow EmbalseSerones 20161206 094509.jpg

Imagen crédito de J. Lacruz publicada en Wikipedia.

Se produce por los mismos mecanismos que el arco iris, pero en este caso las gotas son mucho más pequeñas. Eso hace que los colores estén muy suavizados y se los observa blanquesinos.

pdp.

Un parásito en una garrapata en ámbar.

Muchas veces se han hallado insectos en ámbar.
En algún momento se ven atrapados en sabia pegajosa, la que con el tiempo se endurece en ámbar.
Una garrapata fue hallada en ámbar. Lo interesante es que tenía células de sangre seguramente de un primate. Y más aún, contiene parásitos que se alimentan de esas células.
Es sabido que estos insectos transmiten parásitos, pero esta es la evidencia más antigua que se tiene, ya que este ejemplar tiene entre 15 millones y 45 millones de años. Se trata de una garrapata del género Amblyoma, con hemoprotozoarios en desarrollo del orden piroplasmida (Wikipediahttps://es.wikipedia.org/wiki/Piroplasmida)

tjw247f1p

Imagen de la garrapata donde las flechas señalan fracturas. Crédito de G. Poinar

celuFosiPara

Células fosilizadas de sangre. Las flechas señalan las infectadas. Se muestra el detalle del parásito – Crédito R. Welc

Referencia:

Fuente:

pdp.