Archivo de la categoría: Biología

Invasión de especies marinas asiáticas.

El plástico hace muchas cosas posibles.
De hecho, se piensa que de la misma manera que pasamos por la edad del Hierro y la del Bronce, estaríamos viviendo la del plástico.
Su durabilidad lo hace contaminante. Así es como arrojado al mar, llega a ensuciar grandes extensiones de playa; por ejemplo la paradisíaca isla Henderson (pdp, 15/mar./2017, Un paraíso ensuciado, https://paolera.wordpress.com/2017/05/15/isla-henderson-un-paraiso-ensuciado/).

Se encontró que tenemos un cierto grado de contaminación de micropartículas plásticas, las que vienen en muchos alimentos, entre ellos los de origen marino como los moluscos.

Luego del terrible Tsunami que azotó Japón en el 2011, aproximadamente un año después, en el 2012, comenzaron a aparecer en las costas del Pacífico de América del Norte, restos de objetos costeros de Japón.
Por ejemplo: restos de embarcaciones y de muelles.

Ahora se hallaron más de 200 especies de animales marinos de origen asiático en costas norteamericanas de Pacífico. ¿Cómo cruzaron el Pacífico? Bien, otra vez el plástico lo hizo posible.

These Asian amur sea stars (Asterias amurensis) were found ~5,000 miles from home on the Oregon coast. Image provided by Oregon State University

Estrellas de mar de origen asiático Asterias amurensis, halaldas en Oregon. – Imagen crédito de Oregon State University.

Es sabido que muchos linajes de plantas y animales viajaron grandes distancias en el mar sobre “balsas”de basura de origen natural o artificial. De hecho, se han formado reservas naturales con los animales y plantas llegados “balseando” en basura.
Así como el viento transporta semillas de plantas, las mareas transportan basura que sirve de transporte a pequeños animales o a sus huevos.

Japanese mussels (Mytilus galloprovincialis), barnacles (Megabalanus rosa), and sea anemones on a tsunami buoy washing ashore on Long Beach, Washington in February 2017. Image Credit: Nancy Treneman

Mejillones y anémonas asiáticas en una boya aparecida en Long Beach. Imagen crédito de Nancy Treneman.

Luego del Tsunami, las aguas se retiraron de las regiones costeras japonesas llevándose restos de objetos. Esos restos se convirtieron en los medios de transporte de animales y sus huevos hasta cruzarlos al otro lado del Pacífico.

The flow of species after the 2011 tsunami. Infographic Credit: Carla Schaffer / AAAS

Viaje de especies marinas japonesas “balseando” por las corrientes del Pacífico, crédito de Carla Schaffer / AAAS.

Referencia:

Fuente:

pdp.

Anuncios

El origen de los virus biológicos.

La vida, al menos en nuestro Planeta, está relacionada a la evolución de los microbios.
Surge la pregunta ¿cómo aparecieron los distintos microbios que conocemos?
Pudieron darse en Casa, venir de afuera en cometas o meteoritos, o quizás haya dos dinastías, la local y la foránea.
En todos los casos, es muy probable que no hayan aparecido o venido tale como son ahora. Pudieron darse de otra forma y evolucionar bajo las condiciones terrestres de aquellas épocas en las formas de vida que hoy son.

Por ejemplo, nos podemos preguntar de dónde vienen los virus.

La mayoría de las formas de vida, están formadas por células. Pequeñas “bolsas” llenas de moléculas fundamentales para al vida, con varias propiedades, entre ellas, la capacidad de reproducirse.
Los virus son algo más simples. No están vivos, por eso no se los puede matar. Son cadenas de ADN encapsuladas que dentro de una célula, pueden multiplicarse y producir daños en ellas.

Los “plásmidos”, también son cadenas de ADN dentro de “bolsitas” o vesículas blandas.
También pueden replicarse dentro de una célula y colaborar con las propiedades de ella.
Así, no hay mucha diferencia con los virus.

En la Antártida, se encontró un plásmido inusual catalogado como Halorubrum lacusprofundi R1S1, (pR1SE para los amigos).

A lake in Antarctica where the R1S1 strain of Halorubrum lacusprofundi was discovered

Imagen de uno de los lagos de las islas Rauer frente a la costa de la Antártida donde se descubrió a pR1SE. Crédito de Alyce Hancock

Posee atributos en común con los virus y características propias no compartidas con éstos. Luego, es probable que los virus hayan evolucionado de este tipo de plásmidos.
O sea que los primeros virus evolucionaron de plásmidos que salieron de células donde, debido a un intercambio de genes con su anfitriona, formaron una cápsula dura de su vesícula blanda.

Siempre hubo tres ideas sobre el origen de los virus.
1ra. Que se formaron antes que las células.
2da. Que algunas células evolucionaron en formas “más simples” transformándose en virus.
3ra. Que material genético escapó “recientemente” de algunas células dando origen a los virus.
La idea de que los virus evolucionaron de plásmidos que intercambiaron genes con sus células anfitrionas refuerza la tercera teoría, y hay evidencias de que este escape se habría producido en épocas más tempranas a las pensadas.

Así, en los comienzos de la vida en la Tierra, los virus habrían “salido” de las primeras células.

 

Referencia:

Fuente:

pdp.

De viejos nos volvemos centinelas.

Es un hecho que los jóvenes se duermen más tarde que los ancianos.
Los adolescentes se mantienen despiertos hasta más tarde mientras que los ancianos se van a dormir más temprano. Luego, los jóvenes se despiertan más tarde mientras que los mayores se despiertan mucho más temprano, incluso con el amanecer.
Este horario “intercalado” para dormir, puede estar relacionado con la hipótesis del centinela.
De noche, cuando dormimos, necesitamos de un centinela que vigile.
Si bien esto está muy modificado en la vida en la ciudad, es probable que heredemos la necesidad de un centinela de nuestros ancestros viviendo en tribus.

En un estudio hecho en una tribu del norte de Tanzania, se observó que al menos un adulto mayor se mantenía despierto la mayor parte de la noche o dormitaba mientras los jóvenes recuperaban energías con el sueño. Incluso algunos otros se despertaban a diferentes horas de la noche. Esto está relacionado con la hipótesis del centinela.

NationalGeographic_2167698

Anciano centinela vigilando el fuego nocturno. Imagen cédito de Matthieu Paley/National Geographic Creative

Por otro lado, la ventaja de vivir muchos años luego de nuestra vida reproductiva, hace que sea posible cuidar de los chicos cuando sus padres van de cacería o recolección.
O sea que esto abre la hipótesis de los abuelos centinelas.

Referencia:

Fuente:

pdp.

El gusano bicéfalo que vino del Espacio.

Se sabe que los organismos experimentan cambios en el Espacio.
En el Hombre, se puede dar un mal depósito del calcio en los huesos, el globo ocular es más esférico por la baja gravedad y la visión se altera, los músculos hacen menos esfuerzo y pierden masa. También se enviaron arañas, las que hacían telas desprolijas entre otras características de otras formas de vida enviadas al espacio para ver cómo se comportaban.

En este tipo de experimentos, se enviaron al Espacio (a la ISS), unos gusanos de agua dulce conocidos como Dugesia japonica.
En el espacio fueron seccionados. Habiendo hecho esto en tierra, se esperaba tener dos gusanos idénticos, en particular, la mitad sin cola debería regenerarla.
Para sorpresa, un ejemplar generó otra cabeza.

The "double-headed worm from space." (Credit: Junji Morokuma/Tufts University)

Imagen crédito de Junji Morokuma/Tufts University

Ya en Casa, fue nuevamente seccionado y el ejemplar siguió generando ejemplares de dos cabezas.
Se lo cortó en tres partes. Cada parte que conservó una cabeza, generó un gusano con una sola cabeza, o sea que cada cabeza generó la cola que le faltaba. La sección sin cabeza generó un gusano de dos cabezas.

3cortes

Imagen crédito de Junji Morokuma/Tufts University

Esto demuestra que la mutación no fue algo casual o extraño, sino un cambio profundo en su estructura básica.
La microgravedad y el despreciable campo magnético influyeron en el crecimiento de las células, desde lo genético. Si pensamos que estas formas de vida (como todas las que conocemos hasta ahora) se desarrollaron en Casa bajo las condiciones “normales”, es de esperar cambios cuando se las somete a otro ambiente drásticamente diferente. De todas formas, este cambio fue muy llamativo.

Referencia:

Fuente:

pdp.

Por qué los flamencos duermen en una sola pata.

La ciencia explica mucha cosas curiosas.
La pregunta ¿es por qué los flamencos duermen en una sola pata?

flamingo

Imagen crédito de Rob Felt/Georgia Tech.

Hay dos ideas.
Una, sugiere que es para descansar el peso.
Pero eso es discutible. Una pata se cansa antes que cada una de ellas que se supone soporta la mitad de peso cuando están ambas apoyadas. Además, no hay evidencias de que haya intensa participación muscular en las patas de los flamencos cuando están parados.
La otra opción dice que es para reducir la pérdida de calor.
Las patas son delgadas pero largas. Eso ofrece una superficie de refrigeración que se reduce cuando se recoge una pata. Además, al estar parados en el agua fría, una pata refrigera menos que dos.

Referencia:

pdp.

¿Vida a 10Kms. bajo el suelo marino?

Los volcanes de lodo son cráteres en la cima de un cono que no responden estrictamente a los mismos mecanismos que los de lava.
En ellos, la presión de los gases provenientes de depósitos de petróleo, produce la expulsión lodo. La altura del cono depende de la hidratación de ese lodo expulsado (Volcanpedia, http://www.volcanpedia.com/volcanes-de-lodo/http://www.volcanpedia.com/volcanes-de-lodo/).

lodo

Imagen publicada en Volcanpedia

En la región de las Islas Marianas, se encuentra el volcán de lodo Chamorro.
Analizando el material expulsado se hallaron “firmas” de vida microbiana de 10 Kms. por debajo del suelo marino.

What lies beneath: samples taken from a mud volcano by Oliver Plümper and his team

Imagen en new scientist crédito O. Plümper

Si esto se confirma, las formas de vida conocidas como extremófilos, serían capaces de soportar temperaturas y presiones mayores a las pensadas hasta ahora (año 2017).

Referencia:

pdp.

Curiosa propiedad del Zolmitriptán.

La medicina regenerativa, busca reparar los tejidos y órganos dañados.
Para eso se recurre a implantes o a estimulaciones para el re-crecimiento de las estructuras dañadas.
El zolmitriptán es un medicamento empleado para el tratamiento de jaquecas o migrañas (vademecum.es, http://www.vademecum.es/principios-activos-zolmitriptan-n02cc03), y ha mostrado una característica interesante en la regeneración de tejidos .

A una cierta cantidad de renacuajos, se les extirpó un ojo y se les implantó en su cola con el fin de observar la adaptación del sistema nervioso.

41536_2017_12_Fig1_HTML(!)

Imagen de un renacuajo con un ojo ectópico en su cola, crédito de Blackiston et al.

A algunos de ellos, se les suministró zolmitriptan. El crecimiento de los nervios no es algo que se de con facilidad, pero en los renacuajos que recibieron el medicamento aparecieron nuevas conexiones entre sus ojos transplantados (ectópicos – fuera de su lugar) y el sistema nervioso central. A través de sus ojos ectópicos podían detectar luz y distinguir formas.

Referencia:

Fuente:

  • Nature, npj Regenerative Medicine 2, Article number: 8 (2017), Serotonergic stimulation induces nerve growth and promotes visual learning via posterior eye grafts in a vertebrate model of induced sensory plasticity, Douglas J. Blackiston et al..
    http://www.nature.com/articles/s41536-017-0012-5

pdp.