Las colisiones entre estrellas de neutrones nos habrían favorecido.

Sabemos que somos hijos de las estrellas, en particular de las masivas que mueren como supernovas (Somos hijos de las estrellas… | pdp 6.ago.2013 | https://paolera.wordpress.com/2013/08/06/somos-hijos-de-las-estrellas-pero-de-cuales/).
Cuando estas estrellas estallan, retornan al espacio material enriquecido en su interior de donde nacen estrellas y planetas.

En Nuestro caso, las primeras formas de vida se vieron protegidas por el campo magnético de la Tierra. Las partículas del viento Solar son nocivas para la vida tal como la conocemos. El campo magnético Terrestre las atrapa y desvía hacia los polos magnéticos cercanos a los geográficos. Allí, interactúan con los átomos de la atmósfera produciendo las conocidas Auroras.
En el Sistema Solar, la Tierra es el único planeta rocoso con este tipo de protección para la vida. Eso se debe a que en Ella, se da un proceso de convección o corrientes de material caliente y rico en cargas.

Ilustración de tres casos de convecciones. En el primero es demasiada y genera un ambiente volcánico muy agresivo, el segundo es el caso Terrestre y el tercero es muy pobre como para mantener la vida – Credit: Melissa Weiss UCSC

Ese material llega al manto y suele aflorar por grietas en la corteza. Allí se enfría y vuelve a hundirse. De esta manera, se produce un efecto de dínamo que genera el campo magnético Terrestre.
Para que este proceso sea posible, es necesario que en el interior del Planeta haya una elevada temperatura. Ésta, se debe en su mayor medida a la presencia de elementos radiactivos como torio y uranio.
Estos elementos generan calor, de hecho se los utiliza para mantener los sistemas a temperaturas adecuadas en satélites y sondas espaciales. Se ha perdido aproximadamente la mitad del calor generado en el interior de la Tierra desde su origen. La mayor parte del resto de ese calor se debe a la presencia de los elementos radiactivos. Éstos existen en la proporción justa. Demasiados elementos radiactivos producirían demasiado calor y se tendría un infierno inhabitable. Pocos elementos de este tipo, no mantendrían el dinamo funcionando ya que la entrega de calor al exterior no sería compensada y la convección terminaría.

Los elementos radiactivos se habría formado en la colisión de estrellas de neutrones.
Se trata de núcleos compactos dejados por estrellas masivas que explotaron. En esos raros pero posibles eventos de colisión, se generaron elementos radiactivos que viajaron por el espacio y pudieron infectar al material protoplanetario dejado por el estallido de estrellas masivas.

Referencia:
Stellar Smashups May Fuel Planetary Habitability, Study Suggests | SA 17.nov.2020 | M. Woo | https://www.scientificamerican.com/article/stellar-smashups-may-fuel-planetary-habitability-study-suggests/

Fuente:
Radiogenic Heating and Its Influence on Rocky Planet Dynamos and Habitability | AJ 10.nov.2020 | F. Nimmo et al. | Abstract: https://iopscience.iop.org/article/10.3847/2041-8213/abc251 | PDF: https://arxiv.org/pdf/2011.04791.pdf

pdp.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.