Más evidencias en contra de un período de extinciones.

Es sabido que en nuestro Planeta se han dado extinciones masivas.
Los fatalistas aseguran que existe cierta periodicidad en este tipo de eventos por lo que esperan otro en el que podemos ser extintos los Humanos.
Se han buscado eventos astronómicas periódicos que provoquen esas extinciones, y todas las búsquedas terminaron con resultados nulos.
Los eventos más sospechados fueron la existencia de un objeto obscuro en los confines del Sistema Solar y la oscilación del Sol en su órbita, donde cruza periódicamente el plano de la Vía Láctea.
En el primer caso, no se observó ni se detectaron evidencias de un objeto de esas características que gravitacionalmente desvíe rocas espaciales hacia la Tierra. Ya deberíamos haberlo observado o detectada su presencia. En el segundo caso, sencillamente los tiempos no coinciden.

Pero hay otra forma de estudiar el problema: matemáticamente.

Las fechas de extinción conocidas son:

hace 11,6 millones de años, en el Mioceno medio

hace 37,8 millones de años, en el Eoceno medio tardío

hace 66 millones de años, en el fin del Cretácico

hace 93,9 millones de años, en el Cenomiano / Turoniano

hace 145 millones de años, en el Jurásico / Cretácico

hace 182,7 millones de años, en el Toarciano

hace 203,3 millones de años, en el Triásico / Juráico

hace 252,2 millones de años, en el fin del Pérmico

Ocho en total.

Primero se aplicó el Teorema de Bayes. Según la estadística Bayesiana, los cráteres de impacto, en Casa y en la Luna, no se mostraban agrupados por edades separadas en el mismo tiempo o período (pdp, Según el Teorema de Bayes, no hay periodicidad de grandes impactos en la Tierra, https://paolera.wordpress.com/2014/03/21/teorema-de-bayes-no-hay-periodicidad-de-grandes-impactos-en-la-tierra/)

Ahora se agrega El desarrollo en series de Fourier.
Este desarrollo, nos permite descomponer una función (una curva) que se supone periódica, en componentes armónicas. O sea que, de haber uno o varios períodos sumándose para darnos esa curva, los podemos separar y apreciar.

Crédito: Michael Rampino / NYU

De esta manera, se comparó las diferentes épocas de craterización con las fechas de extinción masivas. Se observa que no hay correspondencia entre las épocas de craterización dadas por la curva y extinciones señaladas con flechas. Incluso se indican con un asterisco supuestas extinciones aún no confirmadas por completo. Más aún, las diferencias entre las épocas de craterización y las de extinción guardan una relación aleatoria entre ellas (téngase en cuenta que la menor división en la escala temporal – eje x – es de 10 millones de años).

Referencia:

pdp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.