Hibonita en el meteorito Murchison.

La Hibonita es un mineral descubierto en 1956 y 4 años después cayó desde el cielo, pero eso se supo recién en estos días (año 2018) (https://es.wikipedia.org/wiki/Hibonita).

En Australia, en el año ‘60, cayó el meteorito Murchison; una roca de 100 Kgr. la que seguramente era parte de un objeto mayor del que se separó (https://es.wikipedia.org/wiki/Meteorito_Murchison).
Su análisis mostró una estructura de 4500 millones de años de antigüedad, eso lo hace anterior a la existencia de nuestro Planeta. Además mostraba incrustaciones de cristales de Hibonita con proporciones de Helio y Neón que denunciaban una formación en una época caótica.

Los modelos evolutivos dicen que el Sol en su juventud fue mucho más brioso.
En aquellas época rotaba mucho más rápido. En su interior, el flujo de partículas cargadas (plasma) generaba un campo magnético. Además, a esas partículas se le agregaba la rotación Solar, haciendo que ese campo rote con Sol (entre otras cosas).
En ese proceso, el campo interactuaba con las partículas cargadas expulsadas por el Sol. En esa interacción, las partículas tomaban energía del campo, el que a su vez se alimentaba del movimiento de las partículas del interior del Sol y de su rotación. Así, el Sol veía lenta pero continuamente disminuida su rotación hasta la que tiene hoy, proceso que continúa.

Pero en aquel entonces, también era mucho mas activo. Esa actividad es la que quedó plasmada en los primeros grumos de materia del disco protoplanetario que lo rodeaba.
Así, se formó el objeto rico en Hibonita del que se desprendió el meteorito Murchison.
El Sol expulsaba grandes cantidades de protones a gran velocidad. Esos protones impactaron en el material coagulando del disco circunestelar creando el Helio y el Neón (rompiendo el Aluminio y el Calcio) hallado en la Hibonita.

Hibonite crystals (inset, actual photo) formed very early in the solar system's history when it was still a swirling disk of gas and dust (artwork). Credit: Field Museum, University of Chicago, NASA, ESA, and E. Feild (STScl).

Ilustración de la vigorosa juventud del Sol generando cristales de Hibonita (meterial azulado) en la nube de material circunestelar, crédito: Field Museum, University of Chicago, NASA, ESA, and E. Feild (STScl).

De esta manera, la composición de este meteorito confirma lo predicho por los modelos de formación estelar.

Referencia:

Fuente:

pdp.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .