La erosión en la Luna.

La erosión es un sutil proceso de desgaste.
Las partículas en los extremos puntiagudos y en filosas crestas, se encuentran en un equilibrio inestable. Son las primeras en desprenderse ante la menor acción ejercida sobre ellas, por ejemplo, por parte del flujo de algún fluido como ser agua o masas de aire.

En planetas como el Nuestro hay erosión que modifica el suelo. Ese trabajo está dado principalmente por el viento. Por este motivo, los cráteres en la Tierra no sólo son pocos comparados con otros miembros del Sistema Solar, sino que también están erosionados por el viento y disimulados por la vegetación y la acción de los terremotos y vulcanismo.

En la Luna no hay viento, pero sí hay erosión y lunamotos; ambos modificadores del suelo.
La erosión está ejercida por la acción de micrometeoritos y las partículas del viento Solar, los que impactan y desplazan a las partículas del fino polvo Lunar.
Si bien ese proceso es muchísimo más lento que en Casa, en la Luna no hay apuro, allí, estos agentes tienen todo el tiempo necesario.
Los lunamotos están causados por la acción gravitatoria entre la Luna y Nosotros, sobre todo en épocas de máximo acercamiento (periastro). Éstos se encargan de mover el suelo reacomodando todo lo que se pueda mover, lo que a su vez rellena los pequeños cráteres.
Los grandes impactos no sólo producen un cráter, sino que también pueden producir sacudones en el terreno, lo que al igual que un lunamoto, reacomoda material liviano.

En imágenes obtenidas por el Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO) se observan cráteres de diferentes edades y por lo tanto erosionados de manera distinta. Los cráteres más “frescos” suelen tener sus picos centrales más finos (pdp, 21/ago./2015, Algo sobre la formación de los cráteres de impacto, https://paolera.wordpress.com/2015/08/21/algo-sobre-la-formacion-de-los-crateres-de-impacto/). Pero en general, hay regiones donde la erosión es mayor que en otras. Eso implica que en ellas, el material es más liviano y susceptible al proceso de erosión y reacomodamiento; por ejemplo, el valle Taurus-Littrow.

Imagen del valle Taurus-Littrow donde hay cráteres erosionados. Arriba a la derecha se aprecia el cráter Clerke – Crédito:  NASA/GSFC/Arizona State University.

Se estima que la erosión en la Luna está entre 0,0006 cm al año y 0,000001 cm anuales.

Referencia:

Fuentes:

pdp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s