El recalentamiento Lunar.

Los objetos astronómicos son aquellos que se estudian a la distancia.
Cuando llegamos a ellos de alguna forma, pasa al campo de la Geofísica (o se lo comparte con ella). Ese es el caso de la Luna, entre otros tantos objetos.
Cuando llegamos allá, dejamos una serie de instrumentos que enviaban a Casa datos de la Luna; en particular de su superficie y sub-superficie. Desde el año 1971 hasta el ‘77 se recopiló información de esos instrumentos, mucha de la cual se perdió en… un error Humano. Por suerte se pudo recuperar algunos datos hasta el año ‘74 y se encontró que la temperatura en las regiones donde alunizaron las misiones Apollo 15 y 17 aumentó unos 2ºC.
¿Qué pasó que antes y después de nuestra visita aumentó la temperatura en la superficie y sub-superficie Lunar?
Bien, pasó precisamente el Hombre.

Imagen del sitio de alunizaje de la misión Apollo 17. Se observan claramente los rastros dejados por los astronautas como marcas obscuras en la superficie. Crédito: Orbitador de Reconocimiento Lunar – NASA.

El suelo Lunar está cubierto de regolitos; polvo y pedregullo capaz de reflejar la luz Solar al espacio (https://es.wikipedia.org/wiki/Regolito).
Cuando los astronautas caminaron y trabajaron en la superficie, desplazaron ese material del suelo, dejando expuesto material obscuro. Ese material, como obscuro que es, absorbe energía Solar y eso hace que aumente la temperatura en esas regiones.

Referencias:

Fuente:

pdp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s