Un parásito en una garrapata en ámbar.

Muchas veces se han hallado insectos en ámbar.
En algún momento se ven atrapados en sabia pegajosa, la que con el tiempo se endurece en ámbar.
Una garrapata fue hallada en ámbar. Lo interesante es que tenía células de sangre seguramente de un primate. Y más aún, contiene parásitos que se alimentan de esas células.
Es sabido que estos insectos transmiten parásitos, pero esta es la evidencia más antigua que se tiene, ya que este ejemplar tiene entre 15 millones y 45 millones de años. Se trata de una garrapata del género Amblyoma, con hemoprotozoarios en desarrollo del orden piroplasmida (Wikipediahttps://es.wikipedia.org/wiki/Piroplasmida)

tjw247f1p

Imagen de la garrapata donde las flechas señalan fracturas. Crédito de G. Poinar

celuFosiPara

Células fosilizadas de sangre. Las flechas señalan las infectadas. Se muestra el detalle del parásito – Crédito R. Welc

Referencia:

Fuente:

pdp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s