¿Los FRB impulsan naves extraterrestres? – Es una idea.

Los fenómenos observados en el Espacio son generadores de modelos explicativos y predictivos; en eso se basa el método científico (https://explorable.com/es/etapas-del-metodo-cientifico).
En el desarrollo de esos modelos, suelen aparecer versiones más probables que otras. En ese caso, el tiempo dirá cuál de ellas es la verdadera.
Últimamente, el modelo de inteligencia extraterrestre se está convirtiendo en una opción; remota, pero interesante.

Primero fue el turno de la estrella KIC8462852 o estrella de Tabby.
El comportamiento de su brillo permitía suponer la existencia de una versión de Esfera Dyson; una estructura extraterrestre capaz de colectar energía de la estrella.
Con el tiempo, se fue estableciendo que ese comportamiento de debía a causas más naturales, tales como la existencia de escombros a su alrededor, variaciones propias de brillo o combinaciones de ambas (pdp, 14/oct./2014, https://paolera.wordpress.com/2015/10/14/el-extrano-comportamiento-de-kic-8462852/)

Ahora es el turno de las fulguraciones rápidas en radio-ondas (FRB – Fast Radio Burst).
Los FRB son breves e intensos destellos de energía detectados en ondas de radio. Su naturaleza parece estar relacionada con eventos energéticos de núcleos galaxias lejanas (pdp, 18/nov./2016, https://paolera.wordpress.com/2016/11/18/frb-150807-el-mayor-agente-fisico-hasta-ahora-nov-2016/).
Pero también se pueden explicar involucrando inteligencia extraterrestre.

Podemos lanzar al espacio una nave impulsada por una vela de luz. Ésta colecta la energía de un hay de luz emitido desde el planeta y es impulsada como el viento lo hace con las velas de los barcos.

Ilustración de un FRB impulsando una nave a vela de luz – crédito de M. Weiss/CfA

Según un modelo, los FRB serían las emisiones de energía (haz de luz) que impulsan naves extraterrestres a vela de luz desde su planeta de origen en una galaxia lejana.
Según esta teoría, un planeta el doble de tamaño que el nuestro, podría colectar de su estrella de tipo solar, la cantidad de energía necesaria para emitir el haz de luz con una potencia similar a la de los FRB observados. El recalentamiento del sistema generador de ese haz de luz, podría compensarse con la refrigeración dada por el agua de ese planeta si se da en las mismas proporciones que en el nuestro.
La potencia de ese haz alcanza para impulsar una nave de 1 millón de toneladas (20 barcos cruceros de los más grandes). Obviamente que naves menores necesitan menores energías de impulso, las cuales no llegamos a detectar debido a las distancias, a menos que se produzcan en la Vía Láctea.
Finalmente queda por explicar la intermitencia de los FRB recurrentes.
Si bien el haz de luz impulsor es constante durante un tiempo, la nave impulsada, el exoplaneta y su estrella no mantienen la misma alineación con nosotros. Eso hace que el haz haga un barrido en el espacio respecto de nosotros y nos “toca” esporádicamente mostrándonos un destello: el FRB.

Los autores reconocen que es una explicación especulativa, pero también dicen que… “La ciencia no es una cuestión de creencia, es una cuestión de evidencia. Decidir lo que es probable antes de tiempo limita las posibilidades. Vale la pena poner ideas por ahí y dejar que los datos sean el juez “.

Referencia:

Fuentes:

pdp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s