Exoplanetas en Pulsares II. Por qué son tan pocos.

Ya habíamos comentado de la existencia de exoplanetas alrededor de Púlsares [1].
Hoy en día (a noviembre del 2016) se conocen 5 exoplanetas en tales condiciones (no muchos).
tablaexoplanepulsarEn la tabla que reproduce a la publicada en el trabajo de R. G. Martin et al., se aprecia la masa (segunda columna) de los exoplaneats y distancia al Púlsar hospedante en Unidades Astronómicas (UA=150 millones de Km.=distancia media entre la Tierra y el Sol).
Los tres primeros tienen masas expresadas en masas terrestres, y los dos últimos en masas jovianas (de Júpiter).

La escasa cantidad de exoplanetas en Pulsares, sugiere lo difícil que es hallarlos; y eso se debe a que para su formación, deben darse muchas condiciones. Luego; a mayor cantidad de condiciones para un evento, más difícil de darse será ese evento, en este caso, la formación de planetas en esos ambientes.

Los Pulsares son estrellas de neutrones, el resultado de una explosión de supernova de una estrella muy masiva. Las estrellas tan masivas como esas progenitoras de supernovas no son propensas a tener planetas a su alrededor por que son tan vigorosas que perturban demasiado, con su radiación o viento estelar, al material que las rodea. Si por remota probabilidad, la estrella tenía exoplanetas, lo más probable es que éstos se vaporicen en la explosión. Recordemos que una supernova brilla como toda la galaxia que la contiene. Así que, bajo estas condiciones, los exoplanetas se formaron en torno al Púlsar (estrellas neutrones) nacido luego del evento de supernova.

Primero que todo, la explosión de supernova debe ser simétrica, de lo contrario el Púlsar sale impulsado de manera solitaria.
En la explosión, el material se aleja y parte de él vuelve a la estrella. Lo hace con lenta rotación que no le permite orbitar en forma de disco circunestelar protoplanetario. Así, entonces no se dan las condiciones para la formación de planetas a su alrededor.
Puede ser que una estrella compañera, la que le donó masa hasta que estalló, haya sobrevivido a la explosión como un “cuore” ultra compacto, quedando así como un planeta joviano acompañando al Púlsar.
También, puede que esa compañera se vaporice dejando un disco de materia orbitando al Púlsar. En ese caso, se podrían formar planetas con esa materia en lo que se conoce como zona tranquila o muerta (dead zone). Pero el Púlsar se encarga de perturbar a esa zona creando un ambiente hostil para la formación de planetas.
El campo magnético del Púlsar está desalineado del eje de rotación de la estrella. Eso hace que a medida que ésta rota, el campo magnético pase y module la materia que la rodea. Así, es como esa materia siente una aceleración que la hace irradiar al compás de la rotación de la estrella como un faro. Esa radiación del Púlsar aleja la zona tranquila y eventualmente, si es que se da la formación de planetas, aparecen lejos de la estrella para migrar más tarde hacia zonas más cercanas a ella.

Como puede verse, debe darse una compañera de baja masa vaporizada y condiciones para que haya una zona tranquila en el disco circunestelar.

En el caso del último exoplaneta de la tabla, pudo darse otro escenario.
El Púlsar tiene una compañera enana y el exoplaneta es circumbinario, o sea que orbita al par de estrellas. Luego, es probable que la enana y su exoplaneta hayan sido capturados por el Púlsar después que la compañera de éste se perdió en la explosión. Según las condiciones de la captura, el exoplaneta quedó en torno al nuevo par de estrellas.

Referencia:

Fuente:

pdp.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s