Vía Láctea .vs. Enana de Sagitario.

En la Naturaleza las fuerzas se dan de a pares (Ana “Titina” Mocoroa). Esa es una linda manera de expresar la ley Newtoniana de acción y reacción.
Cuando un cuerpo ejerce una fuerza sobre otro, éste le responde con una fuerza igual y contraria. Así es como si le aplicamos un empujón a un elefante, éste nos responderá (involuntariamente) con la misma fuerza. Como el elefante tiene mucha más masa que nosotros, resulta que ante la misma fuerza, el animal apenas se mueve y nosotros rebotamos como una pelota.

En la interacción entre galaxias sucede lo mismo. Cada estrella de una galaxia siente la acción de cada una de las estrellas de la otra. Esta estrella les responde a cada una con una fuerza igual y contraria. Es un verdadero todos contra todos, ya que las estrellas también sienten la acción de sus compañeras de galaxia a las cuales también les responde.
De esta manera, cuando dos galaxias se encuentran, los mutuos tirones gravitatorios las deforman hasta terminar unidas en su sólo y enorme sistema estelar.
Cuando una de ellas tiene mucha menos masa que la otra, se ve completamente asimilada afectando muy poco a la más masiva (el elefante y nosotros).
Hay casos intermedios, donde la menor de ellas se lleva la peor parte, no sin dejar huellas en la mayor.

Nuestra Vía Láctea creció comiéndose a galaxias menores; como toda gran espiral.
Muestra estar alabeada; o sea que una parte de su disco está por encima del plano galáctico y la parte opuesta está por debajo. Esto es típico de un encuentro gravitacional con una vecina, pero… ¿con cuál?.
Las Nubes de Magallanes están más lejos de lo necesario y las enanas más cercanas no tienen la suficiente masa para responder con esa consecuencia.

En la región de Sagitario, se encuentra la corriente del mismo nombre.

Ilustración de David Martinez-Delgado(MPIA) & Gabriel Perez (IAC).

Se trata de una corriente de estrellas que proviene del encuentro de nuestra Galaxia con la vecina esferoidal y segunda en cercanía, la Enana de Sagitario. Nunca se sospechó de ella hasta ahora.
Los estudios sugieren que esta galaxia tenía una masa inicial de unas 60 mil millones de masas solares. Eso es un valor mayor al adoptado hasta el momento. De ser así, esta galaxia bien podría ser la responsable no sólo de “alabear” el disco de la Vía Láctea sino también de generar nuestra estructura espiral.

Referencias:

Fuentes:

pdp.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s