LIGO detecta más ondas gravitacionales (la segunda tanda)

LIGO detectó otra onda gravitacional (era de esperarse).
La primera fue en Septiembre del 2015 y se trató de la unión de dos agujeros negros de 36 y 29 masas solares cada uno.

artwork depicting black holes merging

Ilustración crédito LIGO/T. Pyle.

Estos objetos se orbitan mutuamente espiralando hasta unirse. En ese proceso orbitan cada vez más rápido emitiendo ondas gravitacionales cada vez de mayor frecuencia y amplitud hasta que… BOOOOMMMM… se fusionan y en Casa LIGO detecta un simple y sutil… “Chic”

Mucho se teorizó si se trato de agujeros negros o de gravastars, pero objetos masivos de todas maneras.

En esta segunda oportunidad, a las 03:38: 53 del 25 de diciembre UTC (Tiempo Universal Coordinado o si se prefierís Tiempo de Greenwich), plenos festejos navideños, un “Chic” llamó la atención de los científicos de LIGO.
En esta oportunidad se trató de una señal menor que la anterior, pero señal al fin.
LIGO es capaz de detectar moléculas impactando en el sistema, por lo que esta detección casi se confundió con “ruido”.
Los modelos sugieren que se trató de la unión de dos agujeros negros de 14 y 8 masas solares cada uno, a unos 1400 millones de años años luz de Casa. El objeto resultante de esa unión, dejó un masivo objeto agujero negro (o gravastar) de 21 masas solares.
La masa solar restante (ya que 14 + 8 = 22 y no 21) se transformó en energía, la transportada a la distancia por la onda gravitacional detectada. Haciendo cuentas, esa masa solar transformada en energía (la masa es una de las formas en que se presenta la energía) dada por E = M*C2 con C = velocidad de la luz, arroja una cantidad de energía equivalente a la que el Sol emite en 15 billones de años (15 millones de millones). O sea, poco más de 1000 veces la que emitirtá en toda su vida de unos 10 mil millones de años aproximadamente (nuestro Sol tiene casi 5 mil millones de años y se espera que viva otro tanto)

Pensemos en esa energía tremenda liberada en un encuentro que dura fracción de segundo.

Las masas involucradas en este caso, son típicas de estrellas binarias masivas que murieron como supernovas en diferentes momentos, dejando sus núcleos colapsados como estrellas de neutrones y luego agujeros negros que terminaron fusionándose.

Referencias:

pdp.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s