Se refina la búsqueda del noveno planeta.

Planet_nine3

Ilustración original de Tomruen, Wikipedia.

El título original de este artículo era “Se complica la existencia del noveno planeta”, pero fue cambiado porque resultó no ser el más apropiado sobre todo luego de la actualización del artículo.

Mucho se ha dicho sobre la existencia de un noveno planeta más hallá de Plutón (P9), en el cinturón de Kuiper. Nada que ver con Nibiru ni algún cuerpo relacionado con extinciones periódicas en Casa.
Como las órbitas de objetos lejanos como Sedna muestran cierta alineación, se conjeturó la existencia de un noveno planeta de tipo terrestre, capaz de producir gravitacionalmente esa alineación de órbitas. Tendría una masa de entre 2 y 15 veces la de la Tierra; se adopta 10 masas terrestres a una distancia promedio del Sol de una 700 UA (donde 1 UA es la distancia Tierra – Sol) y una excentricidad de su órbita (o divergencia respecto del círculo) de 0,6 (una excentricidad de 0 implica una órbita circular y su máximo valor posible es muy cercano a 1).

En la sutil danza gravitacional, P9 no sólo debería afectar las órbitas de los objetos señalados. Con los años, también debió afectar la distribución de materia y objetos más allá de Plutón, a unas 40 a 50 UA (Plutón está a unas 40 UA). Esa distribución, es la “firma” de los procesos involucrados en la formación del Sistema Solar y P9 podrtía darnos ideas de la nebulosa madre del Sistema Solar, tales como su masa y su radio.

Las sondas en torno a otros planetas, no sólo son sensibles a la gravedad de esos cuerpos y de sus lunas; también sienten la sutil presencia gravitacional del resto de los planetas.
En este caso, la sonda Cassini en Saturno debería ser afectada por P9 y de hecho parece estarlo.

Así las cosas, parece que se complica la existencia de P9 porque hay lugares donde no podría estar; pero no se niega rotundamente su existencia. Claro, hay que explicar qué alineó las órbitas de esos objetos compañeros de Sedna, ya que es muy difícil que eso se produzca al azar.

El trabajo continúa…

Actualización del 10/3/2016 a las 13:30 HOA (GMT -3).
Figure2

La observación directa es lo único que determinará la existencia de P9. En el gráfico se ilustra las posiciones en su órbita donde podría estar P9. Según los datos aportados por Cassini en órbita en Saturno, hay regiones prohibidas (mostradas en rojo) para localizar a P9, otras posibles (en blanco) y una pequeña zona muy probable de hallarlo (en verde). Luego, no se complica su existencia sino que se reducen los lugares posibles donde puede ser detectado, y eso es bueno ya que se puede reducir la búsqueda a menos regiones del cielo.
El perihelio es la posición en la órbita más cecana al Sol. Se señala con un círculo azul el tamaño de la órbita de Neptuno.

Referencia:

Fuente:

pdp.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s