Radiación de Jets de un agujero negro potenciada por la del Big-Bang.

Se sabe que los agujeros negros (AN) absorben materia de discos de gas y polvo que los rodea. Esa materia cae arremolinándose y auto-friccionando por lo que se calienta y emite energía. Esto, alimenta chorros de materia (jets) bipolares, los que se piensa que se deben a una saturación en la capacidad de flujo de materia por la superficie del AN.
Estos jets de materia caliente, también emiten energía la que es detectable en todo el espectro, pero principalmente en radio-ondas.

Por accidente, mientras de observaba en rayos X al cúmulo de galaxias Abell 585, se descubrió un AN residente en una galaxia lejana, con sus jets de materia muy fuertes en rayos X, algo no muy usual en estos casos. Resulta que el AN catalogado como B3 0727+409 está a unos 11 mil millones de años luz (AL) de distancia. Eso implica que emitió esa enegía hace ese tiempo atrás, cuando el Universo tenía solamente unos 3000 años de edad.

IDCS J1426.5+3508

Créditos de NASA/CXC/ISAS/A. Simionescu et al (en rayos X), DSS (óptico)

En aquellas épocas, los ANs eran mucho más activos que en la actualidad; eso se deduce de observar a los más cercanos. Eso explica un poco (no del todo) la gran actividad en Rayos X de los jets.
Pero en aquellas épocas, la radiación de fondo debida al Big-Bang (el colosal fogonazo de la explosión que originó el Universo), era mucho más energética que lo que es actualmente; energética en luz visible y con el tiempo se “enfrió” hasta corresponder a las micro-ondas donde se la detecta actualmente.

Existe lo que se conoce como “dispersión Compton inversa”. Ese efecto se da cuando un electrón choca con un fotón (partícula que compone la energía irradiada por un cuerpo; la luz es una lluvia de fotones). En ese choque, el electrón se desvía y emite energía (más fotones) en rayos X.

Luego, los jets de 300 mil AL de longitud de este AN residente en un núcleo activo de una galaxia, emiten electrones a casi la velocidad de la luz. Interactúan con los fotones de la radiación de fondo del Big-Bang, que en aquella época eran más energéticos que hoy, y por efecto Compton inverso emitieron la gran cantidad de energía en rayos X que hoy nos llega.
O sea que estamos observando la radiación de los jets de un AN, amplificada por la radiación de fondo por dispersión Compton inversa. Pueden haber más AN con jets energéticos en Rayos X, todos lejanos y de los albores del Universo.

Referencias:

Fuentes:

pdp.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s