Sobre el pulsar de la Nebulosa del Cangrejo.

Un pulsar es el resto de una estrella masiva muerta en una colosal explosión en forma de supernova.
Se trata de un núcleo estelar del tamaño de una luna o asteroide, rotando muy rápido y con un intenso campo magnético. Es algo tan compacto que forma neutrones, un objeto donde electrones (negativos) y protones (positivos) se unen neutralizándose.
Los polos de su intenso campo magnético no coinciden con los del objeto o estrella de neutrones. Así, cuando gira sobre su eje, el campo magnético pasa por la materia que aún rodea a la estrella de neutrones modulando (moviendo) a las partículas sueltas que quedan en esa materia circumestelar. Éstas, responden con emisión de radiación en forma de pulso por cada vez que el campo magnético para entre la estrella y nosotros. Esa radiación, se la puede medir con diferentes unidades, una de ellas es la conocida como electrón-volt (eV) que equivale a la energía de un electrón sometido a 1 Volt. Si esta definición de eV no resulta fácil de entender, no importa en este caso; lo que importa es que a mayor eV, mayor energía.

File:Chandra-crab.jpg

Composición de imágenes visibles (color rojo) y en rayos X (color azul) de la Nebulosa del cangrejo crédito de Hester et al. (ver enlace de la imagen)

La nebulosa del cangrejo, es el remanente de la supernova SN1054 (estalló en el año 1054 y hay registros de observación a simple vista de ese evento). En su centro quedó el pulsar PSR J0534+220. Es uno de los pulsares más potentes de la galaxia y uno de los pocos donde sus pulsos fueron detectados a lo largo de todo el espectro (electromagnético) de energía; desde radio-ondas (largas longitudes de onda y bajas energía) hasta rayos gamma (cortísimas longitudes de onda con altas energías).
Este pulsar no presenta pulsos “simples”. Da una vuelta cada 33 milésimas de segundo. Imaginemos una pelota del tamaño de la Luna girando 33 mil veces por segundo.
Cada pulso tiene en realidad 3 componentes (tres sub-pulsos) ligeramente separadas.
El primero de los pulsos (P1), se destaca en radio-ondas donde las energías son de milésimas de eV.
El segundo pulso (P2), es pobre en radio-ondas pero dominante en rayos gamma donde las energías superan los 50 mil millones de eV.
Ente ellos está el tercer pulso (P3) conocido como “el punte” que se detecta solo en energías por encima de 150 mil millones de eV.
Recientemente, se han detectado pulsos de 1,5 billones de eV (o sea 1,5 TeV donde TeV = Tera eV = 1000 GeV = 1000 x 1000 MeV = 1000 x 1000 x 1000000 eV).
Todo esto implica que las partículas moduladas por el campo magnético del pulsar se mueven a velocidades cercanas a la de la luz en un escenario más complejo del pensado.

Fuente:

pdp.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s