Los extremófilos y la transferencia genética horizontal.

Conocemos la transferencia genética “vertical”, la que se da por descendencia.
Pero hay una transversal. Ésta se da cuando genes o fracciones de ADN libres son asimilados por ciertas criaturas. Ese material genético suele ser perdido por otras formas de vida por muchos procesos, por ejemplo por algún tipo de lisis (hablando mal y pronto, una lastimadura que libera material genético).

Las formas de vida tardígrada o extremófila, son realmente resistentes.

1362677071_2

Oso de agua de 1 mm de longitud. Crédito de Eye of Science

Por ejemplo, el conocido como “oso de agua”, que se observa al microscopio pudiendo medir hasta medio milímetro de longitud. Puede vivir hasta 10 años sin alimento ni agua, soporta temperaturas bajas cercanas a los -273ºC, altas como la de ebullición del agua (100ºC), niveles de radiación 1000 veces los letales para los seres humanos y el vacío del espacio.
Por estos motivos, se llegó a pensar que es de otro mundo y llegó a Casa con algún meteorito en alguna época remota.
Pero no es así.
Sus características se deben a su genética y cuando se decodificó su genoma, se encontró que un sexto de su material genético es derivado de bacterias y otros organismos. Ese material lo adoptó por transmisión transversal y es la forma de vida con mayor cantidad de material genético adoptado de esa manera.

Fuentes:

pdp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s