Los anfibios tóxicos tienden a extinguirse más rápido que los que no lo son.

Imagen de rana dardo. Origen Wikipedia.

La capacidad de muchas especies de adaptarse y sobrevivir está íntimamente ligada a su diversificación. Eso, a su vez, depende mucho de los recursos que dispone para abrirse camino en su vida; “correr y diseminarse por el mundo”.
Para eso, se puede pensar que los que tienen armas químicas, tales venenos o toxinas, tienen a su favor una gran ventaja por sobre los que sólo pueden correr o mimetizarse. Pero no es así, las defensas con toxinas tienen un costo evolutivo.
Un ejemplo de esto, son las ranas dardo [1]. Reciben su nombre a que los aborígenes frotan sus dardos en su lomo para envevenarlos. Con su color llamativo, advierten a sus predadores de su alta toxicidad.
Sin embargo, se encontró que los anfibios (ranas y sapos) tóxicos, tienden a desaparecer con mayor facilidad que sus parientes no tóxicos. O sea que, hay registros de que su extinción es más rápida que su tasa de diversificación. La causa es aún misterio al año 2015.

Referencia:

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Dendrobatidae

Fuentes:

pdp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s