Dolinas en C67P/C-G.

El cometa C67P/C-G muestra dolinas como Titán [1] y la Tierra.
Cuando el suelo colapsa por erosión bajo él de algún tipo, se produce una depresión de bordes marcados y paredes cilíndricas o cónicas.
Recordemos que un cometa es un rejunte de rocas unidas por hielos, eso hace que sea un objeto fácil de quebrarse y por lo tanto de una superficie inestable debido a las inestabilidades (caos) que hay en las estructuras bajo ella. Esas inestabilidades favorecen el colapso de ciertas partes generando dolinas. En las paredes de éstas, queda expuesto material capaz de sublimar y escapar al espacio.

Dolina de unos 200 mts. de diámetro debida al colapso del suelo. Imagen crédito ESA/Rosetta/MPS for OSIRIS Team MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA

En diferentes partes del cometa de identificaron unos 18 hoyos cuasi circulares o dolinas, por donde está escapando gas y polvo.
El derrumbe del suelo y formación de estas dolinas, puede deberse a dos procesos.
Pueden haber “huecos” bajo el suelo producidos por colisiones a baja velocidad de las rocas primordiales que formaron al cometa en sus orígenes. El suelo, luego de sentir la actividad del cometa, puede colapsar fácilmente en esos huecos.
También pueden haber “bolsillos” o reservas de hielos bajo la superficie. Al sublimar por alguna grieta, dejan un hueco sobre el cual se derrumba la superficie del cometa. En ambos casos se forman las dolinas mencionadas.

En cuanto a su historia dinámica, se estima que hay un 60% de probabilidades de que el cometa haya sido inyectado al Sistema Solar interior (penetra la órbita de Marte) hace apenas 150 millones de años. Sus encuentros con Júpiter dejaron huellas en su órbita. En 1923 y en 1959 pasó a menos de 1 Unidad Astronómica (1 AU = 150 millones de Km. = radio órbita terrestre) del gigante gaseoso. El último de esos acercamientos alteró su órbita de tal forma que en su perihelio (punto de su órbita más cercano al Sol) su distancia a nuestra estrella varió de casi 3 UA a algo más de 1 UA.
Esto es otra demostración del movimiento caótico y comportamiento inesperado de los cometas.
En el caso de éste, las eyecciones de materia afectan su órbita y hasta su rotación [2].

Referencias:

  1. Dolinas en Titán, pdp, 17/jun./2015.
    https://paolera.wordpress.com/2015/06/17/dolinas-en-titan/
  2. La viariable rotación de C67P/C-G, pdp, 26/juhn./2015.
    https://paolera.wordpress.com/2015/06/26/la-variable-rotacion-de-c67pc-g/

Fuentes:

pdp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s