Rosetta tuvo una breve desorientación.

El 28 de marzo (del 2015), se perdió comunicación por casi 24hs con Rosetta orbitando al cometa 67P/C-G.
En esa oportunidad, la sonda realizó un paso a 17 Km del núcleo del cometa para obtener imágenes y otro tipo de datos. Antes había sobrevolado a 6 Km de la superficie de uno de sus lóbulos (recordemos que tiene una forma bi-lobular) y no hubo problemas.
La diferencia es que ahora el cometa está más activo que antes a medida que se acerca al Sol.
Rosetta atravesó gases y polvo emanados del cometa, ahora de mayor densidad, lo que provocó una fricción que desvió la orientación de la antena hacia nosotros.
Pero también sucedió algo más.

En esta ilustración de Rosetta se aprecian en rojo los seguidores de estrellas que sirven de orientación a la sonda. Crédito de ESA/ATG medialab.

En esa mayor actividad, se desprenden partículas y pequeños escombros. Algunos de ellos son brillantes y confundieron al sistema de “guía” con estrellas lejanas usadas como referencia para la navegación.
Estos detalles son de tener en cuenta para próximas aproximaciones al cometa ahora que su actividad irá en aumento.

Fuente

pdp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s