Kepler-444, un sistema de 5 exoplanetas viejos, del tamaño de Marte y posiblemente de origen extragaláctico.

Alrededor de la estrella Kepler-444 se descubrieron 5 planetas.
Lo interesante (como si esto no lo fuera) son varios detalles al respecto. La estrella es un sistema triple. Dos estrellas girando entre ellas, de tipo M, más pequeñas que el Sol y más anaranjadas, giran (a su vez) alrededor de otra estrella de tipo K.
Los planetas están alrededor de esta estrella que resulta ser la principal del sistema. Ella y sus planetas, tienen 11 mil millones de años de edad; nuestro Sol (y todo el sistema, Tierra incluida) tiene algo más de 4 mil millones de años, no llega ni a la mitad de edad de este sistema. Esto convierte al sistema en una verdadera reliquia, un sistema realmente viejo, lo que demuestra que hay planetas de semejante edad; o sea que los planetas se vienen formando hace 7 mil millones de años alrededor de estrellas de primera generación.
Los cinco planetas tienen tamaños cercanos a la mitad del tamaño de la Tierra, del orden de Marte. Es muy difícil que tenga gigantes gaseosos ya que, de tenerlos, habrían sido descubiertos.
El mayor de ellos tiene 0,7 veces el tamaño del nuestro.
Todos están muy cercanos a la estrella hospedante, sus órbitas caben dentro de la órbita de Mercurio, de tal manera que cumplen una revolución alrededor de ella en apenas 10 días nuestros. Todo a unos 100 años luz de distancia (la luz tarda en llegarnos ese tiempo desde allí), lo que convierte a este sistema en uno de los más cercanos, de hecho, el sistema triple de estrellas podría ser observado con binoculares.

grafico de K444

Gráfico donde se muestra a escala el tamaño y distancias a su estrella hospedante de los 5 planetas de Kepler-444 comparados con otros sistemas. Crédito de T. L. Capante

Lo más importante, es que esto demuestra que la variedad de composición química de estrellas con planetas de tamaños terrestres, es más variada que la de las estrellas con gigantes gaseosos, las que tienden a ser ricas en metales. De esta manera, los planetas con tamaños semejantes al nuestro y rocosos, serían frecuentes de hallar ya que, éstos por ejemplo, se formaron cuando las estrellas con metales eran escasas.
Este sistema pertenece al la corriente estelar de Arcturus, una corriente de estrellas a la cual pertenece la estrella Arcturus, la más brillante de la constelación del Boyero (α Boötes).
Esta corriente que viaja cerca del disco galáctico, podría provenir de un cúmulo abierto disgregado, de alguna perturbación dentro de la Vía Láctea, o tener un origen extragaláctico, como los restos de una galaxia satélite absorbida por la nuestra. En este último caso, estos planetas podrían ser de origen extragaláctico.

Fuentes:

pdp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s