Rocas del espacio como gotas de agua.

Ilustración de Luis María Benítez

Cuando un asteroide impacta sobre un suelo, deja un cráter de impacto que suele tener un pico central. De tenerlo, ese pico puede indicar la edad del cráter si éste está en un ambiente que lo puede erosionar. Sin embargo hay cráteres sin ese pico central en lugares donde no hay erosión, como por ejemplo en la Luna.
En el impacto, se produce una onda expansiva. El material bruscamente desplazado es el responsable de producirla. Pero también suceden otras dos cosas.
Por un lado, el suelo se comprime en el lugar del impacto y responde con una brusca descompresión. Por otro, parte la onda expansiva presenta un “rebote” hacia el centro luego de la brusca expansión debida al choque. Ambos colaboran con la formación del pico central.

Si dejamos caer una piedra en la superficie del agua, veremos lo mismo. Una onda expansiva sobre la superficie del agua y la típica salpicadura vertical por el efecto rebote y la descompresión del agua debajo del lugar de impacto.

Podemos experimentar con gotas de agua sobre una superficie granulada de polvo o arena.

Diferentes estructuras obtenidas en choque de una gota de agua sobre un suelo granuloso para distintas velocidades de impacto. Imagen publicada en el trabajo de R. Zhao et al.

Cuando la gota impacta, no sólo desplaza partículas del suelo donde cae, sino que interactúa con el pico central en formación dando lugar a diferentes patrones; todo depende de la velocidad de caída. Si cae con mucha fuerza deja un cráter vacío, sin algo en el interior; pero si no, aparecen llamativas estructuras.
La matemática involucrada en este proceso, es la misma que en la formación de cráteres de impacto por objetos del espacio. La única diferencia es que en un asteroide o cometa, cae con muchísima más velocidad que la gota de agua.
De esta manera, si el proceso es el mismo y se dan las condiciones, no sería de extrañarse que en algún lugar se encuentren cráteres de impacto con curiosas estructuras internas.

Fuentes:

  • Granular impact cratering by liquid drops: Understanding raindrop imprints through an analogy to asteroid strikes,
    R. Zhao et al.
    http://arxiv.org/abs/1407.7420v2

pdp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s