La Paradoja de Olbers

200px-Heinrich_Wilhelm_Olbers

Cuando miramos el cielo una noche despejada, obviamente apreciamos las estrellas. En pequeñas regiones, incluso observando con telescopio, podemos suponer que esos puntitos brillantes están distribuidos al azar. Suena lógico. El cielo es la suma de todas esas regiones, por lo que podemos suponer una cantidad prácticamente infinita de estrellas y que todas están distribuidas aleatoriamente. Luego… deberíamos tener la noches tan iluminadas como lo días, cosa que no ocurre. Esa es la paradoja de Olbers. Obviamente las estrellas no están distribuidas al azar ni se puede contar como infinitas a las estrellas cuya luz nos llega, aunque así se pueda suponer en pequeñas regiones del espacio. Además hay luz de muchas estrellas que aún no nos llegó; y cuando lo haga, dejarán de llegarnos la de otras que habrán muerto. La suma del desorden no da desorden.

Referencia: La Paradoja de Olbers

pdp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s