Una Araña y su Parásito en Ámbar.

Mantidfly_amber_spider

No es novedad encontrar insectos conservados en ámbar por miles de años. En este caso, lo curioso es que también quedó capturado su parásito demostrando que esa relación con su víctima es antiquísima. Hace 44 millones de años, esta araña quedó incrustada en ámbar con una larva de mantis parasitándola como puede verse en la imagen (mejor en la ampliación de la derecha). La larva, se prende en la parte superior trasera de la araña hembra, cerca del saco de huevos, donde no puede ser capturada y se alimenta de la sangre de su víctima. Cuando la araña desova, la larva se suelta y es enrollada por la araña junto con los huevos en un saco de seda. Así la larva comienza a alimentarse de los huevos y su contenido hasta que emerge del saco hecha una mantis adulta.

Referencia.

pdp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s